PA­LO­MO LI­NA­RES

ASE­GU­RAN QUE AL­GUIEN HA SUS­TRAÍ­DO DE LA FIN­CA EL PALOMAR BIE­NES POR VA­LOR DE DOS MI­LLO­NES DE EU­ROS. A ESO SE SU­MA SU MA­LA RE­LA­CIÓN CON CON­CHA, LA VIU­DA DEL DIES­TRO.

ABC - Hoy Corazón - - Sumario - POR SAÚL OR­TIZ

Sus hi­jos re­cla­man los re­cuer­dos fa­mi­lia­res.

Mu­rió con el co­ra­zón par­ti­do, co­mo pre­sa­gio de lo que, tan so­lo unos me­ses des­pués, iba a ocu­rrir en­tre sus hi­jos y su viu­da. El dies­tro Se­bas­tián Pa­lo­mo Li­na­res ja­más pu­do ima­gi­nar que el di­ne­ro aca­ba­ría por mu­ti­lar cual­quier acer­ca­mien­to en­tre ellos. Los úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos han pro­vo­ca­do el prin­ci­pio del fi­nal. Ya no hay paz. Los hi­jos se de­cla­ran en gue­rra. Es­tán dis­pues­tos a lle­gar has­ta el fi­nal pa­ra des­cu­brir quién ha ul­tra­ja­do los re­cuer­dos fa­mi­lia­res, las per­te­nen­cias que el to­re­ro ha­bía con­se­gui­do ama­sar gra­cias a una lar­ga vi­da pro­fe­sio­nal. Co­ra­zón ha po­di­do sa­ber que los tres hi­jos han de­ja­do en ma­nos de la Guar­dia Ci­vil los in­di­cios que po­drían dar pie a una in­ves­ti­ga­ción pa­ra en­con­trar a la per­so­na que ha­bría sus­traí­do de la fin­ca El Palomar bie­nes por va­lor de dos mi­llo­nes de eu­ros.

BIE­NES DES­APA­RE­CI­DOS

Ase­gu­ran a Co­ra­zón que, en­tre otros ob­je­tos, han des­apa­re­ci­do 40 cua­dros, seis re­lo­jes, una co­lec­ción de cin­tu­ro­nes de Her­més y otras jo­yas –ge­me­los, pulseras y va­rios re­cuer­dos taurinos– que des­can­sa­ban en la ha­bi­ta­ción que en su día ocu­pó Se­bas­tián y en la que aho­ra so­lo ya­cen «cua­tro

za­pa­tos vie­jos» que pa­re- ce que no qui­sie­ron lle­var­se. Tam­po­co apa­re­ce la co­lec­ción de re­lo­jes de su hi­jo Mi­guel y la ca­ja en la que guar­da­ba otros ob­je­tos de va­lor se en­cuen­tra to­tal­men­te va­cía. In­sis­ten a es­ta pu­bli­ca­ción que los da­tos aquí ex­pues­tos for­man par­te de una mi­nu­cio­sa au­di­to­ría rea­li­za­da, en­tre otros, por el marchante de ar­te que, du­ran­te años, acom­pa­ñó a Se­bas­tián en la com­pra de las obras que ves­tían las pa­re­des de la vi­vien­da. Los do­cu­men­tos re­ca­ba­dos por los hi­jos del to­re­ro per­mi­ti­rán rea­li­zar los re­gis­tros opor­tu­nos en las ca­sas de los sos­pe­cho­sos. Por­que, en efec­to,

Se­bas­tián, Mi­guel y An­drés cin­ce­lan en el ai­re la si­lue­ta ta­ci­tur­na del res­pon­sa­ble de

la ac­ción de­lic­ti­va: «Cla­ro que pien­san que pue­de ser una per­so­na cer­ca­na, pe­ro pre­fie­ren que se le pi­lle con to­do en su ca­sa. No quie­ren ser ellos quie­nes le qui­ten la ca­re­ta », apun­tan mien­tras re­cuer­dan los días fe­li­ces en esa fin­ca. La mis­ma que es­tos días se ha pues­to a la ven­ta por más de tres mi­llo­nes de eu­ros y cu­ya ti­tu­la­ri­dad os­ten­ta el ga­na­de­ro Eduardo Lozano, a quien Se­bas­tián ‘ ven­dió’ su ca­sa co­mo par­te de un ve­ri­cue­to le­gal pa­ra sal­var­se de la rui­na eco­nó­mi­ca.

PA­RA SUS HI­JOS

Sin em­bar­go, son los hi­jos del di­fun­to los que dis­fru­tan y se en­car­gan del per­fec­to cum­pli­mien­to de las obli­ga­cio­nes del in­mue­ble. Lozano res­pe­ta al má­xi­mo la de­ci­sión de su gran ami­go y apo­ya que sean ellos –y no su viu­da– los que den uso a una for­ta­le­za ru­ral de in­cal­cu­la­ble va­lor sen­ti­men­tal.

Co­ra­zón ha po­di­do co­no­cer, de fuen­tes muy cer­ca­nas, la sor­pre­sa e in­dig­na­ción de los hi­jos del to­re­ro an­te una de­ci­sión –la de la ven­ta del in­mue­ble– que ja­más

ima­gi­na­ron: «Nin­guno de los tres ni­ños ne­ce­si­ta di­ne­ro, pe­ro Con­cha ha pe­di­do que se ven­da la ca­sa y se le ha­ga be­ne­fi­cia­ria

de un ter­cio de la ven­ta », ase­gu­ran a es­ta re­vis­ta. Las mis­mas fuen­tes ad­vier­ten que las in­ten­cio­nes de la ma­gis­tra­da se tor­na­ron evi­den­cia tras una aca­lo­ra­da con­ver­sa­ción con Lozano en la que, en­tre otros asun­tos, se de­ba­tió acer­ca de los acuer­dos en­tre el to­re­ro y el em­pre­sa­rio, y que po­drían su­po­ner una es­ci­sión de­fi­ni­ti­va de las re­la­cio­nes.

Se­gún la ver­sión de los hi­jos, en los úl­ti­mos días ya se ha per­so­na­do la Guar­dia Ci­vil en la fin­ca pa­ra ini­ciar la in­ves­ti­ga­ción. Tras la in­for­ma­ción pu­bli­ca­da en ex­clu­si­va por es­ta re­vis­ta, la viu­da ha ase­gu­ra­do no te­ner na­da que ver con la des­apa­ri­ción de los ob­je­tos de va­lor sus­traí­dos y ha cer­ca­do al ca­co: « Allí hay mu­cho

per­so­nal de ser­vi­cio » . Co­ra­zón ha po­di­do sa­ber que los dos em­plea­dos de la ca­sa es­tán mo­les­tos con las pa­la­bras de la ma­gis­tra­da. Ha­brá que es­pe­rar pa­ra co­no­cer más de­ta­lles so­bre es­ta ro­cam­bo­les­ca historia en la que, de mo­men­to, hay ro­bo pe­ro no la­drón.

MI­GUEL

SE­BAS­TIÁN

AN­DRÉS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.