LARRINAGA DE LUIS

ABC (Galicia) - - OPINIÓN - ELE­NA LARRINAGA DE LUIS ES PRE­SI­DEN­TA DE LA ASO­CIA­CIÓN DE LAS DA­MAS DE BLAN­CO Y CO­FUN­DA­DO­RA DEL OB­SER­VA­TO­RIO CU­BANO DE DE­RE­CHOS HU­MA­NOS

«Cui­de­mos la se­mán­ti­ca y no per­da­mos la sa­na cos­tum­bre de lla­mar a las co­sas por su nom­bre co­mo han he­cho los obis­pos de Ve­ne­zue­la»

EL pa­sa­do 8 de enero ama­ne­ci­mos con la no­ti­cia pu­bli­ca­da en ABC de que tres mi­li­ta­res his­tó­ri­cos, Os­many Cien­fue­gos, Ra­mi­ro Val­dés y Gui­ller­mo Gar­cía Frías, jun­to con el ci­vil Ma­cha­do Ven­tu­ra for­ma­rán par­te del Go­bierno cu­bano en la som­bra pa­ra con­tro­lar al pre­si­den­te Díaz Ca­nel. Al leer­la no pu­de por me­nos que re­cor­dar a uno de los me­jo­res de­por­tis­tas de to­dos los tiem­pos, Al­fre­do Di Sté­fano, mag­ní­fi­co ju­ga­dor ar­gen­tino, sim­pá­ti­co y co­no­ce­dor de la vi­da.

En su eta­pa de en­tre­na­dor del Real Ma­drid siem­pre pe­lea­ba con los ju­ga­do­res cuan­do se la­men­ta­ban de no ha­ber mar­ca­do un gol des­pués de in­ten­tar­lo. Su res­pues­ta era siem­pre con­tun­den­te: «Los ju­ga­do­res de éli­te no in­ten­tan mar­car un gol, lo meten». Es­to es lo que les ha­ce di­fe­ren­tes al res­to, y vol­vien­do a la no­ti­cia de la ca­be­ce­ra co­men­ta­ría que nun­ca hu­bie­ra que­ri­do en­tre­nar al Go­bierno cu­bano, pe­ro les re­co­no­ce­ría su ca­li­dad de po­lí­ti­cos de éli­te. Ten­dría la ra­zón.

La dic­ta­du­ra cu­ba­na ha ma­ni­pu­la­do a sus ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos (co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das, ci­vi­les y re­li­gio­sas), y les ha da­do una lar­ga cam­bia­da, pe­ro gra­cias a los es­fuer­zos de to­das las per­so­nas que han tra­ba­ja­do pa­ra es­cla­re­cer la au­tén­ti­ca na­tu­ra­le­za de la dic­ta­du­ra cu­ba­na, es­te par­ti­do no ha si­do un pa­seo del to­do. Han vuel­to al pal­co pre­si­den­cial del es­ta­dio los ge­ne­ra­les de la Re­vo­lu­ción y los ciu­da­da­nos cu­ba­nos de sim­ples es­pec­ta­do­res...

Ca­be re­fle­xio­nar so­bre las in­ten­cio­nes, pro­fe­sio­na­li­dad y, por qué no de­cir­lo, tam­bién so­bre la res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos aque­llos que pen­sa­ron que es­ta po­lí­ti­ca de apa­ci­gua­mien­to, a pe­sar de nues­tras ad­ver­ten­cias, iba a en­ca­mi­nar la si­tua­ción. Hoy des­gra­cia­da­men­te se de­mues­tra que no ha si­do así.

Es­ta­mos an­te una su­pues­ta re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal que no ha­ce más que res­pe­tar el

La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal ini­ció una es­pe­cie de ca­rre­ra lo­ca por apo­yar un ca­pi­ta­lis­mo de es­ta­do que se apro­pia abier­ta­men­te de la plus­va­lía de los tra­ba­ja­do­res cu­ba­nos, que no per­mi­te la li­ber­tad de ex­pre­sión y que re­pri­me re­cu­rren­te­men­te a las vo­ces di­si­den­tes y los en­vía a la cár­cel sin mo­ti­vo, ni de­bi­do pro­ce­so; pien­so por ejem­plo en Eduar­do Car­det y las Da­mas de Blan­co en­tre otros mu­chos. Pa­ra­fre­sean­do a Di Ste­fano, «les han me­ti­do un gol por la es­cua­dra en su ca­ra y ca­si sin en­te­rar­se».

¿Se­rá que la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal no go­za de la in­te­li­gen­te, in­for­ma­ción, ob­je­ti­vi­dad y/o sen­sa­tez co­mo pa­ra no an­ti­ci­par­se a los he­chos? Cues­ta pen­sar­lo pe­ro es me­jor lle­gar a es­ta con­clu­sión que no a otra me­nos afor­tu­na­da y más do­lo­ro­sa.

El ABC, siem­pre fiel a su com­pro­mi­so con lo que acon­te­ce en His­pa­noa­mé­ri­ca, ha pu­bli­ca­do el 9 de enero la car­ta pas­to­ral de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Ve­ne­zo­la­na en re­fe­ren­cia a la to­ma de po­se­sión de Ma­du­ro, en la que cri­ti­ca al pre­si­den­te y de­nun­cia que «ama­rrar­se a to­da cos­ta al po­der es un pe­ca­do que cla­ma al cie­lo».

Es­ta de­cla­ra­ción me ha lle­na­do de es­pe­ran­za. Cui­de­mos la se­mán­ti­ca y no per­da­mos la sa­na cos­tum­bre de lla­mar a las co­sas por su nom­bre co­mo han he­cho los obis­pos de Ve­ne­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.