«Los ui­gu­res, co­mo los ti­be­ta­nos, son ca­si unos bár­ba­ros que de­be­rían ser ci­vi­li­za­dos, es de­cir, achi­na­dos. Co­mo en el Tí­bet, el pre­tex­to es lle­var el “pro­gre­so” a la pro­vin­cia de Xin­jiang»

ABC (Galicia) - - ENFOQUE -

del Par­ti­do Co­mu­nis­ta y de su pre­si­den­te, Xi Jin­ping. Un ui­gur so­lo se con­si­de­ra re­edu­ca­do si aban­do­na su idio­ma pa­ra ha­blar man­da­rín, su re­li­gión pa­ra no te­ner nin­gu­na otra, y sus tra­di­cio­nes cul­tu­ra­les pa­ra abra­zar los dog­mas y las con­sig­nas mar­xis­tas.

Es­ta re­edu­ca­ción pa­re­ce muy len­ta, ya que des­pués de va­rios años de con­fi­na­mien­to, las li­be­ra­cio­nes y el re­gre­so a la vi­da ci­vil son ca­si desconocidos; los úni­cos tes­ti­mo­nios di­rec­tos son los de quie­nes lo­gra­ron huir a Ka­zajs­tán. Mien­tras la ma­yor par­te de la po­bla­ción ui­gur es­tá en­car­ce­la­da en es­tos cam­pos, los «chi­nos au­tén­ti­cos» se apo­de­ran de las tie­rras aban­do­na­das. Se alien­ta la co­lo­ni­za­ción, se sub­ven­cio­na. La ca­pi­tal, Urum­qi, es aho­ra ma­yo­ri­ta­ria­men­te chi­na, igual que en el Tí­bet, don­de Lha­sa, la ca­pi­tal, se ha con­ver­ti­do en Chi­na. Los ui­gu­res y los ti­be­ta­nos son arro­ja­dos a las afue­ras de las ciu­da­des, a ho­ga­res y tra­ba­jos mi­se­ra­bles. Son muy es­ca­sos los que, en es­tos dos pue­blos, pue­den se­guir prac­ti­can­do su es­ti­lo de vi­da tra­di­cio­nal, la ga­na­de­ría, y pre­ser­var su idio­ma y su cul­to. El res­to del mun­do guar­da si­len­cio. Al­gu­nos in­te­lec­tua­les ui­gu­res en el exi­lio, es­pe­cial­men­te Ree­bi­ya Ka­deer, pro­tes­tan, pe­ro no des­pier­tan nin­gu­na sim­pa­tía. En la pro­pia Chi­na, al­gu­nos «di­si­den­tes» (a los que yo pre­fie­ro lla­mar de­mó­cra­tas y no di­si­den­tes), co­mo Hu Jia (pre­mio Sa­ja­rov pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.