El ar­gen­tino pro­ta­go­ni­za, con Mercedes Mo­rán, una co­me­dia so­bre el amor y la vi­da en la me­dia­na edad

ABC (Galicia) - - DEPORTES - FER­NAN­DO MU­ÑOZ OTI RO­DRÍ­GUEZ MARCHANTE

l ape­lli­do Da­rín so­bre­vue­la es­ta se­ma­na la cartelera es­pa­ño­la por par­ti­da do­ble. Por una par­te, el hi­jo, «Chino» Da­rín, es­tre­na «Du­ran­te la tor­men­ta», de Oriol Pau­lo; por otra, el pa­dre, Ricardo, re­gre­sa con «El amor me­nos pen­sa­do», que des­ta­ca tras ser la pe­lí­cu­la inau­gu­ral del pa­sa­do fes­ti­val de San Se­bas­tián.

Una cin­ta que fue un hi­to. Po­cas ve­ces un cer­ta­men cla­se A apues­ta por una co­me­dia co­mo pe­lí­cu­la de aper­tu­ra. Mu­cho me­nos, una ro­mán­ti­ca. Y me­nos aún con pro­ta­go­nis­tas ve­te­ra­nos, de esos cu­yas his­to­rias el ci­ne ig­no­ra con el fo­co pues­to so­lo en las re­la­cio­nes

Eju­ve­ni­les. Aquí, Ricardo Da­rín y Mercedes Mo­rán des­cu­bren el va­cío de sus vi­das cuan­do su úni­co hi­jo se va a es­tu­diar a Bar­ce­lo­na y de­ja su «ni­do va­cío» en Bue­nos Ai­res. La pa­re­ja, has­ta ese mo­men­to só­li­da, car­ga­da de chis­pa­zos de bue­na sin­to­nía y amor ver­da­de­ro, en­tra en barrena. En uno de esos diá­lo­gos de psi­coa­na­lis­ta tan tí­pi­cos del ci­ne ar­gen­tino, el ma­tri­mo­nio se des­mo­ro­na; des­cu­brir que lo que que­da de 25 años de ma­tri­mo­nio es ca­ri­ño y na­da de amor se con­vier­te en una grie­ta que frac­tu­ra sus bur­gue­sas vi­das. Pe­ro, ¿no era una co­me­dia? Lo es, y pe­se al dra­ma que apun­ta, la ri­sa se es­ca­pa en las si­tua­cio­nes dis­pa­ra­ta­das que sur­gen de esa «li­ber­tad re­co­bra­da» que vi­ve el per­so­na­je de Da­rín, un pro­fe­sor de Li­te­ra­tu­ra que en­cuen­tra en al­gu­na de sus pu­pi­las un cen­tro al que apun­tar su mi­ra­da de se­duc­tor cin­cuen­tón. Por su par­te, ella, con más se­re­ni­dad y me­nos Tin­der, uti­li­za su nue­vo es­pa­cio pa­ra bus­car una fe­li­ci­dad me­nos tó­pi­ca. Mien­tras uno se que­da en ca­sa de los ami­gos ju­gan­do a vi­deo­jue­gos, la otra «ma­du­ra» otro ti­po de re­la­cio­nes. De nue­vo, ¿no era una co­me­dia? Pues sí, de esas de diá­lo­gos bri­llan­tes y se­cuen­cias cons­trui­das a par­tir del ta­len­to de los ac­to­res. «No hay na­da más di­fí­cil que ha­cer una co­me­dia, no ten­go nin­gu­na du­da de eso», co­men­ta a ABC Ricardo Da­rín. «Hay dis­tin­tos es­ca­lo­nes, pe­ro una co­me­dia ele­va­da, ele­gan­te, con bue­nos diá­lo­gos, con un hu­mor que no sea em­pu­ja­do, con es­ce­nas y si­tua­cio­nes ve­ro­sí­mi­les que pue­den ocu­rrir son las que nos ha­cen más gra­cia», re­la­ta el in­tér­pre­te, que aho­ra se en­cuen­tra en Ar­gen­ti­na de des­can­so. «¿Tie­ne la cul­pa Holly­wood de esa ma­la fa­ma por co­me­dias ro­mán­ti­cas ti­po “Pretty wo­man”? «Sí, pe­ro si hay al­guien que ha he­cho ver­da­de­ra­men­te ga­la de la co­me­dia ro­mán­ti­ca a un ni­vel su­per­la­ti­vo fue Holly­wood. Los que te­ne­mos san­gre más la­ti­na nos he­mos de­di­ca­dos a reír­nos más de no­so­tros mis­mos. To­do de­pen­de de có­mo se ha­ga, de si es­tá echo con amor y res­pe­to al es­pec­ta­dor, con ho­nes­ti­dad», pre­su­me or­gu­llo­so. Di­rec­ción: Juan Vera. In­tér­pre­tes: Ricardo Da­rín, Mercedes Mo­rán, Clau­dia Fon­tán, An­drea Pie­tra, Luis Ru­bio... un­que es la pri­me­ra pe­lí­cu­la co­mo di­rec­tor del ar­gen­tino Juan Vera, no es una obra de ju­ven­tud, pre­ci­sa­men­te, pues «El amor me­nos pen­sa­do» es­tá muy, muy pen­sa­da pa­ra un pú­bli­co en edad de me­re­cér­se­la, con al­gu­nos de­ce­nios de vi­da y con otros tan­tos quin­que­nios de con­vi­ven­cia en pa­re­ja y que pue­de pa­la­dear los sen­ti­mien­tos, mo­vi­mien­tos y diá­lo­gos de la que aquí es pro­ta­go­nis­ta. Es una co­me­dia ro­mán­ti­ca, o me­jor, una co­me­dia so­bre lo que que­da de ro­man­ti­cis­mo tras vein­ti­cin­co años de ma­tri­mo­nio, cuan­do los hi­jos vue­lan y apa­re­ce ese bor­de del acan­ti­la­do que se co­no­ce co­mo «ni­do va­cío».

Ricardo Da­rín y Me­re­ce­des Mo­rán le sa­can mú­si­ca a es­ta his­to­ria no co­mo un dúo, sino co­mo una or­ques­ta fi­lar­mó­ni­ca y or­ga­ni­zan, jun­tos y se­pa­ra­dos, una tra­ma lle­na de en­re­do, de bús­que­das pa­té­ti­cas y jo­co­sas de es­pa­cios de li­ber­tad, de mo­men­tos di­ver­ti­dos y an­gus­tio­sos, que re­suel­ven con gran fi­nu­ra tex­tual y con mu­cha emo­ción, ele­gan­cia, iro­nía e in­te­li­gen­cia. Y jun­to a ellos, y de for­ma epi­só­di­ca, hay va­rios se­cun­da­rios de esos que van sin an­ti­faz a «ro­bar» el plano, la se­cuen­cia, co­mo Clau­dia Fon­tán, Luis Ru­bio, An­drea Po­lit­ti o Nor­man Bris­ki.

To­do es­tá pre­vis­to en el de­sa­rro­llo, sí, to­do res­pon­de a una fór­mu­la del ci­ne más clá­si­co y efi­caz, pe­ro fun­cio­na a la per­fec­ción y ca­si re­no­va­do por el en­can­to de los per­so­na­jes y el ta­len­to de sus in­tér­pre­tes. La par­te fi­nal de la pe­lí­cu­la es me­jo­ra­ble, o sea, co­mo la vi­da mis­ma.

A

ABC

Ricardo Da­rín y Mercedes Mo­rán, ma­tri­mo­nio (in)fe­liz en el fil­me Los her­ma­nos Gómez Ro­me­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.