GULAGS CHI­NOS, SI­LEN­CIO DEL IS­LAM

ABC (Galicia) - - ENFOQUE -

del Par­la­men­to Eu­ro­peo), mues­tran su so­li­da­ri­dad con los ui­gu­res y los ti­be­ta­nos. ¿No se ha­brán equi­vo­ca­do es­tos ui­gu­res al ser mu­sul­ma­nes, y por lo tan­to, sos­pe­cho­sos? Es ex­tra­or­di­na­rio que nin­gún país mu­sul­mán, go­bierno, au­to­ri­dad re­li­gio­sa o in­te­lec­tual pú­bli­co del is­lam ex­pre­se so­li­da­ri­dad con los ui­gu­res. ¿Dón­de es­tán los tur­cos que as­pi­ran a re­cons­ti­tuir el Im­pe­rio Oto­mano y el Ca­li­fa­to? ¿Se­rá que los ui­gu­res no son lo su­fi­cien­te­men­te tur­cos o mu­sul­ma­nes? ¿Dón­de es­tán los sau­díes, au­to­pro­cla­ma­dos de­fen­so­res de los su­níes? Los ui­gu­res son su­níes, pe­ro ¿se­rá que no lo son lo su­fi­cien­te? De­trás de es­te si­len­cio en­sor­de­ce­dor, se po­dría pen­sar que el Go­bierno de Pe­kín com­pra, me­dian­te pro­me­sas eco­nó­mi­cas, la es­cla­vi­tud del is­lam. ¿Se ven­de­rá el is­lam por unos cuan­tos sa­pe­ques? Es po­si­ble. O, más pro­ba­ble­men­te, es­ta in­di­fe­ren­cia mu­sul­ma­na ha­cia los ui­gu­res con­fir­ma que el is­lam no exis­te en sí mis­mo; los mu­sul­ma­nes se de­fi­nen al me­nos tan­to por su cul­tu­ra lo­cal co­mo por su ape­go a la Um­ma, la co­mu­ni­dad teó­ri­ca de los cre­yen­tes. En re­su­mi­das cuen­tas, un mu­sul­mán ma­rro­quí o ben­ga­lí es al me­nos tan ma­rro­quí y ben­ga­lí co­mo mu­sul­mán, y no se sien­te es­pe­cial­men­te con­mo­vi­do por el des­tino de su co­rre­li­gio­na­rio de Xin­jiang. Re­cor­de­mos tam­bién que los chi­nos es­tán más ape­ga­dos que no­so­tros, en Oc­ci­den­te, a una con­cep­ción ét­ni­ca de la na­ción; a ojos de los lí­de­res de Pe­kín, la na­ción chi­na es una et­nia chi­na, aun­que fue­ra in­ven­ta­da en el si­glo XX por ideó­lo­gos na­cio­na­lis­tas.

¿Exis­te el Solz­he­nitsyn ui­gur que re­ve­la­rá su suer­te al mun­do? ¿Es­tá su­frien­do aho­ra mis­mo en un cam­po de pri­sio­ne­ros? No sa­be­mos na­da al res­pec­to. Y lo peor a ve­ces su­ce­de: un pue­blo en­te­ro, una cul­tu­ra, des­apa­re­cen. ¿Los ti­be­ta­nos? Sobreviven so­lo en el exi­lio y gra­cias al Da­lai La­ma, que ha trans­for­ma­do su re­li­gión sin­gu­lar en un men­sa­je uni­ver­sal. Que­da­rán al­gu­nos ui­gu­res, más o me­nos asi­mi­la­dos a los chi­nos ori­gi­na­les, pe­ro hay que con­si­de­rar que, en es­te mo­men­to, la ci­vi­li­za­ción ui­gur, ves­ti­gio de la epo­pe­ya tur­ca en Asia Cen­tral, mue­re de­fi­ni­ti­va­men­te an­te la ma­yor in­di­fe­ren­cia mun­dial. La Unes­co, a bom­bo y pla­ti­llo, salva edi­fi­cios en rui­nas, pe­ro pa­ra los pue­blos no hay na­da pre­vis­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.