El ar­te «oku­pa» el Con­gre­so y el Se­na­do

El Rei­na So­fía ce­de a am­bas Cá­ma­ras obras de 43 ar­tis­tas es­pa­ño­les pa­ra con­me­mo­rar el 40 aniver­sa­rio de la Cons­ti­tu­ción

ABC (Galicia) - - CULTURA - NATIVIDAD PU­LI­DO MA­DRID

Ar­te y po­der siem­pre han man­te­ni­do unas re­la­cio­nes tan cer­ca­nas co­mo com­ple­jas. An­tes fue­ron Re­yes y Pa­pas quie­nes en­car­ga­ban obras a los prin­ci­pa­les ar­tis­tas de la épo­ca pa­ra de­co­rar pa­la­cios e igle­sias. Son cé­le­bres las re­la­cio­nes de Car­los V y Fe­li­pe II con Ti­ziano, de Fe­li­pe IV con Ve­láz­quez y Ru­bens, las ten­sio­nes en­tre el Pa­pa Ju­lio II y Mi­guel Án­gel... A par­tir del XIX, los pa­la­cios e igle­sias fue­ron sus­ti­tui­dos por mu­seos, que co­que­tean con el po­der. Co­mo el Rei­na So­fía. Par­te de sus fon­dos cuel­gan en zo­nas, pú­bli­cas y pri­va­das, de Mon­cloa (Tà­pies, Es­te­ban Vicente, Te­re­sa Lan­ce­ta) –la se­lec­ción va­ría se­gún los gus­tos del in­qui­lino de turno–, en mi­nis­te­rios, em­ba­ja­das co­mo la de Was­hing­ton... Y, des­de ma­ña­na has­ta el 2 de mar­zo de 2019, lu­ce par­te de su co­lec­ción en el Con­gre­so y el Se­na­do. La ini­cia­ti­va, que par­tió de la pre­si­den­ta de la Cá­ma­ra Ba­ja, Ana Pas­tor, se su­ma a los ac­tos con­me­mo­ra­ti­vos de los 40 años de la Cons­ti­tu­ción.

El por­tu­gués João Fer­nan­des, sub­di­rec­tor de la pi­na­co­te­ca, es el co­mi­sa­rio de es­ta do­ble ex­po­si­ción, coor­di­na­da por Car­lo­ta Álvarez-Bas­so y que ha si­do or­ga­ni­za­da por el Mu­seo Rei­na So­fía, las Cor­tes Ge­ne­ra­les y Ac­ción Cul­tu­ral Es­pa­ño­la (AC/E). Se ha se­lec­cio­na­do obra de 43 ar­tis­tas es­pa­ño­les (23 hom­bres y 20 mu­je­res; pa­ri­dad obli­ga), cu­yo tra­ba­jo se ha desa­rro­lla­do en las úl­ti­mas cua­tro dé­ca­das, y que que­dan re­par­ti­dos en­tre las Cá­ma­ras Al­ta y Ba­ja. To­dos ellos re­fle­xio­nan con sus tra­ba­jos –hay pin­tu­ra, es­cul­tu­ra y fo­to­gra­fía, ví­deo, ins­ta­la­ción y per­for­man­ce– so­bre con­cep­tos co­mo po­der, li­ber­tad, de­mo­cra­cia, iden­ti­dad o me­mo­ria.

Pri­me­ra pa­ra­da: Con­gre­so de los Dipu­tados. Fue­ra se ha ins­ta­la­do una pie­za en la que el ma­la­gue­ño Ro­ge­lio Ló­pez Cuen­ca «jue­ga» con las se­ña­les de in­for­ma­ción, una ico­no­gra­fía del po­der di­fí­cil de des­ci­frar. Si uno no se fi­ja, pa­sa por una se­ñal más de las mi­les que hay en las ca­lles de la ca­pi­tal. Ya en el in­te­rior, nos re­ci­be en el Sa­lón de los Pa­sos Per­di­dos su pre­si­den­ta, Ana Pas­tor; acom­pa­ña­da por Ibán Gar­cía del Blan­co, pre­si­den­te de Ac­ción Cul­tu­ral Es­pa- ño­la (AC/E), y Ma­nuel Bor­ja-Vi­llel, di­rec­tor del Rei­na So­fía. En el cen­tro de es­te es­pa­cio, so­bre una me­sa no­ble, una pie­za del siem­pre crí­ti­co Juan Luis Mo­ra­za: ha im­pre­so el Es­ta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res so­bre sá­ba­nas de ra­so. Ana Pas­tor se mues­tra en­can­ta­da con que obras del Rei­na So­fía, «el Mu­seo de la De­mo­cra­cia», se ex­pon­gan en el Con­gre­so, «se­de de la So­be­ra­nía Na­cio­nal y la Ca­sa del Pue­blo». En el ves­tí­bu­lo prin­ci­pal, cin­co fi­gu­ras con­ver­san an­te un es­pe­jo. Una pie­za de con­ver­sa­ción, en un lu­gar don­de el diá­lo­go y el con­sen­so de­be­rían ser san­to y se­ña. Aun­que pa­re­ce har­to di­fí­cil en­ten­der­se en es­tos tiem­pos ru­fia­nes­cos. Es una ins­ta­la­ción del des­apa­re­ci­do Juan Mu­ñoz, uno de los pri­me­ros ar­tis­tas es­pa­ño­les en sa­bo­rear el éxi­to in­ter­na­cio­nal. Tes­ti­gos mu­dos de la pie­za del es­cul­tor ma­dri­le­ño, la Cons­ti­tu­ción de 1812 y una es­ta­tua de la Rei­na Isa­bel II.

Es­pías en la Sa­la del Re­loj

Las obras de ar­te ad­quie­ren in­ter­pre­ta­cio­nes y sig­ni­fi­ca­dos dis­tin­tos de­pen­dien­do de don­de se ex­pon­gan. De eso sa­bía mu­cho Du­champ, quien ele­vó un uri­na­rio a ca­te­go­ría de ar­te al ex­hi­bir­lo en un mu­seo. Ad­vier­te Bor­ja-Vi­llel que «los mu­seos y ga­le­rías no siem­pre le sien­tan bien a los ar­tis­tas. Es na­tu­ral que es­tén en lu­ga­res co­mo és­te». En la Sa­la del Re­loj hay una pan­ta­lla en la que apa­re­ce es­cri­to to­do lo que se ha­bla en ella. Nos «es­pían» des­de la con­ti­gua Sa­la de la Cons­ti­tu­ción. Es una in­ter­ven­ción de Do­ra Gar­cía. Se ha uni­do a la co­mi­ti­va la fo­tó­gra­fa ca­ta­la­na Co­li­ta, pre­sen­te en la mues­tra. «Es us­ted una es­tu­pen­da pre­si­den­ta», pi­ro­pea a Ana Pas­tor. Ba­ja­mos a los só­ta­nos del edi­fi­cio, jus-

Uno de los 196 in­for­mes del FBI so­bre Pi­cas­so, al que es­pió por co­mu­nis­ta El ar­tis­ta im­pri­mió el Es­ta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res en sá­ba­nas de ra­so. La obra, en el Sa­lón de los Pa­sos Per­di­dos del Con­gre­so

Obras de la ar­tis­ta se ex­hi­ben en una vi­tri­na en la Bi­blio­te­ca del Se­na­do, que fue di­se­ña­da por su abue­lo, Ber­nar­do Asins

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.