“Sin glu­ten por fa­vor, soy ce­lía­co”

ABC - Hoy Corazón - - El Bazar De Samantha - POR DAVID SALDAÑA

La en­fer­me­dad ce­lía­ca es­tá pro­du­ci­da por una reac­ción del sistema in­mu­ni­ta­rio fren­te al glu­ten, que es una sus­tan­cia pre­sen­te en al­gu­nos ce­rea­les co­mo el tri­go, en per­so­nas pre­dis­pues­tas ge­né­ti­ca­men­te. Se pro­du­cen en ella di­fe­ren­tes síntomas y afec­ta­ción de múl­ti­ples ór­ga­nos, so­bre to­do el apa­ra­to di­ges­ti­vo. Es­te mes se ha ce­le­bra­do el Día in­ter­na­cio­nal de la en­fer­me­dad ce­lía­ca y co­no­ce­mos a múl­ti­ples per­so­na­jes fa­mo­sos con es­ta en­fer­me­dad, co­mo Mi­ley Cy­rus, Novak Djokovic o la con­de­sa de Ro­ma­no­nes, a la que se le diag­nos­ti­có a la edad de 76 años. Otros fa­mo­sos, co­mo la ac­triz Gwy­neth Pal­trow o la ex­can­tan­te Vic­to­ria Beck­ham, op­tan por lle­var una die­ta sin glu­ten aun­que no sean ce­lía­cos. Es­to se de­be a que de for­ma po­pu­lar se pien­sa que es­to es más sano y evi­ta ga­nar pe­so. Pe­ro se ha de­mos­tra­do que no es así, la res­tric­ción de ali­men­tos ri­cos en glu­ten no se aso­cia a la pér­di­da de pe­so y en al­gu­nos ca­sos in­clu­so pue­de ser lo con­tra­rio. Se sa­be que afec­ta a una de ca­da 100 per­so­nas y en Es­pa­ña se cal­cu­la que la tie­nen unas 450.000. Una de ca­da sie­te per­so­nas que la pa­de­cen no es­tá diag­nos­ti­ca­da, bien por­que pre­sen­tan for­mas po­co co­mu­nes o bien por­que no se han em­plea­do ade­cua­da­men­te los me­dios pa­ra rea­li­zar el diag­nós­ti­co. La en­fer­me­dad ce­lía­ca es el do­ble de fre­cuen­te en mu­je­res y pue­de apa­re­cer a cual­quier edad de la vi­da, tan­to du­ran­te la in­fan­cia co­mo en la ado­les­cen­cia. Y es muy fre­cuen­te tam­bién su apa­ri­ción en eda­des adul­tas. Su fre­cuen­cia es bas­tan­te ele­va­da en pa­cien­tes de la ter­ce­ra edad y se es­ti­ma que al­re­de­dor de un 20% de los pa­cien­tes tie­nen más de 60 años al mo­men­to del diag­nós­ti­co.

LOS SÍNTOMAS

La en­fer­me­dad ce­lía­ca es muy ca­ma­leó­ni­ca, los síntomas más co­mu­nes de­pen­de­rán del tiem­po de evo­lu­ción de la en­fer­me­dad y se­rán, en­tre otros, do­lor e hin­cha­zón ab­do­mi­nal, náu­seas y vó­mi­tos, dia­rreas ma­lo­lien­tes y abun­dan­tes, al­te­ra­cio­nes del rit­mo in­tes­ti­nal con pe­rio­dos de es­tre­ñi­mien­to, ma­la ab­sor­ción de

Una de ca­da sie­te per­so­nas que la pa­de­cen no lo sa­be

nu­trien­tes co­mo vi­ta­mi­nas, hie­rro u otros, con las con­si­guien­tes con­se­cuen­cias co­mo la des­nu­tri­ción, al­te­ra­ción del cre­ci­mien­to, pér­di­da de pe­so, pu­ber­tad tar­día, der­ma­ti­tis, al­te­ra­cio­nes he­ma­to­ló­gi­cas co­mo anemia, al­te­ra­cio­nes en el es­mal­te den­ta­rio u os­teo­po­ro­sis con frac­tu­ras aso­cia­das. Tam­bién son fre­cuen­tes los tras­tor­nos psi­co­ló­gi­cos que pue­den ser des­de apa­tía, can­san­cio y la irri­ta­bi­li­dad a la de­pre­sión y la an­sie­dad o bien tras­tor­nos neu­ro­ló­gi­cos, co­mo neu­ro­pa­tías o epi­lep­sia. Tam­bién pue­den pro­du­cir­se abor­tos e in­fer­ti­li­dad y ser un fac­tor fa­vo­re­ce­dor de cán­ce­res di­ges­ti­vos.

DIAG­NÓS­TI­CO

El diag­nós­ti­co se rea­li­za­rá me­dian­te un in­te­rro­ga­to­rio, un exa­men fí­si­co cui­da­do­so y una ana­lí­ti­ca que in­clu­ya los mar­ca­do­res pro­pios de la en­fer­me­dad. Co­mo sa­be­mos que lo an­te­rior no apa­re­ce en to­dos los ca­sos, se­rá ne­ce­sa­rio con­fir­mar el diag­nós­ti­co me­dian­te una biop­sia in­tes­ti­nal. Si los mé­to­dos diag­nós­ti­cos fa­llan y se si­gue sos­pe­chan­do la en­fer­me­dad, se pue­de re­ti­rar el glu­ten de la die­ta du­ran­te seis me­ses. Si me­jo­ra la sin­to­ma­to­lo­gía y la ana­lí­ti­ca, se con­si­de­ra un diag­nós­ti­co po­si­ti­vo. Así pues exis­ten al­gu­nos pa­cien­tes que pre­sen­tan los síntomas, al­te­ra­cio­nes ana­lí­ti­cas, ge­né­ti­cas y biop­sia in­tes­ti­nal com­pa­ti­ble con la en­fer­me­dad. Otros no ten­drán síntomas y el res­to de cri­te­rios se­rán po­si­ti­vos y otros in­clu­so con­su­mi­rán glu­ten sin desa­rro­llar cla­ra­men­te la en­fer­me­dad. La en­fer­me­dad tam­bién pue­de per­ma­ne­cer la­ten­te en per­so­nas ge­né­ti­ca­men­te pre­dis­pues­tas pu­dien­do desa­rro­llar­se con el tiem­po. Los ca­sos más tí­pi­cos sue­len ser los pro­du­ci­dos en la in­fan­cia y los más ra­ros los de la edad adul­ta.

TRATAMIENTO

Se ba­sa­rá en la res­tric­ción com­ple­ta de ali­men­tos que ten­gan glu­ten. Los pa­cien­tes de­be­rán to­mar ali­men­tos co­mo ver­du­ras, fru­ta, car­ne y pes­ca­do, le­gum­bres y ce­rea­les que no con­ten­gan es­ta sus­tan­cia, co­mo el arroz o el maíz. Es­ta die­ta se de­be­rá rea­li­zar du­ran­te to­da la vi­da y con ella se con­se­gui­rá una nor­ma­li­za­ción del fun­cio­na­mien­to del or­ga­nis­mo. Si se to­ma glu­ten, aun­que sea en pe­que­ñas can­ti­da­des, se pue­den pro­du­cir tras­tor­nos im­por­tan­tes, así pues de­be prio­ri­zar­se el con­su­mo de ali­men­tos na­tu­ra­les fren­te a los ela­bo­ra­dos o en­va­sa­dos, ya que en ellos es mas di­fí­cil ase­gu­rar la au­sen­cia de glu­ten. A los pa­cien­tes se les sue­le dar la re­gla mne­mo­téc­ni­ca de las tres

pés, evi­tar las pa­na­de­rías, pas­te­le­ría y piz­ze­rías, ya que en ellas abun­dan los pro­duc­tos ri­cos en tri­go. Se­gún re­fie­ren mu­chas per­so­nas, con la die­ta se pue­de lle­var una vi­da com­ple­ta­men­te nor­mal. Ca­da vez es más fre­cuen­te en­con­trar tien­das es­pe­cí­fi­cas o zo­nas es­pe­cial­men­te de­di­ca­das a ali­men­tos sin glu­ten en su­per­mer­ca­dos. Hoy en día se tie­ne más en cuen­ta a los ce­lía­cos gra­cias a la lu­cha de las aso­cia­cio­nes y a la ayu­da de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y de la so­cie­dad en ge­ne­ral. Si tie­ne al­guno de los síntomas o fa­mi­lia­res con es­ta en­fer­me­dad acu­da a su mé­di­co y re­cuer­de «sin glu­ten se pue­de ser fe­liz»

David Saldaña Ga­rri­do. Ci­ru­gía To­rá­ci­ca. Hos­pi­tal Ni­sa Pardo Ara­va­ca. Vi­ce­pre­si­den­te de NEUMOMADRID.

ca­da vez más pre­sen­te Los res­tau­ran­tes ca­da vez tie­nen más pro­duc­tos sin glu­ten en sus car­tas. Al igual que los su­per­mer­ca­dos.

NOVAK DJOKOVIC EDAD JO­VEN El te­nis­ta me­jo­ró su ren­di­mien­to so­bre la pis­ta cuan­do le fue diag­nos­ti­ca­do. GWY­NETH PAL­TROW POR DELGADEZ Algunas per­so­nas co­mo Vic­to­ria Beck­ham y Pal­trow pien­san que así evi­tan ga­nar pe­so. CON­DE­SA DE RO­MA­NO­NES EDAD AVAN­ZA­DA...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.