GRA­CE JO­NES PAN­TE­RA EN LI­BER­TAD

ACA­BA DE PU­BLI­CAR SU AU­TO­BIO­GRA­FÍA, AUN­QUE EL TÍ­TU­LO ES IGUAL DE DES­CON­CER­TAN­TE QUE ELLA MIS­MA: ‘NUN­CA ES­CRI­BI­RÉ MIS ME­MO­RIAS’. EL ICONO ‘QUEER’ VUEL­VE A LA CAR­GA.

ABC - Hoy Corazón - - Reportaje - POR LUIS NEMOLATO

Acu­día a las fies­tas ves­ti­da úni­ca­men­te con un co­llar de huesos blan­cos al cue­llo. Tru­man Ca­po­te y Andy War­hol que­da­ban so­lí­ci­tos con ella al me­dio­día pa­ra sa­ber el ta­ma­ño de los miem­bros de sus con­quis­tas de aque­lla ma­dru­ga­da mien­tras ella lia­ba un po­rro mo­ja­do en al­gún pro­duc­to quí­mi­co con sus ma­nos de ébano. Keith Ha­ring pin­ta­ba so­bre su cuer­po las me­jo­res de sus obras efí­me­ras que des­apa­re­cían con el fra­gor de su bai­le de ama­zo­na so­bre las ba­rras de los clu­bes gays del Ma­rais. Pa­ti­na­ba so­bre la pis­ta de Stu­dio 54 con el pu­bis te­ñi­do de tin­te fluo­res­cen­te al tiem­po que Bian­ca Jag­ger irrum­pía so­bre un cor­cel blan­co a lo Lady Go­di­va… Gra­ce Jo­nes lo­gró rom­per los lí­mi­tes y vi­vir en las fron­te­ras, bas­cu­lar en­tre los se­xos, di­fu­mi­nar lo mas­cu­lino y lo fe­me­nino, lo mo­ral­men­te re­pro­ba­ble con el pla­cer de la vi­da y los sen­ti­dos, lo te­rre­nal con lo di­vino, tras­cen­der lo hu­mano pa­ra ser al­go ca­si ani­mal. Ca­si an­dró­gino. Ca­si ex­tra­te­rres­tre. Na­ci­da pa­ra pecar en un mun­do en el que no exis­te el pe­ca­do. Aca­ba de cum­plir 68 años y se con­fir­ma: Gra­ce Jo­nes es una de las po­cas su­per­vi­vien­tes de una épo­ca ca­si li­sér­gi­ca y ex­ce­si­va. Qui­zá por eso nos re­ga­la sus me­mo­rias no me­mo­rias. Al­go tan in­cla­si­fi­ca­ble co­mo ella. Icono que no quie­re ser­lo. Di­va que se pe­lea con la pa­la­bra. Mo­de­lo a la que le im­por­ta un pi­mien­to la mo­da. Can­tan­te que ha­bla. Ac­triz que da la es­pal­da. Ra­ra avis, noc­tur­na que, co­mo cuan­do era pe­que­ña, «ilu­mi­na­ba la sel­va ja­mai­ca­na co­mo una lu­ciér­na­ga: mis dien­tes y mis ojos eran lo úni­co que se veía en el ho­ri­zon­te cuan­do caía la no­che».

SUS ‘NO ME­MO­RIAS’

Nun­ca es­cri­bi­ré mis me­mo­rias se ti­tu­lan las 400 pá­gi­nas en las que la que fue­ra chi­ca –ma­la– Bond re­la­ta su vi­da en un gui­ño a uno de los ver­sos de su can­ción Art Grou­pie (1981), por­que en reali­dad ella nun­ca qui­so es­cri­bir na­da. La con­ven­cie­ron. Y por­que, sea­mos sin­ce­ros, cuan­do se ha vi­vi­do de no­che, los días des­apa­re­cen, y si se es in­ca­paz de re­cor­dar có­mo se ha lle­ga­do a una u otra ca­ma, mu­cho me­nos, con quién se le­van­ta al la­do, lo que hi­zo y cuán­tas ve­ces, los años pa­san en un sus­pi­ro mez­cla­do con hu­mo de ma­rihua­na.

Se ha con­ver­ti­do en no­ti­cia, por­que Gra­ce, la Jo­nes, nun­ca se ca­rac­te­ri­zó ni por ser bue­na ni por que­rer ser­lo. Y mu­cho me­nos fin­gir que lo es. Ella mar­có una épo­ca. Así que, que na­die ol­vi­de que ella fue pri­me­ro. Que co­mo los clá­si­cos de la pin­tu­ra ita­lia­na, hay que co­no­cer­los pa­ra trans­gre­dir­los. Va­mos, que ha mon­ta­do un po­llo por­que se ha des­pa­cha­do a gus­to con las nue­vas –y no tan nue­vas– rei­nas de la mú­si­ca. Des­de Ma­don­na, pa­san­do por An­nie Le­nox y Ky­lie Mi­no­gue, y ni qué de­cir tie­ne Lady Gaga, Katy Perry, Rihan­na, Nicky Mi­naj y Mi­ley Cy­rus, a las que ha pues­to a caer de un bu­rro.

NO FUE UNA MO­DA Por­que cuan­do en abril de 1977 un tem­plo lla­ma­do Stu­dio 54 abría sus puer­tas, tam­bién se inau­gu­ra­ba una era tan le­gen­da­ria co­mo fu­gaz y ex­ce­si­va en la que Gra­ce Jo­nes ejer­cía de ves­tal ro­ma­na tan exó­ti­ca co­mo dic­ta­to­rial: to­dos de­bían aca­tar sus de­seos co­mo si fue­ran ór­de­nes y bai­lar... y bai­lar. Con el pe­lo ra­pa­do, sus ves­ti­dos de co­ta de ma­lla, sus la­bios cho­co­la­te y las sie­nes re­cor­ta­das co­mo un mi­li­tar si­de­ral, mi­ra­ba al pú­bli­co co­mo si fue­ran sus es­cla­vos. Eran su­yos. Se mo­vían a su rit­mo. Por­que sus can­cio­nes – La Vie en Ro­se, I Need a Man, himno gay ad fi­ni­tum– eran la ban­da so­no­ra de al­go tan eté­reo co­mo el lu­jo y su ima­gen era co­mo la de un pan­to­crá­tor bí­bli­co… To­do lo de­más, 40 años des­pués, si­gue sien­do pa­ca­to y un jue­go de ni­ños in­com­pa­ra­ble a sus ges­tas. ¿Un be­so lés­bi­co en­tre Ma­don­na y Brit­ney Spears? ¿Su­bir­se en ro­pa in­te­rior so­bre una bo­la de de­mo­li­ción? ¡Va­mos, por Dios! «El pro­ble­ma de las mi­leys y las do

ri­ses es que no tie­nen vi­sión a lar­go pla­zo. Siem­pre hay una sus­ti­tu­ta pre­pa­ra­da. Me dan lás­ti­ma. Pier­den la ca­be­za, el nor­te. Y aun­que apa­ren­tan ser in­dó­mi­tas, no son li­bres. Po­bres… Vis­ten co­mo si desafia­ran al sta­tu

quo, pe­ro esas ro­pas, mue­cas, ta­tua­jes y pe­chos al ai­re son el sta­tu quo », di­ce des­de la voz de la ex­pe­rien­cia. No es pre­po­ten­cia. Ni al­ti­vez. Es so­lo un he­cho. Ella no fue una mo­da. Fue un es­ta­do de áni­mo ge­ne­ra­cio­nal. «Las ten­den­cias vie­nen y van. Unas quie­ren ser co­mo Mi­ley Cy­rus y otras, co­mo Rihan­na. Unas, co­mo Lady Gaga y otras, co­mo Ma­don­na. Nin­gu­na de ellas me gus­ta, ex­cep­to por el he­cho de que to­das han in­ten­ta­do ser co­mo yo (...). A ve­ces ro­ban des­ca­ra­da­men­te, otras ve­ces se ins­pi­ran, pe­ro lo cier­to es que no hay na­da nue­vo ba­jo el sol». Es la pa­la­bra de al­guien que es­tá por en­ci­ma del bien y del mal por­que ella en­glo­ba am­bas co­sas. «En cier­to mo­do, es co­mo ser pro­fe­so­ra, que es lo que siem­pre qui­se ser. Al fin y al ca­bo, ser pro­fe­so­ra es pa­sar tu co­no­ci­mien­to a las que es­tán em­pe­zan­do».

ADO­LES­CEN­CIA PRE­COZ Pe­ro va­ya­mos por par­tes. «Na­cí. Su­ce­dió el día que me­nos se me es­pe­ra­ba». Así em­pie­za su bio­gra­fía. Dos fra­ses tan cor­tas co­mo des­con­cer­tan­tes. Co­mo un ani­mal, jue­ga a eso, a des­con­cer­tar­te. Así la ca­za es más fá­cil. Gra­ce Jo­nes es im­pre­de­ci­ble, por­que es­tá acos­tum­bra­da a ca­zar. A dar den­te­lla­das a la vi­da de la ma­ne­ra más sal­va­je. Ella atri­bu­ye es­ta vi­ta­li­dad in­com­bus­ti­ble a su die­ta de vino tin­to y os­tras, pe­ro qui­zá ten­ga que ver con esa cu­na en la que na­ció. El seno de una fa­mi­lia ja­mai­ca­na en la que su abue­lo era un pas­tor pen­te­cos­tal un­tra­con­ser­va­dor que le ha­cía

“SO­LÍA IR CU­BIER­TA SO­LO CON ‘GLIT­TER’ O CON UNA GO­RRA DE BÉIS­BOL. NA­DA MÁS”

tra­gar con pa­sa­jes de la Bi­blia a gol­pe de sa­cu­di­da de he­bi­lla en su es­pal­da. Una in­fan­cia mar­ca­da por la au­sen­cia de sus pa­dres, emi­gran­tes en Es­ta­dos Uni­dos, que la res­ca­ta­ron de aquel in­fierno a los diez años. Sal­tó de la sel­va is­le­ña a la ma­yor jun­gla de as­fal­to, al tiem­po que su ma­dre, cos­tu­re­ra, le co­pia­ba los úl­ti­mos di­se­ños de Gi­venchy que apa­re­cían en sus re­vis­tas. Ella los lu­cía co­mo un lar­guí­si­mo pa­lo de es­co­ba en las ‘dis­cos’. Pri­me­ro en las de su ba­rrio, des­pués en las de Nue­va York. A los 15 años ya ha­bía pro­ba­do el LSD y an­tes de los 18, se ha­bía fu­ga­do con uno de sus pro­fe­so­res. Era evi­den­te, es­ta­ba con­de­na­da a pecar. Eso sí, la co­caí­na nun­ca es­tu­vo en su die­ta de es­ti­mu­lan­tes noc­tur­nos. Pre­fe­ría los quaa­lu­des y el pop­per. Y so­bre to­do, el se­xo, pe­ro no se­xo nor­mal, sino dan­do mu­cho la no­ta. Es­tu­dia­ba en­ton­ces pa­ra ser pro­fe­so­ra de es­pa­ñol. No en vano en su cer­ti­fi­ca­do de na­ci­mien­to apa­re­ce Spa­nish town co­mo el lu­gar don­de vio la luz, y ella mis­ma, Be­verly Gra­ce Jo­nes, ase­gu­ra que de aque­llas cla­ses, le vie­ne la ve­na do­mi­na­trix… Pron­to se per­dió en­tre co­mu­nas hip­pies y ca­sas de hom­bres des­co­no­ci­dos… Fue en­ton­ces cuan­do se des­po­jó de su pri­mer nom­bre. Al­guien le su­gi­rió que po­dría ga­nar­se unos dó­la­res sa­can­do par­ti­do a ese cuer­po de hom­bre y esa ca­ra tan po­co con­ven­cio­nal tra­ba­jan­do co­mo mo­de­lo y que ese Be­verly, tan dul­ce, ha­bía que ol­vi­dar­lo. Fi­chó co­mo Gra­ce Jo­nes pa­ra Wil­he­mi­na, no po­día ser otra. Era la agen­cia a la que per­te­ne­cían las ca­ras ra­ras que cu­brían los fan­zi­nes más in del mo­men­to. La pro­pia Wil­he­mi­na la vio y lo tu­vo cla­ro. No era ame­ri­ca­na y da­ba mie­do. Pe­ro tam­po­co era de­ma­sia­do ja­mai­ca­na. Ni tam­po­co era eu­ro­pea, cla­ro… Qui­zá allí lla­ma­ría la aten­ción. «Ve­te a Eu­ro­pa. Te en­ten­de­rán me­jor». Y «Pa­rís me ado­ró», re­la­ta en su li­bro. Pe­ro «no tan­to por mi as­pec­to… Por lo cha­la­da que es­ta­ba».

REI­NA EN LA CA­PI­TAL FRAN­CE­SA Y sí, Pa­rís, co­mo pa­ra He­min­way, era una fies­ta. Con­ti­nua. Se enamo­ró de un ver­da­de­ro rey del mo­men­to. Ni can­tan­te ni mú­si­co ni ac­tor ni mo­de­lo ni dee­ler ni edi­tor o due­ño de un club de mo­da… De un pe­lu­que­ro. An­dré. Con él tu­vo su pri­mer or­gas­mo, por­que el es­ti­lis­ta te­nía «unos de­dos pro­di­gio­sos» con los que pri­me­ro es­cul­pió y pin­tó su ca­be­za y lue­go le hi­zo go­zar de «un se­xo de otra era, de otro sis­te­ma so­lar». Y así, más re­la­ja­da y con el pe­lo cor­to, se fra­guó la le­yen­da. Una le­yen­da que ella se en­car­gó de ade­re­zar. Eran los 70, ha­bía cru­za­do el océano, pe­ro se­guía sin un du­ro. Te­nía que com­par­tir pi­so. En­con­tró uno bas­tan­te bien si­tua­do. Con dos mo­de­los. Una, con ín­fu­las de ac­triz. Se lla­ma­ba Jes­si­ca Lan­ge. La otra, te­xa­na, muy hor­te­ra, pe­ro im­pre­sio­nan­te, Jerry Hall. Las tres eran co­mo las dis­tin­tas par­tí­cu­las que com­po­nen un áto­mo con po­ten­cia nu­clear. Arra­sa­ron la ca­pi­tal fran­ce­sa co­mo si fue­ra un ato­lón del Ín­di­co. Y lo que ga­na­ban se lo gas­ta­ban en bo­te­llas de cham­pán. En­la­za­ban fies­tas pri­va­das con dis­co­te­cas, se­sio­nes de fo­tos y vuelta a em­pe­zar. A ve­ces, ol­vi­da­ban la ro­pa en al­gu­na de sus pa­ra­das. «So­lía ir cu­bier­ta so­lo con glit­ter o con una go­rra de béis­bol. Na­da más. Era al­go muy li­be­ra­dor. Jerry y yo nos re­vol­cá­ba­mos bai­lan­do por el sue­lo. Era al­go ex­hi­bi­cio­nis­ta. Y que Jerry siem­pre ha sa­bi­do di­ver­tir­se de una ma­ne­ra fe­roz». Es muy di­ver­ti­da una anéc­do­ta en la que Jo­nes cuen­ta co­mo una no­che Mi­chael Dou­glas y Jack Ni­chol­son se pre­sen­ta­ron a las puer­tas de un des­fi­le, de Is­sey Mi­ya­ke por cier­to, con dos li­mu­si­nas. Ni­chol­son in­vi­tó a to­das las mo­de­los a su­bir al co­che ci­tán­do­las una a una a lo lar­go de la no­che. Jo­nes fue la úni­ca que no ca­yó ren­di­da a sus en­can­tos. Al me­nos, eso es lo que ju­ra y per­ju­ra.

Y en una de esas no­ches de­sen­fre­na­das y sin nor­mas, las des­cu­brió An­to­nio Ló­pez, ilus­tra­dor en Vo­gue y The New York Ti­mes, a quien am­bas le de­ben su repu­tación de mu­je­res in­dó­mi­tas. Pron­to, sus nom­bres eran un re­cla­mo en to­das las fies­tas. Eran la pro­po­si­ción más indecente y sor­pren­den­te. Y an­tes de que des­fi­la­ran pa­ra ellos, las des­cu­brie­ron así, pin­tan­do en los már­ge­nes de la no­che, Yves Saint-Lau­rent, Clau­de Mon­ta­na, Ken­zo Ta­ka­da o Ar­ma­ni cuan­do ya ha­bían de­ja­do bo­quia­bier­tas a to­das las men­tes bienpen­san­tes del país… Fue en­ton­ces cuan­do Hel­mut New­ton la ben­di­jo con su cá­ma­ra y po­co des­pués, al­guien le vol­vió a de­cir: «Tu mun­do no es la mo­da. Es la mú­si­ca. Pién­sa­lo». Y sí, la mú­si­ca se con­vir­tió pa­ra ella en su ver­da­de­ra y úni­ca ob­se­sión. Ella era ex­hi­bi­cio­nis­ta, pe­ro «no fa­tua ni nar­ci­sis­ta» y tan­to tra­po la es­ta­ba de­vo­ran­do. ¿MA­RI­DO? NO, GRA­CIAS «Soy ‘dis­co’ y soy dadá, soy sen­sual y su­rrea­lis­ta, y tu­ve mis opor­tu­ni­da­des pa­ra se­guir el ca­mino fá­cil y con­ver­tir­me en es­tre­lla pre­de­ci­ble. Pe­ro siem­pre rechacé ha­cer lo ob­vio, no co­mo otras...». Re­gre­só a Nue­va York y Tom Moul­ton fli­pó al oir­la can­tar. «Le di­je que pa­re­cía Be­la Lu­go­si, pe­ro ella era muy agre­si­va y es­ta­ba dis­pues­ta a con­se­guir lo que que­ría», cuen­ta en una en­tre­vis­ta el pro­duc­tor mu­si­cal pa­ra The Guar­dian. Y aun­que sus pri­me­ros dis­cos fue­ron éxi­tos muy mi­no­ri­ta­rios, ella no ce­jó en su em­pe­ño. Te­nía un tem­plo don­de dar­se rien­da suel­ta y ser otra vez el ojo del hu­ra­cán. Su­bir­se a una mo­to en­tre hom­bres des­nu­dos, fu­mar­se un ‘pe­ta’ im­preg­na­do en pol­vo de án­gel con Di­vi­ne mien­tras Andy War­hol mi­ra­ba y ella mo­ría de ce­los cuan­do Hall ca­za­ba fi­nal­men­te a Mi­ke Jag­ger, aman­te de am­bas, y se con­for­ma­ba bai­lan­do con Mi­chael Jack­son. Se­gún Jo­nes los dos es­ta­ban he­chos el uno pa­ra el otro y de­be­rían ha­ber con­traí­do ma­tri­mo­nio. Por cier­to, ella no se ha ca­sa­do, pe­ro sí ha te­ni­do un hi­jo, Pau­lo, na­ci­do de su re­la­ción con el ilus­tra­dor y fo­tó­gra­fo Jean Paul Gou­de, ar­tí­fi­ce de al­gu­nas de sus imá­ge­nes que han pa­sa­do a la pos­te­ri­dad. Y has­ta es abue­la. Pe­ro vol­va­mos a los años 70. Su ima­gen era tan ex­tra­ña que pa­re­cía un an­droi­de caí­do del cie­lo pa­ra enamo­rar a hom­bres y mu­je­res, y aun­que hay quien ase­gu­ra que Jo­nes se per­día en­tre las sá­ba­nas de los hi­jos de Urano y de Ve­nus, la ja­mai­ca­na man­tie­ne en sus me­mo­rias que la úni­ca mu­jer con la que le hu­bie­ra gus­ta­do es­tar es su ami­ga y ri­val, Ti­na Tur­ner. Y pa­sa­ron los años has­ta que, en los 80, Gra­ce ex­plo­tó. A fi­na­les de la dé­ca­da, tres ál­bu­mes dis­co, Port­fo­lio (1977), Fa­me (1978) y Mu­se (1979), la con­vir­tie­ron en una di­va a su pe­sar. Era la Mar­le­ne Die­trich ne­gra y sus apa­ri­cio­nes en te­le­vi­sión eran un es­cán­da­lo. Pe­ro los 80… Los 80 fue­ron su mo­men­to. I Need a Man la con­vir­tió en rei­na queer qui­zá por­que tam­po­co po­día ser de otra ma­ne­ra. Gra­ce ha­bía em­pe­za­do a ir clu­bes gays con su her­mano Ch­ris. De es­te di­ce que no es so­lo su her­mano, sino que es al­go así co­mo su otra mi­tad. «Yo na­cí un po­co más mas­cu­li­na, una chi­ca con par­te de la mas­cu­li­ni­dad que le fal­ta­ba a él. Y Ch­ris te­nía al­go de la fe­mi­ni­dad de la que yo ca­re­cía», re­ve­la en es­tas ‘no me­mo­rias’ tan par­ti­cu­la­res. Sus ojos fue­ra de las ór­bi­tas mar­ca­ban la his­to­ria del cine en Pa­no­ra­ma pa­ra ma­tar (1985) don­de

“SOY ‘DIS­CO’ Y SOY DADÁ. SIEM­PRE RECHACÉ HA­CER LO OB­VIO, NO CO­MO OTRAS”

in­ter­pre­ta­ba a May Day, una ‘an­ti­chi­ca’ Bond que ful­mi­na­ba en ca­da plano a un Ro­ger Moo­re que tem­bla­ba co­mo un flan. « Por fa­vor, de­ja de mi­rar­me de esa for­ma, con to­do ese ve­neno», le de­cía Moo­re in­ca­paz de su­pe­rar la in­co­mo­di­dad de dar la ré­pli­ca a una mu­jer más hom­bre que cual­quie­ra. Al­go que so­lo a gol­pe de múscu­lo pu­do su­pe­rar un año an­tes Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger ga­nan­do 11 ki­los más de fi­bra pa­ra so­por­tar men­tal­men­te el com­por­ta­mien­to «agre­si­vo » de la ac­triz du­ran­te el ro­da­je de Co­nan el des­truc­tor. Tam­bién fue­ron años de equi­vo­ca­cio­nes y Jo­nes se fue ale­jan­do de la in­dus­tria. Del cine. De la mú­si­ca. «Te­nía que com­por­tar­me co­mo una zo­rra pa­ra man­te­ner cual­quier ti­po de au­to­ri­dad. Si hu­bie­se si­do un hom­bre, nun­ca hu­bie­ra si­do con­si­de­ra­da una zo­rra». Eran los 90. EL RE­SUR­GIR Re­gre­só 18 años des­pués, sien­do abue­la, en 2008 con un ál­bum es­pec­ta­cu­lar, Hu­rri­ca­ne, y, des­de en­ton­ces y a sus 6o y pi­co años, no ha de­ja­do de tra­ba­jar. Con los más gran­des. Con Pa­va­rot­ti en 2002. Y has­ta can­tan­do en el ju­bi­leo de dia­man­te de la rei­na de In­gla­te­rra. Ves­ti­da de Phi­lip Treacy y des­nu­da, otra vez, por Keith Ha­ring, in­clu­so in­ter­pre­tan­do la ban­da so­no­ra ori­gi­nal de la nue­va tri­lo­gía de cul­to pa­ra los ado­les­cen­tes: Los jue­gos del ham­bre. Su sex ap­peal no ha per­di­do ni un ápi­ce. Ni su vio­len­cia ni su ca­pa­ci­dad pa­ra el es­cán­da­lo y pa­ra ser la lo­ca más in­men­sa que ha pi­sa­do un es­ce­na­rio. Es una gi­gan­te de 1,79 me­tros, pe­ro su som­bra es ki­lo­mé­tri­ca. Pe­ro no es una di­va. No. No lo es. «Ka­te (Moss) me di­ce que soy la úni­ca per­for­mer que me­re­ce real­men­te ser lla­ma­da di­va. Yo la res­pe­to. Y has­ta la quie­ro. Pe­ro lle­ga­dos a ese pun­to dis­cu­ti­mos. Odio la pa­la­bra di­va, por­que es­tá muy gas­ta­da. Pre­fie­ro que me lla­men otra co­sa. Pre­fie­ro que me lla­men Jo­nes». Exac­to es La Jo­nes. Ya no vi­ve en Nue­va York. Ha re­gre­sa­do a Ja­mai­ca, don­de ha es­ta­ble­ci­do su ba­se de ope­ra­cio­nes. El lu­gar don­de vi­ve tran­qui­la fue­ra del rui­do. Eso ya no le gus­ta. Y allí, en­tre pal­me­ras y tri­to­nes, vuel­ve a lla­mar­se Be­verly. Ne­ce­si­ta­ba en­con­trar la luz. Esa que, cuan­do era pe­que­ña, des­pe­dían sus dien­tes y sus ojos cuan­do caía la no­che en la is­la.

MU­CHO AMOR SO­LO UN HI­JO Nun­ca lle­gó a pa­sar por el al­tar, pe­ro sí tu­vo un hi­jo, Pau­lo (de­re­cha), fru­to de su re­la­ción con el ilus­tra­dor y fo­tó­gra­fo Jean Paul Gou­de (arri­ba).

SUS AMIS­TA­DES A la iz­da., Gra­ce jun­to a Ju­lie Budd y Di­vi­ne. So­bre es­tas lí­neas, po­san­do con Jerry Hall, con quien arra­só en la no­che pa­ri­si­na. De Ti­na Tur­ner (arri­ba), di­jo que se­ría la úni­ca mu­jer con la que po­dría es­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.