“QUI­ZÁ LE DÉ UN HER­MANO A LEO”

AFRON­TA LA PA­TER­NI­DAD DE SU PRI­MER HI­JO EN SO­LI­TA­RIO ILU­SIO­NA­DO Y TRAN­QUI­LO. TAN­TO ES ASÍ QUE NO DES­CAR­TA AM­PLIAR LA FA­MI­LIA.

ABC - Hoy Corazón - - Jaime Cantizano -

So­lo él, con esa ima­gen im­po­lu­ta y ese ca­rác­ter lim­pio y ama­ble, pue­de ha­blar con tan­ta fran­que­za y ho­nes­ti­dad de un te­ma que, en se­gún qué círcu­los so­cia­les, aún le­van­ta am­po­llas: la pa­ter­ni­dad en so­li­ta­rio por me­dio de un vien­tre su­bro­ga­do. Lo con­fir­mó ha­ce ya va­rias se­ma­nas y la emo­ción habla por él. Co­mu­ni­ca­dor bri­llan­te y de ca­rre­ra in­ta­cha­ble, Jaime Cantizano aca­ba de ha­cer su­ya la sor­pren­den­te ci­fra de 1.430.000 oyen­tes con su pro­gra­ma Atré­ve­te, de Ca­de­na Dial. Tam­po­co es de ex­tra­ñar te­nien­do en cuen­ta que to­do lo que to­ca lo con­vier­te en oro. Lo cuen­ta or­gu­llo­so, pe­ro sin alar­deos. Tran­qui­lo. Se­reno. Y trans­mi­tien­do una cal­ma im­pro­pia de quien es­tá a pun­to de ser pa­dre por pri­me­ra vez. Y, ade­más, so­lo. Con él hablamos so­bre es­te asun­to en un ambiente re­la­ja­do, du­ran­te la pre­sen­ta­ción, en Pla­tea, de Flo­ra Blend Bar, un show­coo­king con mar­ga­ri­na Flo­ra, que lle­ga por pri­me­ra vez a Es­pa­ña y que me­re­ce la pe­na vi­si­tar. Co­ra­zón Sor­pren­de ver­le tan se­reno... Jaime Cantizano Es que no es­toy ner­vio­so. Ten­go mu­chas ga­nas de lle­gar a esa pri­me­ra me­ta y el mam­bo de ver­dad em­pie­za lue­go. Ha si­do un pro­ce­so muy lar­go, de ca­si tres años, y ten­go mu­chas ga­nas de que lle­gue. Lo es­toy desean­do. C. Lle­va mu­cho tiem­po de­trás de es­ta aven­tu­ra. ¿Te­nía us­ted cla­ro que que­ría ser pa­dre? J.C. Mu­cho. Ade­más, yo soy muy bu­rro y creo que ca­si to­do lo que me he pro­pues­to en la vi­da lo he con­se­gui­do. Y es­to lo te­nía tan cla­ro... Siem­pre he que­ri­do ser pa­dre y ese sen­ti­mien­to se ha ido mul­ti­pli­can­do día a día has­ta lle­gar a es­te pun­to. Es una de­ci­sión muy me­di­ta­da y desea­da. C. Le ha­brán di­cho mu­chas ve­ces que le va a cam­biar la vi­da... J.C. Y tan­to. Pe­ro me sor­pren­de mu­cho, por­que me lo di­cen co­mo si se aca­ba­ra el mun­do, y no es así. Lo sien­to co­mo una eta­pa com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te. Hay al­gu­nos que in­clu­so te dan una pal­ma­di­ta en la es­pal­da,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.