«El PSOE es im­ba­ti­ble en el puer­ta a puer­ta. Ese tra­ba­jo de­ci­si­vo es una de las gran­des ca­ren­cias de la de­re­cha»

ABC (Galicia) - - OPINIÓN -

AS cam­pa­ñas sí mue­ven vo­tos… cuan­do se sa­ben plan­tear. Y tie­nen bas­tan­te im­por­tan­cia en un mo­men­to so­cial en que mu­chos elec­to­res se sien­ten de ver­dad in­de­ci­sos y no re­suel­ven su vo­to has­ta muy po­co an­tes, a me­nu­do has­ta el mis­mo día de ir a emi­tir­lo». El in­ter­lo­cu­tor es con­sul­tor po­lí­ti­co; no tie­ne clien­te en es­tas elec­cio­nes pe­ro las ha se­gui­do con el in­te­rés de quien sa­be su ca­rác­ter de pro­ce­so-pi­lo­to en el ci­clo que se abre el do­min­go. «En ese tra­ba­jo de re­ma­te de­ci­si­vo, la de­re­cha fa­lla ca­si siem­pre en An­da­lu­cía por­que le fa­lla al­go esen­cial: la cul­tu­ra de par­ti­do. In­clu­so el PP, que tie­ne una im­plan­ta­ción só­li­da, sus­pen­de en el tra­ba­jo puer­ta a puer­ta, el de la ba­ti­da a do­mi­ci­lio, el de la mo­vi­li­za­ción si­len­cio­sa e in­di­vi­dual de sim­pa­ti­zan­tes, fa­mi­lia­res o ami­gos».

«Ahí el PSOE es im­ba­ti­ble. Tie­ne la enor­me ven­ta­ja del po­der, cier­to, pe­ro ade­más co­no­ce el mo­do de sa­car­le el má­xi­mo ré­di­to. Se mue­ve en la ca­lle, en el ám­bi­to la­bo­ral, en el te­ji­do ve­ci­nal y aso­cia­ti­vo, en hos­pi­ta­les y co­le­gios, don­de el vo­tan­te del cen­tro-de­re­cha es­tá prác­ti­ca­men­te huér­fano. Só­lo Vox, que vie­ne fres­co, ha en­ten­di­do el pa­pel del bo­ca a bo­ca, en gran me­di­da por es­ca­sez de me­dios. Ni te ima­gi­nas el pro­ve­cho que es­tá ob­te­nien­do de los gru­pos de what­sapp, por ejem­plo. En cam­bio el PP y Cs ha­cen só­lo una cam­pa­ña de lí­de­res y de ac­tos a los que ape­nas van los pro­pios adep­tos. Lan­zan sus men­sa­jes pe­ro les fal­ta una red de apo­yo que los di­vul­gue de puer­tas adentro. Y ese es­fuer­zo, o su au­sen­cia, se no­ta so­bre­ma­ne­ra en la ho­ra del re­cuen­to».

«Y por otro la­do es­tá el error de la es­tra­te­gia te­le­di­ri­gi­da, des­de Ma­drid o has­ta des­de Bar­ce­lo­na en el ca­so de Ciu­da­da­nos. Ni los na­ran­jas ni el PP tie­nen bue­nos can­di­da­tos y han op­ta­do por arro­par­los con un dis­cur­so na­cio­nal, con un tono su­cur­sa­lis­ta muy po­co em­pá­ti­co. Han tras­lu­ci­do de mo­do muy cla­ro que en reali­dad se es­tán dispu­tan­do el li­de­raz­go de un blo­que per­de­dor por­que no tie­nen es­pe­ran­zas ra­zo­na­bles de cam­bio. Y eso lo apro­ve­cha bien Su­sa­na Díaz, con su na­cio­na­lis­mo so­bre­ac­tua­do, ese pe­ro­nis­mo bi­za­rro tan su­yo que ape­la a lo sen­ti­men­tal, al acen­to, al or­gu­llo au­tóc­tono fren­te a un su­pues­to agra­vio. Aun­que es­ta vez ha en­con­tra­do en Te­re­sa Ro­drí­guez, la

de Po­de­mos, la hor­ma de su za­pa­to: una ri­val ca­paz de dispu­tar­le el te­rreno y la ban­de­ra del an­da­lu­cis­mo igua­li­ta­rio. Lo que pa­sa es que Su­sa­na, aun­que fla­quea en la ges­tión, cuen­ta con el res­pal­do de un me­ca­nis­mo par­ti­dis­ta muy bien en­gra­sa­do. Y lue­go to­da la Ad­mi­nis­tra­ción, con su es­truc­tu­ra clien­te­lar, que en es­tas oca­sio­nes fun­cio­na en per­fec­ta ali­nea­ción con el apa­ra­to».

«¿Qué si pue­de ha­ber un vuel­co? Hom­bre, yo no lo veo más que co­mo po­si­bi­li­dad teó­ri­ca; más bien creo que el pro­ble­ma ven­drá, co­mo en 2015, a la ho­ra de for­mar Go­bierno. Con otras elec­cio­nes a la vis­ta en ma­yo me te­mo que a los an­da­lu­ces os es­pe­ran unos me­ses de blo­queo…»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.