ES­TA VEZ, ¿SÍ?

ABC - Hoy Corazón - - EXCLUSIVA - POR AN­NE IGAR­TI­BU­RU Una can­ción pa­ra la oca­sión: ‘HE­RE CO­MES DE SUN’, ver­sión de Ja­mes Tay­lor con Yo-yo Ma.

YYa hue­le a cam­pa­ña. Nos he­mos da­do cuen­ta, ¿ver­dad? Cla­ro... Acuer­dos, alian­zas, lla­ma­das con ofer­tas de coa­li­ción, es­tra­te­gias de cam­pa­ña, un ‘no, gra­cias’. Ve­re­mos en qué que­da to­do. Los po­lí­ti­cos ase­gu­ran que se­rán aus­te­ros en la co­mu­ni­ca­ción en es­ta se­gun­da ron­da. Sin gas­tos su­per­fluos ni pe­ga­da de car­te­les ni fo­lle­tos.

Se uti­li­zan In­ter­net, hash­tags, men­sa­jes cru­za­dos en pla­tós de te­le­vi­sión o rue­das de pren­sa y al­gu­na foto que otra to­man­do una cer­ve­za en las re­des pa­ra con­tar el es­ta­do de las co­sas. Si to­tal, «ya nos co­no­ce­mos to­dos», co­mo de­cía aquel. Y ra­zón no le fal­ta a la fra­se aun­que aun nos da­rán al­gu­na sor­pre­sa, no

enor­me, ima­gi­na­mos, pe­ro al­go pue­de que su­ce­da. Sí que es una cam­pa­ña dis­tin­ta. Llue­ve so­bre mo­ja­do y se adi­vi­na un blo­que muy frac­cio­na­do que une fuer­zas pa­ra en­fren­tar­se a los otros dos más compactos y tra­di­cio­na­les con al­guno a me­dio ca­mino. Cla­ro que to­do pue­de cam­biar. Y quién sa­be con quién se to­ma­rán aho­ra unas ‘ca­ñi­tas’ o lo que sea.

No es­ta­mos ya pa­ra per­der más tiem­po pe­ro que­da mu­cho por ver. Va­mos a por unas se­ma­nas ‘can­si­nas’, me te­mo, pa­ra los ciu­da­da­nos que es­ta­mos has­tia­dos de quie­tud. Y no es de ex­tra­ñar que tres de ca­da cua­tro es­pa­ño­les sien­tan que la cla­se po­lí­ti­ca no se preo­cu­pa de lo que ver­da­de­ra­men­te im­por­ta. ¿Cree­mos de ver­dad que al­go po­drá ser so­lu­cio­na­do tras es­tas elec­cio­nes? ¿Di­re­mos en­ton­ces: «po­drían ha­ber­lo he­cho an­tes» o «pa­ra es­te via­je no ha­cían fal­ta al­for­jas»? Mien­tras tan­to, per­ma­ne­ce­mos ca­lla­dos y ex­pec­tan­tes. No que­re­mos sen­tir que no pin­ta­mos na­da y a nues­tra ma­ne­ra nos ex­pre­sa­mos o es­cu­cha­mos vo­ces que se al­zan pa­ra cla­mar que es­to rue­de y evo­lu­cio­ne.

Es­tre­lla Mo­ren­te, sin ir más le­jos, de nue­vo es­ta se­ma­na pa­sa­da me ha emo­cio­na­do. Es­ta vez, can­tan­do con ese arro­jo que so­lo ella tie­ne, que con los años ma­du­ra y se asien­ta has­ta ha­cer­se pre­sen­te co­mo po­cas an­te el pú­bli­co. Re­ti­ra el mi­cró­fono de la bo­ca y mi­ra al au­di­to­rio can­tan­do Vol­ver, co­mo si pi­die­ra un po­co de cor­du­ra con ese vol­ver al sen­ti­do co­mún. Con esa mi­ra­da y ese aplo­mo que me con­mue­ve, can­ta mien­tras pien­so en su pa­dre, el gran En­ri­que Mo­ren­te, por cu­ya ca­sa en el Al­bai­cín pa­so a me­nu­do, y en el ar­te que lle­va ‘la ni­ña’, que aho­ra es to­da una da­ma.

Vein­te años no es na­da, si­gue Es­tre­lla, y cla­ma acuer­do en­tre los po­lí­ti­cos. Al­gu­nos se sor­pren­den, otros im­pac­ta­dos no sa­ben si aplau­dir, pe­ro al fi­nal, el pú­bli­co se rin­de an­te la evi­den­cia. Y es que, al ar­te no se le pue­den po­ner ba­rre­ras. Es uni­ver­sal y eso lo sa­be­mos bien. El ta­len­to de Mo­ren­te es ca­paz de acer­car más de lo que los dipu­tados pue­den, por­que no les ter­mi­na de ca­lar en la piel. Lás­ti­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.