FE­LI­PE AL­CAN­ZA LA MA­YO­RÍA DE EDAD

ABC - Hoy Corazón - - Agenda De Palacio - POR AL­MU­DE­NA MAR­TÍ­NEZ-FORNÉS

FFe­li­pe de Ma­ri­cha­lar y de Bor­bón, al que sus ami­gos lla­man Pi­pe y los des­co­no­ci­dos Froi­lán, es­tá apu­ran­do en un in­ter­na­do de Es­ta­dos Uni­dos sus dos úl­ti­mos me­ses co­mo me­nor de edad. El hi­jo de la In­fan­ta Ele­na y Jai­me de Ma­ri­cha­lar cum­pli­rá 18 años el pró­xi­mo 17 de ju­lio y se con­ver­ti­rá en el pri­mer nie­to de don Juan Carlos y do­ña So­fía que al­can­ce la ma­yo­ría de edad.

A par­tir de ese mo­men­to, Fe­li­pe per­de­rá la es­ca­sa pro­tec­ción que se le ha brin­da­do has­ta aho­ra por ser me­nor y que en su ca­so se ha li­mi­ta­do a no pu­bli­car fo­tos que fue­ron to­ma­das sin la pre­sen­cia de sus pa­dres o abue­los. Es­ta nor­ma le ha per­mi­ti­do dis­fru­tar de cier­ta in­ti­mi­dad en las sa­li­das con sus ami­gos, aun­que lo cier­to es que ha si­do in­cum­pli­da en al­gu­nas oca­sio­nes.

Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción nun­ca han apli­ca­do a Fe­li­pe la pro­tec­ción es­pe­cial de la que go­zan los me­no­res de edad en Es­pa­ña pa­ra que pue­dan desa­rro­llar­se en un am­bien­te de nor­ma­li­dad, al mar­gen de que sus pa­dres o sus abue­los sean fi­gu­ras pú­bli­cas. De he­cho, ni si­quie­ra se le han pi­xe­la­do los ojos en las fo­tos ro­ba­das. Pe­ro lo más gra­ve han si­do las in­for­ma­cio­nes, mu­chas de ellas fal­sas, que se han di­vul­ga­do so­bre su vi­da, co­mo sus su­pues­tos ex­pe­dien­tes aca­dé­mi­cos, sus pe­leas con sus pri­mos o sus sim­pa­tías por de­ter­mi­na­das fuer­zas po­lí­ti­cas, que des­pués fue­ron des­men­ti­das por su pa­dre. De los ocho nie­tos de don Juan Carlos y do­ña So­fía, Fe­li­pe ha si­do el más ex­pues­to al aco­so de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, que le con­vir­tie­ron des­de el pri­mer mo­men­to en una ce­le­bri­dad. Tan­to la pren­sa co­mo la opi­nión pú­bli­ca rie­ron siem­pre con com­pla­cen­cia, e in­clu­so ad­mi­ra­ción, las tra­ve­su­ras y ocu­rren­cias de aquel ni­ño re­vol­to­so y osa­do cu­yo com­por­ta­mien­to es­pon­tá­neo ani­ma­ba las com­pa­re­cen­cias ex­ce­si­va­men­te pro­to­co­la­rias y con­te­ni­das de la Fa­mi­lia Real an­te las cá­ma­ras. Sus apa­ri­cio­nes con una bre­cha en la fren­te o dan­do pa­ta­das a Vic­to­ria Ló­pez Que­sa­da en la bo­da de don Fe­li­pe y do­ña Le­ti­zia lle­na­ron ho­ras y ho­ras de ter­tu­lia en los pro­gra­mas de te­le­vi­sión, dan­do al ni­ño un pro­ta­go­nis­mo a to­das lu­ces con­tra­pro­du­cen­te. Con el pa­so del tiem­po, aque­llas tras­ta­das evo­lu­cio­na­ron a peor y em­pe­za­ron a de­jar de ha­cer gra­cia en el mo­men­to más de­li­ca­do pa­ra su ma­du­ra­ción, la ado­les­cen­cia. Al­gu­nas, co­mo cuan­do se le es­ca­pó el ti­ro de una es­co­pe­ta en el pie, su­pe­raron el um­bral de la anéc­do­ta. A la vez, Fe­li­pe se can­só de ex­po­ner­se a la lu­pa de una pren­sa que mag­ni­fi­ca­ba to­do lo que ha­cía y mos­tró su re­cha­zo a los fo­tó­gra­fos con ges­tos de har­taz­go, co­mo sa­car la len­gua o ha­cer una pei­ne­ta, con los que se­guía ali­men­tan­do su fa­ma de ni­ño re­bel­de.

Al fi­nal, el hi­jo de do­ña Ele­na so­lo ha con­se­gui­do cre­cer ale­ja­do de las cá­ma­ras y dis­fru­tar de in­ti­mi­dad du­ran­te las eta­pas en las que, co­mo aho­ra, ha vi­vi­do en el ex­tran­je­ro, don­de so­lo es un jo­ven más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.