POR GUY

ABC (Galicia) - - ENFOQUE -

En es­te mo­men­to, la ci­vi­li­za­ción ui­gur, ves­ti­gio de la epo­pe­ya tur­ca en Asia Cen­tral, mue­re de­fi­ni­ti­va­men­te an­te la ma­yor in­di­fe­ren­cia mun­dial

Den­tro de diez o vein­te años sur­gi­rá del cen­tro de Chi­na un des­ta­ca­do es­cri­tor, al es­ti­lo de Ale­xan­der Solz­he­nitsyn, que con­ta­rá al mun­do lo que fue el gu­lag ui­gur. Si ha­bla­mos de su pre­ce­den­te so­vié­ti­co, pa­re­ce que so­lo la li­te­ra­tu­ra y qui­zá el ci­ne (pien­so en la pe­lí­cu­la de Coppola so­bre la gue­rra de Viet­nam, lo­gran dar cuen­ta del ho­rror de los cam­pa­men­tos y es­po­lear la con­cien­cia oc­ci­den­tal. Sin em­bar­go, no es pre­ci­sa­men­te in­for­ma­ción exac­ta so­bre el gu­lag ui­gur lo que nos fal­ta en es­te mo­men­to; de igual ma­ne­ra, en la dé­ca­da de 1950, por me­dio de los tes­ti­mo­nios y las fo­to­gra­fías, po­día­mos sa­ber­lo to­do so­bre el gu­lag so­vié­ti­co, mien­tras que la no­ve­la de Solz­he­nitsyn so­bre el te­ma,

no nos lle­gó has­ta 1973. Tam­bién sa­be­mos lo que di­ce el Go­bierno chino pa­ra jus­ti­fi­car la re­pre­sión: es­te pue­blo, co­lo­ni­za­do por los chi­nos ha­ce va­rios si­glos, per­sis­te en con­ser­var su idio­ma tur­co y su re­li­gión mu­sul­ma­na. Des­de el pun­to de vis­ta chino, es­tos ui­gu­res, co­mo los ti­be­ta­nos, son ca­si unos bár­ba­ros que de­be­rían ser ci­vi­li­za­dos, es de­cir, achi­na­dos. Co­mo en el Tí­bet, el pre­tex­to es lle­var el «pro­gre­so» a la pro­vin­cia de Xin­jiang (an­te­rior­men­te co­no­ci­da co­mo Tur­ques­tán Orien­tal) y po­ner fin a las ten­den­cias «se­ce­sio­nis­tas» y «te­rro­ris­tas», se­gún di­ce el Go­bierno co­mu­nis­ta chino. La men­ti­ra es más creí­ble en es­tos tiem­pos en los que cual­quier mu­sul­mán pue­de ser des­cri­to co­mo un te­rro­ris­ta en po­ten­cia sin sus­ci­tar nin­gu­na emo­ción es­pe­cial en los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les. Es cier­to que al­gu­nos ui­gu­res han ata­ca­do re­cien­te­men­te a los po­li­cías chi­nos que ocu­pan Xin­jiang, un pre­tex­to ines­pe­ra­do pa­ra que se aba­ta so­bre to­dos los ui­gu­res una re­pre­sión cer­ca­na al ex­ter­mi­nio.

Pa­re­ce ser que hoy un mi­llón de ui­gu­res, es de­cir, una cuar­ta par­te de su po­bla­ción to­tal, es­tán en­car­ce­la­dos en «cam­pos de re­edu­ca­ción»; se les obli­ga a tra­ba­jar gra­tis pa­ra la in­dus­tria tex­til y a can­tar him­nos chi­nos a la ma­yor glo­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.