DO­ÑA LETIZIA

PRE­SI­DIÓ EN MA­DRID LA EN­TRE­GA DE PRE­MIOS DE UNI­CEF, DON­DE SE RE­CO­NO­CIÓ LA LA­BOR DE INS­TI­TU­CIO­NES Y PAR­TI­CU­LA­RES QUE CA­DA DÍA IN­TEN­TAN AYU­DAR A QUIE­NES MÁS LO NE­CE­SI­TAN.

ABC - Hoy Corazón - - Sumario - POR AL­MU­DE­NA MAR­TÍ­NEZ-FORNÉS

fue la en­car­ga­da de en­tre­gar los pre­mios de Uni­cef en Ma­drid. Coin­ci­dió en el ac­to con el ex­se­cre­ta­rio de la ONU Ban Ki-moon.

En una se­ma­na lle­na de ac­tos ofi­cia­les, la Rei­na acu­dió a en­tre­gar los pre­mios de Uni­cef Es­pa­ña, en­tre otros, a tres ni­ñas de 12 años, Can­de­la, Ma­rio­na y Da­nie­la, que lle­van re­cau­da­do un mi­llón de eu­ros pa­ra la in­ves­ti­ga­ción del cán­cer in­fan­til. To­do em­pe­zó ha­ce cua­tro años, cuan­do diag­nos­ti­ca­ron leu­ce­mia a Can­de­la y la in­gre­sa­ron en el Hos­pi­tal San Juan de Dios, de Bar­ce­lo­na. Allí, una vo­lun­ta­ria la en­se­ñó a te­jer pul­se­ras de hi­lo pa­ra que es­tu­vie­ra dis­traí­da du­ran­te su es­tan­cia en el cen­tro sa­ni­ta­rio. Sin em­bar­go, sus ami­gas Ma­rio­na y Da­nie­la de­ci­die­ron mon­tar un pues­to en su pue­blo pa­ra ven­der las pul­se­ras y con­ta­gia­ron su en­tu­sias­mo a to­da la plan­ta oc­ta­va del hos­pi­tal, a sus fa­mi­lias, ami­gos e, in­clu­so, a va­rios co­le­gios, que se su­ma­ron a la ini­cia­ti­va.

Aun­que la his­to­ria so­li­da­ria de las ni­ñas es lla­ma­ti­va, co­mo sue­le ocu­rrir en mu­chos de los ac­tos a los que asis­te la Rei­na, al fi­nal se ha­bló más de su estilismo que de los pre­mia­dos. Do­ña Letizia lu­ció un fa­vo­re­ce­dor ves­ti­do de Carolina He­rre­ra blan­co con ra­yas ne­gras, fal­da ta­blea­da y cue­llo bar­co, que con­jun­tó con unas san­da­lias de ti­ra ne­gra y plás­ti­co trans­pa­ren­te de la

mis­ma fir­ma. Las crí­ti­cas em­pe­za­ron a pri­me­ra ho­ra, cuan­do lle­ga­ron a las re­dac­cio­nes las fotos de la Rei­na en la se­de ma­dri­le­ña del Cen­tro Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas, don­de se ce­le­bró la en­tre­ga de pre­mios. Do­ña Letizia pa­re­cía de­ma­sia­do arre­gla­da pa­ra un ac­to de esa na­tu­ra­le­za y esa ho­ra. Pe­ro ha­bía una ex­pli­ca­ción: na­da más ter­mi­nar la en­tre­ga de pre­mios, tu­vo que re­gre­sar rá­pi­da­men­te al pa­la­cio de La Zar­zue­la y, sin tiem­po pa­ra cam­biar­se, asis­tir a un al­muer­zo con el Rey, el pre­si­den­te de Pe­rú, Pe­dro Pa­blo Ku- czyns­ki, y su es­po­sa, Nancy Lan­ge, que se en­con­tra­ban de vi­si­ta ofi­cial.

La mu­jer de Kuczyns­ki es una se­ño­ra muy sen­ci­lla, na­ci­da en el Es­ta­dos Uni­dos ru­ral y acos­tum­bra­da a re­co­rrer las zo­nas más hu­mil­des de Pe­rú. De he­cho, ella di­ce que no es la pri­me­ra dama, sino «la pri­me­ra vo­lun­ta­ria» de su país. A sus 63 años, no en­tra en com­pe­ti­cio­nes de estilismo, co­mo pue­de ocu­rrir con la ar­gen­ti­na Ju­lia­na Awa­da. Pe­ro pa­ra do­ña Letizia se tra­ta­ba de un al­muer­zo ofi­cial en el que de­bía ofre­cer su me­jor ima­gen.

Tras el ac­to de Uni­cef, don Fe­li­pe y do­ña Letizia re­ci­bie­ron en Zar­zue­la al pre­si­den­te de Pe­rú, Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki, y su es­po­sa, Nancy Lan­ge. La Rei­na eli­gió pa­ra la oca­sión un ves­ti­do de Carolina He­rre­ra y lo acom­pa­ñó de unas san­da­lias ne­gras...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.