‘LADY GUG­GEN­HEIM’

ABC - Hoy Corazón - - PARTY TIME - POR TE­RE­SA BA­RRIOS • FOTOS: JO­SE­RRA SAN­TA­MA­RÍA

No es fá­cil ver­la en España. Me­nos aun, te­ner la opor­tu­ni­dad de ha­blar con ella en un am­bien­te dis­ten­di­do. Y ni va­lo­ra­mos si­quie­ra lo que su­po­ne ha­cer to­do eso jun­to du­ran­te una ce­na ce­le­bra­da en el Mu­seo Gug­gen­heim de Bilbao. Pe­ro su­ce­dió. Por obra y gra­cia de la Mai­son Mont­blanc, que le otor­gó el Pre­mio Mont­blanc de la Cul­tu­ra y las Ar­tes 2016. Allí es­ta­ba Ele­na Ochoa Fos­ter. Con tí­tu­lo de lady, por eso de es­tar ca­sa­da con el ge­nio de la ar­qui­tec­tu­ra lord Nor­man Fos­ter. Gra­cias a quien, por cier­to, pu­do Ele­na co­no­cer el mun­do del ar­te mu­cho más de cer­ca y crear la Fun­da­ción Ivor­yP­ress, por la que pre­ci­sa­men­te re­ci­bió el pre­mio Mont­blanc. En él se va­lo­ra el me­ce­naz­go y ella es muy de de­di­car­se a esas co­sas desde que co­no­ció al se­ñor Fos­ter.

“TO­DAS NUES­TRAS CA­SAS”

En sus ma­nos esa no­che re­ca­yó una plu­ma de edi­ción li­mi­ta­da que re­ci­bió in­ser­ta­da en una pe­que­ña es­cul­tu­ra y que re­ci­be el nom­bre de Plu­ma Peggy, en ho­me­na­je a Peggy Gug­gen­heim. So­lo hay 16 en el mun­do... Jun­to a ta­ma­ña pie­za, un ta­lón por va­lor de 15.000 eu­ros pa­ra que los do­ne al pro­yec­to cul­tu­ral que con­si­de­re opor­tuno. Y a con­ti­nua­ción, un dis­cur­so muy ameno en el que re­la­tó su pa­sión por el ar­te, de­di­có el pre­mio a su ma­ri­do y re­co­men­dó la obra de dos ar­tis­tas, tam­bién pre­sen­tes, que ella mis­ma ha­bía se­lec­cio­na­do pa­ra pro­mo­cio­nar­los a tra­vés de es­te ac­to –lo ha­cen to­dos los pre­mia­dos ca­da año co­mo par­te del em­pe­ño de Mont­blanc por di­fun­dir el ar­te y la cul­tu­ra–. Tan­to le gus­ta­ban que de uno de ellos in­clu­so di­jo: «Me en­can­ta, ten­go obras su­yas prác­ti­ca­men­te en to­das nues­tras ca­sas». En plu­ral. Co­mo pa­ra po­ner­se a con­tar. Es­tu­vo di­cha­ra­che­ra y fi­na­li­za­da la ce­na, per­mi­tió un mo­men­to de co­rri­llo

ELE­NA RE­CI­BIÓ LA PLU­MA PEGGY DE MONT­BLANC

en el que bro­meó con la pren­sa y nos con­tó al­gu­nas co­sas. Por ejem­plo, que la cha­que­ta que lle­va­ba era de Prada: «Pe­ro com­pra­da en Hong Kong, ¿eh? En Eu­ro­pa no la ha­bía. Co­mo las fir­mas cam­bian las pren­das en fun­ción del mer­ca­do don­de las ven­den, no la vi en nin­gún otro la­do. Es cu­rio­so». Los za­pa­tos eran de Lou­bou­tin, pe­ro eso ni si­quie­ra lle­gó a de­cir­lo por­que la sue­la ro­ja ha­bla­ba por sí mis­ma. A cuen­ta de eso men­cio­nó la in­men­sa co­lec­ción de za­pa­tos que tie­ne la hi­ja de Carlos Slim: «Son in­creí­bles y to­dos usa­dos por ella. Los va a lle­var a su mu­seo, el Sou­ma­ya, pa­ra ex­po­ner­los». Le fas­ci­na el ar­te en to­das sus ver­sio­nes. Y pue­de per­mi­tir­se cual­quier lu­jo, co­sa que ha­ce a su an­to­jo. Por la sa­la Ve­nus del mu­seo se ru­mo­reó que el ma­tri­mo­nio tie­ne dos avio­nes pri­va­dos, uno so­lo pa­ra ellos y otro pa­ra

LORD FOS­TER GARABATEÓ TO­DA LA NO­CHE

el sé­qui­to que los acom­pa­ña. Se­gún con­ta­ban, con el ob­je­ti­vo de pre­ser­var su in­ti­mi­dad. Con lo que via­jan, tie­ne has­ta ló­gi­ca. Pe­ro lo real­men­te ma­ra­vi­llo­so esa no­che fue ver có­mo du­ran­te la ce­na y la en­tre­ga del pre­mio, Nor­man Fos­ter di­bu­ja­ba en cual­quier pa­pel que tu­vie­ra cer­ca. Ga­ra­ba­tea­ba con­cen­tra­do. De­ján­do­se lle­var mien­tras los que nos di­mos cuen­ta mo­ría­mos por lle­var­nos ese tro­ci­to de ‘al­go’ a ca­sa y con­ser­var­lo has­ta el fin de los días. Los ge­nios se mues­tran ser­vi­les an­te la ins­pi­ra­ción y no en­tien­den de ce­nas. En su mis­ma me­sa, aten­to, se en­con­tra­ba el di­rec­tor ge­ne­ral de Mont­blanc España, Fran­cesc Car­mo­na, que tras re­gre­sar Ele­na del es­ce­na­rio, ya con su plu­ma Peggy, y ob­ser­var có­mo se la en­se­ña­ba a su ma­ri­do, se le­van­tó y ofre­ció la su­ya pro­pia al ar­qui­tec­to co­mo re­ga­lo im­pro­vi­sa­do. Una He­ri­ta­ge va­lio­sí­si­ma, mu­cho más mas­cu­li­na que la de su es­po­sa pa­ra que pu­die­ra usar­la sin pu­dor al­guno. Otro ge­nio.

La ac­triz Ma­ca­re­na Gómez, pre­sen­ta­do­ra del ac­to, jun­to a lady Fos­ter en el es­ce­na­rio. Dcha., Die­go Mar­tín. A la iz­quier­da, Ma­ca­re­na, de quien Ele­na Ochoa di­jo que te­nía un ai­re a Peggy Gug­gen­heim, jun­to al di­rec­tor ge­ne­ral de Mont­blanc España, Fran­cesc...

La me­ce­nas po­só pa­ra no­so­tros mi­nu­tos an­tes de la ce­na, ce­le­bra­da en el Mu­seo Gug­gen­heim de Bilbao. Al la­do, su ma­ri­do, lord Nor­man Fos­ter.

Iz­da., Lorenzo Cas­ti­llo, Al­fon­so Re­ye­ro, Fran­cesc Car­mo­na y la di­rec­to­ra de Co­mu­ni­ca­ción y Mar­ke­ting de Mont­blanc, Ce­lia Gon­zá­lez. Aba­jo, Fio­na Fe­rrer.

So­bre es­tas lí­neas, el di­se­ña­dor Juan Ave­lla­ne­da, el an­ti­cua­rio Hu­go Por­tuon­do y el re­la­cio­nes pú­bli­cas Carlos Ma­ri­na, que for­mó par­te de la or­ga­ni­za­ción del ac­to.

AR­TE A RAU­DA­LES Arri­ba, una de las plu­mas ex­pues­tas en el mu­seo esa no­che, de la que so­lo exis­ten me­nos de mil uni­da­des. Dcha., el es­pec­ta­cu­lar mon­ta­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.