La TVE «pro­gre­sis­ta» so­pe­sa un «reality» so­bre có­mo so­bre­vi­ven los hom­bres sin mu­je­res

ABC (Galicia) - - OPINIÓN -

DES­DE que ten­go uso de ra­zón me han di­cho que soy un ser hu­mano de se­xo mas­cu­lino, y a es­tas al­tu­ras mu­cho me te­mo que en efec­to de­be ser así. Las evi­den­cias glan­du­la­res, el tim­bre de voz, la nuez en el cue­llo, la bar­ba que me obli­ga a la plo­ma­da de la Gi­llet­te ma­ti­nal, los cal­zon­ci­llos, el pe­lo que ra­lea... to­do me in­di­ca que, en efec­to, soy un ga­chó. Sin em­bar­go, y en la TVE plu­ral y pro­gre­sis­ta se van a sor­pren­der, re­sul­ta que sé atar­me los cor­do­nes de los za­pa­tos, ha­cer la pil­tra, en­chu­far y pa­sar la as­pi­ra­do­ra, po­ner la la­va­do­ra, dar­le al es­tro­pa­jo y al Fairy... To­das es­tas ac­cio­nes soy ca­paz de ha­cer­las ab­so­lu­ta­men­te so­lo, pa­ra pas­mo de TVE. Pe­ro hay más ac­ti­vi­da­des que lo­gro lle­var a ca­bo de ma­ne­ra au­tó­no­ma: co­cino, ha­go la com­pra, con­duz­co y pue­do col­gar un cua­dro, su­bir y ba­jar las per­sia­nas de ca­sa y arran­car el Net­flix. En re­su­men, lo­gro aco­me­ter ca­da una de las mi­sio­nes ho­ga­re­ñas que afron­ta sin ma­yor pro­ble­ma cual­quier ser hu­mano nor­mal, sea hom­bre o mu­jer. En el año 18 del si­glo XXI ti­ra a ran­cio con­si­de­rar que hay ta­reas es­pe­cí­fi­cas de ellas y de ellos. Las mu­je­res efec­túan to­das las ac­ti­vi­da­des y pro­fe­sio­na­les y do­més­ti­cas que desa­rro­lla­mos los hom­bres, y tam­bién vi­ce­ver­sa.

El pa­sa­do miér­co­les, Ro­sa Ma­ría Mateo, la «ad­mi­nis­tra­do­ra pro­vi­sio­nal» de RTVE, que al igual que quien la si­tuó ahí se nos ha ator­ni­lla­do en el car­go, afir­mó so­lem­ne­men­te en el Con­gre­so que ba­jo su man­do ja­más ha­brá «reali­ties shows» en la te­le­vi­sión pú­bli­ca. Su pa­la­bra que­dó pron­to en en­tre­di­cho. So­lo unas ho­ras des­pués se ha des­ta­pa­do que TVE pla­nea ro­dar un «reality» en un pe­que­ño pue­blo to­le­dano si­tua­do a 115 ki­ló­me­tros de Ma­drid, El Real de San Vicente. ¿De qué irá el asun­to? Pro­gre­sis­mo en es­ta­do quí­mi­ca­men­te pu­ro: las mu­je­res del pue­blo se irán de allí y se­rán alo­ja­das en un ho­tel-spa de Ma­drid; mien­tras que los lu­ga­re­ños ten­drán que ha­cer su vi­da dia­ria sin ellas. Las cá­ma­ras se in­tro­du­ci­rán en los do­mi­ci­lios de esos sin­gu­la­res bípe­dos de cro­mo­so­ma XY, a ver si lo­gran so­bre­vi­vir sin ellas o se que­dan ca­ta­to­ni­za­dos vien­do par­ti­dos de fút­bol en la te­le con una bi­rra y un bol de ca­cahue­tes en la mano.

El pro­gra­ma, por mu­cho que sea una co­pia de una pa­ten­te de la pres­ti­gio­sa BBC, re­zu­ma caspilla. De he­cho si el plan­tea­mien­to fue­se el in­ver­so (un «reality» so­bre si las mu­je­res son ca­pa­ces de so­bre­vi­vir sin los hom­bres), el po­de­mis­mo de guar­dia ya es­ta­ría en­ca­de­nán­do­se en los leo­nes del Con­gre­so, y con al­go de ra­zón, pues es­ta­ría­mos an­te una emi­sión fla­gran­te­men­te ma­chis­ta. Los agen­tes te­le­vi­si­vos del «Go­bierno fe­mi­nis­ta de mi­nis­tras y mi­nis­tros» nos pro­po­nen un di­ver­ti­men­to tan avan­za­do so­cio­ló­gi­ca­men­te co­mo la boi­na de Pa­co Mar­tí­nez Soria. Son las pa­ra­do­jas de es­ta ame­na era del san­che­cis­mo, don­de la ver­dad es de go­ma, los ob­je­ti­vos va­ria­bles e in­con­gruen­te y el Sán­chez, dos per­so­nas dis­tin­tas a un mis­mo tiem­po (Car­men Cal­vo Hoy el «reality show» más atre­vi­do de Es­pa­ña tal vez sea el del pro­pio Go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.