Un doblete de Luis Suá­rez y un tan­to de Mes­si aca­ban con un Eibar pe­león

ABC (Galicia) - - CULTURA - SAL­VA­DOR SOSTRES BAR­CE­LO­NA

Al her­mano Ro­ger de mi ahi­ja­do Ge­rard Rie­ra le to­ca­ba ir ayer al es­ta­dio con su pa­dre, pe­ro pre­fi­rió que­dar­se en ca­sa por­que ha­cía frío, los par­ti­dos con­tra el Eibar sue­len ser un co­ña­zo y el gran in­te­rés de la jor­na­da era si el Ma­drid pal­ma­ba con­tra el Betis.

La pe­re­za de mi que­ri­do Ro­ger Rie­ra por ir al Camp Nou y su afán por ver si el Ma­drid se aca­ba­ba de hun­dir es un buen re­su­men de có­mo es­tá la Li­ga. Sin ju­gar es­pe­cial­men­te bien el Ba­rça va ga­nan­do lo que le vie­ne y, es­pe­cial­men­te des­con­cer­ta­do, el Ma­drid pier­de has­ta lo que no me­re­ce per­der, co­mo el pa­sa­do fin de se­ma­na en ca­sa, con­tra la Real So­cie­dad.

El Bar­ce­lo­na le dio ayer la ra­zón a Ro­ger y el par­ti­do só­lo de­pen­día de los de­ta­lles de ca­li­dad de Mes­si, que em­pe­za­ron a fil­trar­se des­de el prin­ci­pio. Aun­que fue­ron to­das her­mo­sas, du­ran­te el pri­mer cuar­to de ho­ra nin­gu­na fue fruc­tí­fe­ra, pe­ro da­ba la sen­sa­ción de que era só­lo cues­tión de tiem­po que al­gu­na se con­cre­ta­ra en al­go be­ne­fi­cio­so pa­ra su equi­po.

Cae el mu­ro vi­si­tan­te

El Eibar te­nía el pro­ta­go­nis­mo que le gus­ta, tra­ba­ja­ba muy bien la pre­sión al­ta y se re­ple­ga­ba atrás con igual efi­ca­cia cuan­do el Ba­rça la su­pe­ra­ba. Pe­ro en el mi­nu­to 18 lle­gó lo que ha­cía ra­to que se mas­ti­ca­ba y Art­hur sa­có muy rá­pi­do una fal­ta pa­ra fa­vo­re­cer una trian­gu­la­ción en­tre Bus­quets, Cou­tin­ho y Suá­rez que aca­bó con el pri­mer gol de la tar­de. El uru­gua­yo re­ma­tó en un ejer­ci­cio de equi­li­brio y con­tor­sión que só­lo es­tá al al­can­ce de los me­jo­res ju­ga­do­res del mun­do.

Un cen­tro de Ru­bén Pe­ña, en el 27, lo re­ma­tó Ser­gi En­rich de ca­be­za con gran ta­len­to pe­ro no tan­ta for­tu­na por­que el ba­lón sa­lió li­ge­ra­men­te des­via­do. Buen mo­vi­mien­to de En­rich, muy plás­ti­co, muy técnico. Po­bre asis­ten­cia de la afi­ción ri­val pe­se a que el Éi­bar ofre­ció 300 en­tra­das a 29 eu­ros a sus afi­cio­na­dos. En cual­quier ca­so, el Bar­ce­lo­na ten­dría que re­fle­xio­nar so­bre si es del to­do edu­ca­do en­ce­rrar a los «away sup­por­ters» en una jau­la in­fa­me en lo al­to del gol sur, al la­do del gran mar­ca­dor.

Buen par­ti­do de Bus­quets, re­cu­pe­ran­do ba­lo­nes don­de más cues­ta. El Eibar no se ren­día, pe­ro más que oca­sio­nes cla­ras lo má­xi­mo que con­se­guía crear era sen­sa­ción de pe­li­gro. Se­rio par­ti­do de los vas­cos, só­li­do par­ti­do de los azul­gra­nas. El Ba­rça lle­ga­ba po­co, pe­ro con mu­cho pe­li­gro; el Eibar in­sis­tía con acier­to en su al­tí­si­ma pre­sión, pe­ro mos­tra­ba más per­so­na­li­dad que con­vic­ción. En el 42 se re­cla­mó

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.