AUNQUE SE HAN MAN­TE­NI­DO LE­JOS DE LOS FO­COS HAS­TA AHO­RA, HEI­DI UN­KOFF, MA­DRE DE BLAN­CA CUES­TA, HA RO­TO SU SI­LEN­CIO POR­QUE, ASE­GU­RA QUE SI SI­GUIE­RA CA­LLA­DA, SUS NIE­TOS NUN­CA SE LO PER­DO­NA­RÍAN.

ABC - Hoy Corazón - - Informe - POR BEA­TRIZ COR­TÁ­ZAR

Has­ta la fe­cha, la fa­mi­lia de Blan­ca Cues­ta ha pre­fe­ri­do evi­tar cual­quier con­fron­ta­ción con la ba­ro­ne­sa Thys­sen. Su si­len­cio a ve­ces cla­ma­ba y es que no es nor­mal que una sue­gra exi­ja has­ta cin­co prue­bas de pa­ter­ni­dad pa­ra de­mos­trar que su nue­ra no ha si­do in­fiel y que el nie­to es hi­jo de su hi­jo. Co­mo tam­po­co lo es que la sue­gra de­nun­cie a la nue­ra por re­ve­la­ción de se­cre­to. Va­mos, que ex­cu­sas pa­ra sa­lir a dar un co­mu­ni­ca­do han te­ni­do en to­das las es­ta­cio­nes del año y, si no lo han he­cho, es por­que no han querido ir en con­tra de su for­ma de pen­sar. Al con­tra­rio que los Thys­sen, los Cues­ta pre­fie­ren se­guir con su vi­da con la tran­qui­li­dad que tan­to ne­ce­si­tan. No en vano, el pa­dre de Blan­ca es hoy un mé­di­co ju­bi­la­do que vi­ve fe­liz al la­do de su mu­jer ale­ma­na, Hei­di Un­koff, a quien co­no­ció du­ran­te los años que ejer­ció su pro­fe­sión en tie­rras ger­ma­nas.

“Bor­ja le su­pli­có tres ve­ces que fue­se a co­no­cer a su nie­to”, cuen­ta Hei­di, la ma­dre de Blan­ca Cues­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.