Bri­llan­te triun­fo del equi­po de Si­meo­ne an­te el Le­van­te, con el ca­na­rio en plan es­te­lar

ABC (Galicia) - - CULTURA - JO­SÉ CAR­LOS CARABIAS MA­DRID S. D.

En ho­ra­rio de ca­fé y crois­sant, 12 de la ma­ña­na de do­min­go con frío in­ten­so en Ma­drid, el Atlético ofre­ció a su gen­te al­gu­nos de los me­jo­res mi­nu­tos del cur­so. Un 1-0 que na­da tu­vo que ver con otros gua­ris­mos si­mi­la­res cap­tu­ra­dos por la mí­ni­ma, pi­dien­do la ho­ra y gra­cias. La se­sión fue lu­mi­no­sa, gra­ti­fi­can­te y ple­na. Ju­gó muy bien el Atlético, al fút­bol rá­pi­do, pun­zan­te y com­bi­na­ti­vo que no siem­pre apa­re­ce. Y se desa­yu­nó al Le­van­te en una ma­ña­na vir­tuo­sa de Vi­to­lo.

Un pri­mer ac­to an­te el Le­van­te que re­cor­dó la esen­cia del cho­lis­mo, ese es­pí­ri­tu que ha con­tri­bui­do a ele­var al club más allá de las fron­te­ras ima­gi­na­bles. Brío, ener­gía, pre­sen­cia, per­so­na­li­dad… Ese ta­lan­te gue­rre­ro mez­cla­do con la téc­ni­ca.

Los ju­ga­do­res del Le­van­te ex­pe­ri­men­ta­ron esa des­agra­da­ble sen­sa­ción de me­dir­se al Atlético y sus cir­cuns­tan­cias. Cual­quie­ra de ellos siem­pre te­nía a un enemi­go de­lan­te, al la­do, en­fren­te o ron­dan­do. Gra­cias a su efi­ca­cia pa­ra ro­bar o in­ter­cep­tar, dis­fru­tó el Atlético de un pu­ña­do de oca­sio­nes, la ma­yo­ría fa­bri­ca­das por Vi­to­lo, mag­ní­fi­co el ca­na­rio, ayer ti­tu­lar, vi­vo en la con­duc­ción y con el pe­ris­co­pio fino pa­ra ver a sus com­pa­ñe­ros.

En una de sus arran­ca­das se de­cla­ró el es­ta­do de fe­li­ci­dad en el Wan­da. La pre­sen­cia de Gaiz­ka Ga­ri­tano en el ban­qui­llo ha cam­bia­do de­fi­ni­ti­va­men­te el áni­mo y la ca­ra del Ath­le­tic, que con su nue­vo técnico ha con­se­gui­do su­mar on­ce de los 15 que ha dispu­tado, los tres úl­ti­mos ayer an­te un Se­vi­lla que se pa­re­ció muy po­co al que ha­bía go­lea­do so­lo unos días an­tes a los bil­baí­nos en la Co­pa del Rey. El en­tre­na­dor vas­co con­tó con la ines­ti­ma­ble co­la­bo­ra­ción de Wi­lliams, un de­lan­te­ro que se ha­bía mos­tra­do iné­di­to en Li­ga en San Ma­més du­ran­te los dos úl­ti­mos años. An­te los an­da­lu­ces, sin em­bar­go, rom­pió esa lar­ga se­quía con un doblete que ale­jó un po­co más a su equi­po de la zo­na de des­cen­so. Un duelo en el que Ibai Gó­mez de­bu­tó co­mo nue­vo ju­ga­dor ro­ji­blan­co y el exa­zul­gra­na Mu­nir con el Se­vi­lla, que con es­ta de­rro­ta se dis­tan­cia de la pe­lea por la ca­be­za de la cla­si­fi­ca­ción.

Wi­lliams es­po­leó a la afi­ción de San Ma­més y se con­vir­tió en el pro­ta­go­nis­ta de la tar­de mar­can­do en am­bos pe­rio­dos. En el pri­me­ro, re­tra­tó a Kjaer con una finta an­tes de man­dar el ba­lón a la red de Va­clik con un fuer­te tra­lla­zo. Con el mar­ca­dor en con­tra, el Se­vi­lla dio un pa­so ade­lan­te, aun­que sin ge­ne­rar oca­sio­nes cla­ras de pe­li­gro.

Tras el des­can­so, un dis­pa­ro de Pro­mes des­de la fron­tal del área me­tió el mie­do en el cuer­po a los afi­cio­na­dos lo­ca­les, pe­ro de nue­vo apa­re­ció Wi­lliams pa­ra de­vol­ver la tran­qui­li­dad. El ata­can­te, en la rec­ta fi­nal del en­cuen­tro, ce­rró un duelo in­ten­so al su­pe­rar a Ser­gi Gó­mez por ve­lo­ci­dad pa­ra aca­bar mar­can­do a puer­ta va­cía des­pués de evi­tar al guar­da­me­ta se­vi­llis­ta en su sa­li­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.