Del ‘có­li­co Mi­se­re­re’ a la apen­di­ci­tis

ABC - Hoy Corazón - - LATIDOS -

La pa­sa­da se­ma­na el ac­tor y di­rec­tor San­tia­go Se­gu­ra fue ope­ra­do de apen­di­ci­tis. Nu­me­ro­sos per­so­na­jes fa­mo­sos, co­mo Ra­fa Na­dal, Con­cha Velasco o el fut­bo­lis­ta Raúl Gon­zá­lez, han te­ni­do es­ta en­fer­me­dad, que es muy fre­cuen­te, pues­to que afec­ta a una de ca­da mil per­so­nas apro­xi­ma­da­men­te y sue­le apa­re­cer en­tre los 20 y los 30 años, so­bre to­do en hom­bres.

Es­ta en­fer­me­dad ha si­do una au­ten­ti­ca pla­ga en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. En la épo­ca de los egip­cios y en la an­ti­gua Gre­cia ya se des­cri­bie­ron los pri­me­ros ca­sos. Per­so­na­jes fa­mo­sos co­mo Ma­quia­ve­lo y Eras­mo de Rot­ter­dam fa­lle­cie­ron a cau­sa de ella. En Es­pa­ña he­mos es­cu­cha­do mu­chas ve­ces a nues­tros ma­yo­res ha­blar del ‘có­li­co Mi­se­re­re’. Es­te tér­mino se usó pa­ra des­cri­bir di­fe­ren­tes en­fer­me­da­des lo­ca­li­za­das en el ab­do­men –en­tre ellas la apen­di­ci­tis– y que irre­mi­si­ble­men­te cau­sa­ban la muer­te del des­di­cha­do pa­cien­te sin po­si­bi­li­da­des de re­ci­bir aten­ción mé­di­ca.

La apen­di­ci­tis no tu­vo tra­ta­mien­to sa­tis­fac­to­rio –la ci­ru­gía–, has­ta fi­na­les del si­glo XIX, don­de se des­cri­bie­ron los pri­me­ros ca­sos de pa­cien­tes ope­ra­dos que so­bre­vi­vían a es­te cua­dro. Es cu­rio­so que el rey Eduar­do VII de In­gla­te­rra, su­ce­sor de la Rei­na Vic­to­ria, se sal­va­ra por unos po­cos años, ya que fue uno de los pri­me­ros ca­sos ope­ra­dos en Reino Uni­do, te­nien­do que re­tra­sar su co­ro­na­ción dos se­ma­nas. Fal­tó po­co pa­ra que la apen­di­ci­tis cam­bia­ra par­te de la his­to­ria con­tem­po­rá­nea de Eu­ro­pa y al­te­ra­rá la ac­tual lí­nea di­nás­ti­ca de los bri­tá­ni­cos.

¿QUÉ ES LA APEN­DI­CI­TIS?

Es la in­fla­ma­ción del apén­di­ce, que es una zo­na del in­tes­tino si­mi­lar a un sa­co con for­ma de gu­sano o de de­do de un guan­te, de unos ocho o diez cen­tí­me­tros de lar­go, lo­ca­li­za­do en la par­te in­fe­rior de­re­cha del ab­do­men. El apén­di­ce es la úni­ca par­te del in­tes­tino que no tie­ne sa­li­da, es un fon­do de sa­co, y no se co­no­ce con exac­ti­tud su fun­ción. Se cree que po­dría ser un ves­ti­gio evo­lu­ti­vo o una zo­na de re­ser­va pa­ra la flo­ra in­tes­ti­nal. Cuan­do la en­tra­da se obs­tru­ye por una in­fec­ción, ma­te­ria fe­cal o por otras cau­sas más ra­ras co­mo un pa­rá­si­to o un tu­mor, la mu­co­si­dad que se pro­du­ce

de ma­ne­ra nor­mal que­da re­te­ni­da en su in­te­rior y se acu­mu­la pro­gre­si­va­men­te, in­fec­tán­do­se. Es­to pro­du­ce que el apén­di­ce se va­ya hin­chan­do y si no se tra­ta ade­cua­da­men­te, ter­mi­na por rom­per­se, arro­jan­do su con­te­ni­do en el ab­do­men pro­du­cien­do un cua­dro gra­ve lla­ma­do pe­ri­to­ni­tis.

¿QUÉ SÍN­TO­MAS PRO­DU­CE?

Los sín­to­mas tí­pi­cos son los co­no­ci­dos: un do­lor que co­mien­za pró­xi­mo al om­bli­go y que en las si­guien­tes 6-12 ho­ras se va lo­ca­li­zan­do en la par­te in­fe­rior de­re­cha del ab­do­men, don­de se en­cuen­tra el apén­di­ce. La pal­pa­ción del ab­do­men re­sul­ta­rá do­lo­ro­sa y au­men­ta­rá con la tos o al rea­li­zar mo­vi­mien­tos. El do­lor es el sín­to­ma más ca­rac­te­rís­ti­co, pe­ro so­lo ocu­rre en la mi­tad de los ca­sos. Tam­bién se po­drán producir otras se­ña­les, co­mo ma­les­tar ge­ne­ral, náu­seas, vó­mi­tos, dia­rrea o es­tre­ñi­mien­to, fie­bre, pér­di­da de ape­ti­to, etc.

¿QUÉ DE­BE­MOS HA­CER?

En ca­so de sos­pe­char que po­de­mos pa­de­cer es­ta en­fer­me­dad de­be­mos acu­dir a nues­tro mé­di­co y si no es­tá dis­po­ni­ble, ir a un ser­vi­cio de ur­gen­cias. Allí nos rea­li­za­rán un cues­tio­na­rio y una ex­plo­ra­ción bus­can­do los sín­to­mas ca­rac­te­rís­ti­cos. Tam­bién nos ha­rán una ana­lí­ti­ca pa­ra de­ter­mi­nar la pre­sen­cia de in­fec­ción y es po­si­ble que prue­bas com­ple­men­ta­rias, co­mo una eco­gra­fía o un TAC pa­ra des­car­tar otras en­fer­me­da­des que pue­den si­mu­lar una apen­di­ci­tis, co­mo una gas­tro­en­te­ri­tis, una ade­ni­tis me­sen­té­ri­ca o la ro­tu­ra de un quis­te ová­ri­co. Una vez rea­li­za­do el diag­nós­ti­co, el tra­ta­mien­to de elec­ción es la ci­ru­gía. El es­pe­cia­lis­ta de­be­rá ex­tir­par el apén­di­ce con anes­te­sia ge­ne­ral. La ex­tir­pa­ción se po­drá rea­li­zar por ci­ru­gía abier­ta, a tra­vés de una pe­que­ña in­ci­sión en la par­te in­fe­rior de­re­cha del ab­do­men, o bien por la­pa­ros­co­pia, de­pen­dien­do del ti­po de pa­cien­te, lo avan­za­da que es­té la en­fer­me­dad y la ex­pe­rien­cia del equi­po qui­rúr­gi­co.

HA­CER­LE FREN­TE

La re­cu­pe­ra­ción de­pen­de­rá de fac­to­res co­mo el es­ta­do ge­ne­ral pre­vio del pa­cien­te o el gra­do de evo­lu­ción de la en­fer­me­dad, e irá des­de unos po­cos días en los ca­sos que no re­vis­tan com­pli­ca­ción a más tiem­po en ca­so de pe­ri­to­ni­tis o in­fec­ción gra­ve. En la ac­tua­li­dad no pa­re­ce que exis­tan mu­chas op­cio­nes pa­ra pre­ve­nir una apen­di­ci­tis. Di­ver­sos es­tu­dios di­cen que una die­ta ri­ca en fi­bra pue­de fa­vo­re­cer el trán­si­to in­tes­ti­nal y evi­tar así la obs­truc­ción de apén­di­ce. Otros tra­ba­jos re­cien­tes pa­re­cen apun­tar a que el tra­ta­mien­to pre­coz con an­ti­bió­ti­cos pue­de im­pe­dir su apa­ri­ción, pe­ro lo úni­co cier­to es que, hoy en día, el tra­ta­mien­to más in­di­ca­do es una ci­ru­gía sim­ple, la ma­yo­ría de las ve­ces. De he­cho, se sa­be que al­gu­nos ci­ru­ja­nos se han lle­ga­do a ope­rar ellos mis­mos de es­ta dolencia. A lo lar­go de su his­to­ria, la ci­ru­gía siem­pre ha pro­cu­ra­do ayu­dar a las per­so­nas que su­fren tra­tan­do de rein­ven­tar la vi­da don­de la en­fer­me­dad ha de­ci­di­do ac­tuar.

El tra­ta­mien­to más ade­cua­do es una ci­ru­gía sim­ple

MA­QUIA­VE­LO EDUAR­DO VII

RA­FA NA­DAL RAÚL GON­ZÁ­LEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.