GÓMEZ-SAN­TOS

ABC (Galicia) - - OPINIÓN - «En re­cuer­do de sus elo­cuen­tes si­len­cios, es­cri­bo es­ta pá­gi­na cuan­do se cum­plen XXV años de su muer­te» MA­RIO GÓMEZ-SAN­TOS ES ES­CRI­TOR Y PE­RIO­DIS­TA

DE­CÍA ser hom­bre de po­cas pa­la­bras y, en cier­to mo­do, lo era. En las mu­chas ho­ras que per­ma­ne­cía­mos so­los lle­gué a pen­sar que es­ta­ba abs­traí­do en un diá­lo­go in­te­rior. De pron­to, se le es­ca­pa­ba una pa­la­bra o va­rias pre­gun­tas en ca­de­na: «¿Por qué me la lle­vó...?» «¿Qué pe­ca­do co­me­tí yo pa­ra re­ci­bir es­te cas­ti­go?» «¡Y el ca­so de Ne­grín!... Yo le que­ría, aun­que qui­zás el no ha­ber­me vo­ta­do pa­ra la cá­te­dra fue por dar­me en la ca­be­za, cuan­do fui a tra­ba­jar con Ji­mé­nez Díaz…».

Se­ve­ro Ochoa era to­do cla­ri­dad, en la vi­da y en la cien­cia. Su ge­nui­na na­tu­ra­le­za as­tu­ria­na que con­ser­vó in­ser­ta a un pa­trio­tis­mo ve­raz, ha­bía desa­rro­lla­do su for­ma­ción en la­bo­ra­to­rios de Eu­ro­pa con gran­des maes­tros de la Edad de Pla­ta de la Bio­quí­mi­ca, que co­rres­pon­de a los años vein­te.

Cuan­do Ne­grín aban­do­nó a su gru­po de dis­cí­pu­los más bri­llan­tes pa­ra de­di­car­se a la po­lí­ti­ca, fue cap­ta­do por Ji­mé­nez Díaz, en cu­yo Ins­ti­tu­to desa­rro­lla­ría su la- bor has­ta que los ca­ño­nes de la gue­rra ci­vil le ex­pul­sa­ron del la­bo­ra­to­rio de la Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria. En­ton­ces ini­ció su pe­re­gri­na­je por una Eu­ro­pa en gue­rra, co­mo exi­lia­do cien­tí­fi­co, que no po­lí­ti­co, sin in­te­rrum­pir sus tra­ba­jos de in­ves­ti­ga­ción, am­pa­ra­do por be­cas has­ta lle­gar a los Es­ta­dos Uni­dos. Su ca­rre­ra me­teó­ri­ca en la Uni­ver­si­dad de Nue­va York, no le im­pi­dió pen­sar en la pre­ca­ria si­tua­ción de la cien­cia es­pa­ño­la, con in­me­dia­ta vo­lun­tad de ayu­da, ad­mi­tien­do en su la­bo­ra­to­rio a unos quin­ce pos­doc­to­ra­les.

A par­tir de la I Reunión ce­le­bra­da en la Uni­ver­si­dad In­ter­na­cio­nal Me­nén­dez Pe­la­yo de San­tan­der (1961), ho­me­na­je a Se­ve­ro Ochoa, la Bio­quí­mi­ca es­pa­ño­la re­ci­bió un im­pul­so con­si­de­ra­ble que cul­mi­na­ría con la fun­da­ción del Cen­tro de Bio­lo­gía Mo­le­cu­lar. Pe­ro Ochoa tu­vo di­fi­cul­ta­des pa­ra apli­car su ex­pe­rien­cia a una co­lec­ti­vi­dad que se re­sis­tía a re­nun­ciar a la prác­ti­ca de la cien­cia con cri­te­rios ob­so­le­tos. Sus do­lo­ri­dos ra­zo­na­mien­tos es­tán ex­pre­sa­dos en una vein­te­na de ar­tícu­los pu­bli­ca­dos en ABC. Con­si­de­ra­do mun­dial­men­te, por ge­ne­ral con­sen­so, un

el res­plan­dor de su au­reo­la no ha­bía mo­di­fi­ca­do en el sa­bio, su ca­rác­ter bon­da­do­so, ex­tra­ña­men­te hu­mil­de. No ne­ce­si­tó dis­cu­tir con na­die, ni si­quie­ra en los mo­men­tos de ma­yor ten­sión, con el gru­po que com­pe­tía pa­ra lo­grar el des­ci­fra­mien­to del có­di­go ge­né­ti­co.

Car­men me de­cía que en tan­tos años de ma­tri­mo­nio, ni ella ni pro­ba­ble­men­te na­die, ha­bía lo­gra­do dis­cu­tir con su ma­ri­do. Art­hur Korn­berg, su dis­cí­pu­lo, era de la mis­ma opi­nión.

Sin em­bar­go, he si­do tes­ti­go de una ar­do­ro­sa dis­cu­sión con su fra­ter­nal ami­go el far­ma­có­lo­go Ra­fael Mén­dez. El en­cuen­tro fue en Mé­ji­co, don­de Mén­dez desem­pe­ña­ba el car­go de coor­di­na­dor de los Ins­ti­tu­tos Na­cio­na­les de Sa­lud. Dis­cí­pu­los muy dis­tin­gui­dos de Ne­grín, ini­cia­ron am­bos una re­vi­sión de he­chos so­bre su vi­da, mos­trán­do­se Ochoa ra­di­cal­men­te con­tra­rio al cri­te­rio idí­li­co de Mén­dez so­bre Ne­grín. «No vas a con­ven­cer­me –di­jo enér­gi­ca­men­te– por­que no cam­bia­ré res­pec­to a la per­so­na­li­dad de don Juan. Ha si­do nues­tro maes­tro a quien qui­si­mos y ad­mi­ra­mos; los dos he­mos creí­do en él co­mo hom­bre de cien­cia; pe­ro tú, a pe­sar del da­ño que te hi­zo, con­ser­vas ha­cia él una fe cie­ga, por­que tam­bién lo jus­ti­fi­cas co­mo po­lí­ti­co. Ne­grín, que pro­me­tía mu­cho, al fi­nal se ha vis­to que no ha he­cho na­da y co­mo po­lí­ti­co fue bas­tan­te ne­ga­ti­vo. Arras­tró tras él a al­gu­nos de sus dis­cí­pu­los, co­mo a Pa­co Gran­de, a quien des­vió de su orien­ta­ción ini­cial ha­cia la nu­tri­ción, que no es una cien­cia bá­si­ca. Ne­grín se apro­ve­chó de vues­tra fe en él y de su sim­pa­tía per­so­nal, pa­ra so­me­te­ros a su vo­lun­tad; pe­ro con­mi­go no pu­do, por­que Car­men me qui­tó la ven­da de los ojos. Don Juan era un hom­bre muy sen­sual y tú sa­bes que so­bre su vi­da tras­cen­die­ron al­gu­nos he­chos de pe­no­sa in­mo­ra­li­dad». Re­sul­ta­rá im­pro­ba­ble ha­llar otro epi­so­dio se­me­jan­te en la vi­da de Ochoa, un ser pa­ra quien to­do es­ta­ba bien, sien­do ca­paz de to­mar un pes­ca­do du­do­so por no cau­sar mo­les­tia. Du­ran­te los seis me­ses de hos­pi­ta­li­za­ción pre­vios a su muer­te, no hi­zo uso del tim­bre pa­ra que­jar­se. Si le pre­gun­tá­ba­mos que có­mo ha­bía pa­sa­do la no­che res­pon­día in­va­ria­ble­men­te: «Bien; bas­tan­te bien», cuan­do sa­bía­mos por su mé­di­co el doc­tor Mer­chan­te, que lo ha­bía pa­sa­do mal.

En aque­llas tar­des si­len­cio­sas jun­to a Ochoa, en que nos co­mu­ni­cá­ba­mos sin que nin­guno de no­so­tros ha­bla­ra, mien­tras ob­ser­va­ba yo las go­tas de sue­ro que se des­li­za­ban por el go­te­ro, la luz de los len­tos cre­púscu­los es­ti­va­les, con la Mon­cloa al fon­do, fa­ce­ta­ba el per­fil del pre­cla­ro pa­cien­te. Cuan­do ya ca­mi­na­ba ha­cia su ama­da tie­rra luar­que­sa ba­jo la que iba a re­unir­se con las dos Cár­me­nes, aún per­du­ra­ba el sen­ti­mien­to de no ha­ber lo­gra­do im­plan­tar en su pa­tria una cien­cia ro­bus­ta, ba­se de la pros­pe­ri­dad de los paí­ses más avan­za­dos.

En re­cuer­do de sus elo­cuen­tes si­len­cios, es­cri­bo es­ta pá­gi­na cuan­do se cum­plen XXV años de su muer­te.

ABC

Se­ve­ro Ochoa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.