Mi te­mor es que, vis­to el pa­no­ra­ma, de­ci­dan apo­yar el pre­su­pues­to de Sán­chez, pa­ra po­der se­guir gas­tan­do con el di­ne­ro que les pro­me­te

ABC (Galicia) - - OPINIÓN - JO­SÉ MA­RÍA CA­RRAS­CAL

TE­NÍA que ocu­rrir, y lo úni­co ex­tra­ño es que ha­ya tar­da­do tan­to, pe­ro las co­sas del que­rer lle­van su tiem­po. Aun­que, cuan­do es­ta­llan, se lle­van to­do por de­lan­te. Me es­toy re­fi­rien­do, co­mo mu­chos de us­te­des ha­brán adi­vi­na­do, a la olea­da de pro­tes­tas que ba­rren Ca­ta­lu­ña. Que ya no son las de los Co­mi­tés de la De­fen­sa de la Re­pú­bli­ca ni las mul­ti­tu­di­na­rias con­tra Es­pa­ña, pe­ro sig­ni­fi­can mu­cho más. Por lo pron­to, las protagonizan fun­cio­na­rios de la Ge­ne­ra­li­tat con­tra ella. Y no los mi­no­ri­ta­rios, sino los más im­por­tan­tes: el en­te­ro cua­dro de en­se­ñan­za, des­de la ele­men­tal a la su­pe­rior; la sa­ni­dad pú­bli­ca, des­de es­pe­cia­lis­tas a aten­ción pri­ma­ria; el par­que de bom­be­ros, que fue el más ac­ti­vo en pro del re­fe­rén­dum ile­gal, e in­clu­so los mos­sos, que se dis­po­nen a unír­se­les. Da la im­pre­sión de que el fun­cio­na­ria­do ca­ta­lán, o al me­nos el seg­men­to más en con­tac­to con la gen­te, se ha plan­ta­do an­te su Go­bierno.

To­dos pi­den lo mis­mo: fin de los re­cor­tes, re­co­brar lo per­di­do (a al­gu­nos les de­ben in­clu­so pa­gas ex­tras), más per­so­nal, me­jor equi­po y más tiem­po pa­ra aten­der al pú­bli­co. Jus­to lo que no ha he­cho el Go­bierno no ya de To­rra, sino de Puig­de­mont, Mas y to­dos los an­te­ce­so­res des­de que Jor­di Pu­jol lan­zó la con­sig­na de man­te­ni­da has­ta hoy, con el res­pal­do de bue­na par­te de la ciu­da­da­nía. ¿Qué ha ocu­rri­do pa­ra que, de re­pen­te, los ele­men­tos más di­ná­mi­cos de és­ta se su­ble­ven? Se me di­rá que sus reivin­di­ca­cio­nes son le­gí­ti­mas, que mien­tras bue­na par­te de sus co­le­gas es­pa­ño­les han re­cu­pe­ra­do par­te de lo per­di­do en la cri­sis, ellos si­guen co­mo es­ta­ban, in­clu­so peor, pues la Ge­ne­ra­li­tat con­ti­núa de­di­can­do la ma­yor aten­ción y re­cur­sos a crear el Es­ta­do ca­ta­lán, man­te­nien­do un go­bierno en el exi­lio, abrien­do nue­vas em­ba­ja­das y con­vo­can­do ac­tos reivin­di­ca­ti­vos den­tro y fue­ra de ca­sa. ¿Pa­ra qué? Pa­ra na­da, co­mo es­tán com­pro­ban­do. Ésa es la ven­gan­za ca­ta­la­na en el 2018, la go­ta de agua que ha de­rra­ma­do el va­so de la pa­cien­cia de mé­di­cos, en­fer­me­ros, do­cen­tes, bom­be­ros, mos­sos y fun­cio­na­rios que se ma­ni­fies­tan, por una ra­zón muy sen­ci­lla: por­que, apar­te de ca­ta­la­nes, son es­pa­ño­les, a quie­nes cues­ta re­co­no­cer que nos to­man el pe­lo con cuen­tos co­mo el via­je a Ita­ca de Mas, la re­pú­bli­ca ca­ta­la­na de Puig­de­mont o las fan­tas­ma­go­rías de To­rra. Eso due­le aún más que ver em­po­bre­cer­se el país, unos suel­dos ca­da vez más ba­jos y puer­tas ce­rra­das por to­das par­tes. Apar­te ser más di­fí­cil re­nun­ciar a un sue­ño que a una reali­dad. Úni­cos ga­na­do­res han si­do los lis­ti­llos que es­ca­pa­ron de la que­ma y los fa­vo­re­ci­dos con car­gos, re­si­den­cias, via­jes y bi­co­cas.

Mi te­mor es que, vis­to el pa­no­ra­ma, de­ci­dan apo­yar el pre­su­pues­to de Sán­chez, pa­ra po­der se­guir gas­tan­do con el di­ne­ro que les pro­me­te. Di­go te­mor por­que ese di­ne­ro es de to­dos, no de na­die, co­mo di­jo la vi­ce­pre­si­den­ta. Lo que sig­ni­fi­ca­ría te­ner que se­guir es­cu­chan­do sus ideas pe­re­gri­nas y su­frien­do los ma­la­ba­ris­mos de su je­fe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.