Uni­dad de héroes

ABC - Hoy Corazón - - Latidos -

El 14 de ju­nio fue el Día mun­dial de la do­na­ción de san­gre. To­dos po­de­mos ne­ce­si­tar san­gre en al­gún mo­men­to de nues­tra vi­da: un ac­ci­den­te, una ope­ra­ción o una en­fer­me­dad pue­den ha­cer vi­tal una tras­fu­sión. La san­gre hu­ma­na hoy en día no se pue­de fa­bri­car, es ne­ce­sa­rio ob­te­ner­la de otro ser hu­mano que la done de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria, res­pon­sa­ble y al­truis­ta. Nu­me­ro­sos fa­mo­sos han apo­ya­do las cam­pa­ñas de do­na­ción de san­gre y son co­no­ci­dos los ca­sos del can­tan­te El­vis Pres­ley y el ac­tor Jac­kie Chan, que han si­do fir­mes va­le­do­res de es­te ti­po de ini­cia­ti­vas. La san­gre so­lo pue­de ser al­ma­ce­na­da du­ran­te un tiem­po li­mi­ta­do an­tes de ser usa­da. Por lo tan­to, es fun­da­men­tal te­ner un su­mi­nis­tro que sea cons­tan­te, re­gu­lar y su­fi­cien­te pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des mé­di­cas. Exis­ten múl­ti­ples ra­zo­nes que nos de­ben ani­mar a ser do­nan­tes de san­gre. Hay que te­ner muy en cuen­ta que el día de ma­ña­na us­ted mis­mo, sus hi­jos o sus fa­mi­lia­res la pue­den ne­ce­si­tar.

¿QUÉ HA­CEN CON ELLA?

La do­na­ción es un pro­ce­di­mien­to rá­pi­do, se­gu­ro y ade­más la san­gre se re­ge­ne­ra rá­pi­da­men­te. Es, ade­más, un ac­to de ge­ne­ro­si­dad y so­li­da­ri­dad y, la san­gre que se do­na, pue­de sal­var la vi­da de al­guien que la ne­ce­si­ta. Las do­na­cio­nes se re­co­gen en to­dos los hos­pi­ta­les pú­bli­cos y uni­da­des mó­vi­les dis­tri­bui­das por el te­rri­to­rio na­cio­nal. De ahí lle­gan a los cen­tros de tras­fu­sio­nes don­de se rea­li­zan di­fe­ren­tes pro­ce­sos. To­das las do­na­cio­nes se ana­li­zan pa­ra de­ter­mi­nar el gru­po san­guí­neo y se rea­li­zan es­tu­dios pa­ra des­car­tar enfermedades co­mo la he­pa­ti­tis, sí­fi­lis, VIH, etc. Es fun­da­men­tal sa­ber que la san­gre que se uti­li­za tie­ne las má­xi­mas ga­ran­tías. Des­pués, la san­gre se frac­cio­na en sus com­po­nen­tes: el plas­ma, los gló­bu­los ro­jos y las pla­que­tas. Por lo tan­to, con una so­la do­na­ción se pue­den sal­var has­ta tres vi­das. Los com­po­nen­tes de la san­gre se pue­den al­ma­ce­nar du­ran­te pe­río­dos muy di­fe­ren­tes. Las pla­que­tas, por ejem­plo, so­la­men­te du­ran cin­co días. Así pues, ca­da hos­pi­tal tie­ne unas re­ser­vas de­pen­dien­do de su ac­ti­vi­dad asis­ten­cial y se re­quie­ren apro­xi­ma­da­men­te mil do­na­cio­nes dia­rias pa­ra ga­ran­ti­zar la co­rrec­ta ac­ti­vi­dad.

SI QUIE­RES SER DO­NAN­TE...

Hay que acer­car­se a al­gún pun­to de do­na­ción co­mo las uni­da­des mó­vi­les, hos­pi­ta­les o al cen­tro de

tras­fu­sión. Se rea­li­za­rá un re­co­no­ci­mien­to mé­di­co así co­mo unos aná­li­sis pa­ra ase­gu­rar­se que el do­nan­te cum­pla los re­qui­si­tos ne­ce­sa­rios y que no co­rra nin­gún ries­go du­ran­te el pro­ce­so de la do­na­ción. RE­QUI­SI­TOS El pro­ce­so se rea­li­za ba­jo la su­per­vi­sión de per­so­nal sa­ni­ta­rio cua­li­fi­ca­do y se em­plea ma­te­rial es­té­ril de un so­lo uso, que ga­ran­ti­za que no se transmita nin­gu­na en­fer­me­dad. Si du­ran­te es­te pro­ce­so se ob­ser­va al­gu­na al­te­ra­ción mé­di­ca, se co­mu­ni­ca de ma­ne­ra in­me­dia­ta. Pa­ra ser do­nan­te hay que te­ner en­tre 18 y 65 años, pe­sar más de 50 ki­los, no ha­ber pa­de­ci­do enfermedades que se tras­mi­tan por la san­gre y su­pe­rar el re­co­no­ci­mien­to mé­di­co. Cuan­do se rea­li­za la do­na­ción no se pue­de es­tar en ayu­nas ni ha­ber do­na­do en las úl­ti­mas ocho se­ma­nas. Las mu­je­res pue­den do­nar has­ta tres ve­ces al año y los hom­bres has­ta cua­tro. Exis­ten ofi­ci­nas de aten­ción al do­nan­te que ofre­cen un tra­to per­so­na­li­za­do a los do­nan­tes de san­gre. Si el do­nan­te es ap­to y no ha con­su­mi­do be­bi­das al­cohó­li­cas, se pro­ce­de a rea­li­zar­le una pun­ción si­mi­lar a la que se rea­li­za pa­ra los aná­li­sis de san­gre. La bolsa de do­na­ción se lle­na en unos 10-15 mi­nu­tos. Des­pués se ejer­ce pre­sión so­bre la zo­na de la pun­ción pa­ra pre­ve­nir un he­ma­to­ma, se per­ma­ne­ce en re­po­so y se de­be be­ber pa­ra re­po­ner flui­dos. Du­ran­te las ho­ras si­guien­tes, se con­ti­nua­rá to­man­do abun­dan­tes lí­qui­dos, evi­tan­do el ta­ba­co y el al­cohol, y no se de­ben rea­li­zar ac­ti­vi­da­des in­ten­sas o ex­po­ner­se a mu­cho ca­lor. El re­sul­ta­do de los aná­li­sis rea­li­za­dos se en­via­rán al do­mi­ci­lio y si es la pri­me­ra vez que acu­de, re­ci­bi­rá el car­né de do­nan­te de san­gre. Re­cuer­de que do­nar san­gre es do­nar vi­da y que «las gran­des opor­tu­ni­da­des pa­ra ayu­dar a los de­más ra­ras ve­ces vie­nen, pe­ro las pe­que­ñas nos ro­dean to­dos los días».

Do­nar san­gre es do­nar vi­da, al­guien la ne­ce­si­ta

CRIS­TIANO RO­NAL­DO EL­VIS PRES­LEY PRÍN­CI­PE EN­RI­QUE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.