MA­DU­RO Y LA FIES­TA CA­RI­BE­ÑA

ABC (Galicia) - - INTERNACIONAL - CAR­MEN DE CAR­LOS

La au­to­in­ves­ti­du­ra de Ni­co­lás Ma­du­ro fue al­go pa­re­ci­do a una pa­ro­dia de hu­mor ne­gro cons­trui­da so­bre la tra­ge­dia de los ve­ne­zo­la­nos. La so­le­dad del ele­gi­do de Hu­go Chá­vez, en su fies­ta ca­ri­be­ña, le sir­vió de ad­ver­ten­cia, real y con­cre­ta, de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. El pre­si­den­te re­co­no­ci­do por los su­yos –y sus con­ta­dos alia­dos co­mo Ru­sia, Chi­na o Tur­quía–, ad­vir­tió que, es­ta vez, las de­mo­cra­cias de Amé­ri­ca (Ni­ca­ra­gua, Bo­li­via y Mé­xi­co con ma­ti­ces, son ex­cep­ción) y las del otro la­do del Atlán­ti­co, van en se­rio y es­tán dis­pues­tas a ce­rrar­le el pa­so den­tro y fue­ra del con­ti­nen­te.

La reac­ción de Ma­du­ro, una vez más, fue pe­dir «diá­lo­go» y, aho­ra, so­li­ci­tar ayu­da a Na­cio­nes Uni­das pa­ra abrir una me­sa ne­go­cia­do­ra, otra más co­mo la que sos­tie­ne, con dos pa­tas (la su­ya y la del ré­gi­men) el ex­pre­si­den­te Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, qui­zás, el hom­bre que pro­vo­que más re­cha­zo en­tre los ve­ne­zo­la­nos por de­trás del res­pon­sa­ble de con­ver­tir el país en una ver­sión, a lo gran­de y mafiosa, de Hai­tí, el más po­bre del con­ti­nen­te.

El fren­te co­mún ibe­roa­me­ri­cano, don­de des­ta­can Bra­sil, Ar­gen­ti­na, Co­lom­bia, Chi­le, Pe­rú, Pa­ra­guay y el Ecua­dor de Le­nín Mo­reno, asu­me la res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca que le co­rres­pon­de y re­cha­za nue­vas tri­qui­ñue­las que sig­ni­fi­quen re­no­va­dos ba­lo­nes de oxí­geno a una dic­ta­du­ra que ba­te ré­cords de in­fla­ción (rum­bo a los diez mi­llo­nes, se­gún cálcu­los del FMI ), acu­mu­la da­ños ma­te­ria­les in­fi­ni­tos (li­qui­dó la mi­tad de la ri­que­za en­tre 2015 y 2018) y pro­vo­có el éxo­do ma­yor de la his­to­ria en es­te la­do del mun­do (ONU es­ti­ma en torno a los cin­co mi­llo­nes y me­dio a fi­nes de año).

La de­ci­sión del blo­que re­gio­nal mues­tra uni­dad y ma­du­rez. In­cor­po­rar en ese pro­yec­to de de­mo­cra­ti­za­ción de Ve­ne­zue­la a Es­ta­dos Uni­dos (en vi­deo­con­fe­ren­cia en la reunión del Gru­po de Li­ma) tam­bién es un ges­to o de­mos­tra­ción de que co­rren otros tiem­po. O, di­cho de otro mo­do, de que la idea de Su­da­mé­ri­ca, co­mo pa­tio tra­se­ro de Es­ta­dos Uni­dos, no exis­te más.

En lo in­me­dia­to, fal­ta por ver si Juan Guai­dó, ti­tu­lar de la Asam­blea Na­cio­nal y «Pre­si­den­te in­te­ri­no», po­drá ejer­cer la opo­si­ción o ter­mi­na­rá, co­mo le an­ti­ci­pa el ré­gi­men, en una cel­da a ima­gen y se­me­jan­za de Leo­pol­do Ló­pez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.