ABC (Galicia)

Mata a su mujer en presencia de su hija en su casa de Valladolid

- M. G. VALLADOLID

En un margen de apenas doce horas y un centenar de kilómetros de distancia dos viviendas familiares se convirtier­on en el escenario de crímenes paralelos ayer en Castilla y León. Dos hombres, en Valladolid y en Doñinos (Salamanca), tomaban sendos cuchillos y apuñalaban varias veces a sus respectiva­s parejas en presencia de familiares, que nada podían hacer para evitar las tragedias. Mientras, los agresores tomaban el camino del suicidio. Las víctimas estaban aún con vida cuando los sanitarios llegaron a sus casas, pero a orillas del Pisuerga todos los esfuerzos fueron inútiles. Él, sin embargo, sobrevivió a sus cortes autolesivo­s. Lo contrario de lo que sucedió en la localidad charra. Allí, el criminal falleció ahorcado pero ella aún se aferra a la vida desde una cama de la UCI del Hospital de Salamanca.

Con la muerte de la víctima de Valladolid,

son ya 21 las mujeres las que han perdido la vida en España a manos de sus parejas o exparejas en lo que va de año.

En Valladolid, fue una de las dos hijas del matrimonio la que hacía la llamada de auxilio. Minutos antes, al parecer, había sido testigo de la agresión. Su padre, de 58 años, había asestado numerosas puñaladas en el tórax a su madre, de 56. Los sanitarios la estabiliza­ron a su llegada y la trasladaro­n de urgencia al Hospital Clínico, donde era intervenid­a y fallecía unas horas después. Ambos compartían aún casa pero estaban en trámites de separación. No constan denuncias de la víctima al agresor por malos tratos ni tampoco episodios violentos con otras parejas o con sus hijas, una de ellas mayor de edad y la otra menor.

En el caso salmantino, una discusión entre la pareja concluyó con un fatal desenlace después de que él, de 69 años, atacara con un arma blanca a su pareja y madre de su hija de cuatro años. La joven, de 35, pelea por su vida en el Hospital de Salamanca. De nuevo, hubo un testigo de la agresión. En este caso se trató de un hermano del criminal, que intentó mediar sin éxito y también resultó herido de carácter leve por parte de su familiar quien, acto seguido, se ahorcó en las mismas dependenci­as. En este caso, el presunto asesino sí tenía antecedent­es por violencia de género con una anterior pareja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain