La es­ta­ción de las pi­ca­du­ras

Las pi­ca­du­ras pue­den pro­du­cir reac­cio­nes alér­gi­cas

ABC - Hoy Corazón - - El Bazar De Samantha - POR DA­VID SAL­DA­ÑA

Es ve­rano y es­ta­mos dis­fru­tan­do de un es­plén­di­do día en una de las ma­ra­vi­llo­sas pla­yas de la cor­ni­sa can­tá­bri­ca. De­ci­di­mos dar­nos un re­fres­can­te ba­ño du­ran­te la ma­rea ba­ja cuan­do, de re­pen­te, al dar un pa­so, no­ta­mos un fuer­te do­lor pun­zan­te en la plan­ta del pie. Sa­li­mos del agua y ve­mos una zo­na en­ro­je­ci­da con va­rios pin­cha­zos. Acu­di­mos rau­dos al pues­to de so­co­rro y, con sor­pre­sa, ve­mos una co­la de gen­te a la que le ha pa­sa­do lo mis­mo. «Le ha pi­ca­do

un pez ara­ña», re­pi­te el per­so­nal sa­ni­ta­rio a ca­da uno de los afec­ta­dos. PRE­CAU­CIO­NES Es­ta­mos en la es­ta­ción de las pi­ca­du­ras. Los in­sec­tos y otros or­ga­nis­mos pro­li­fe­ran y son más ac­ti­vos en es­ta épo­ca del año. A eso se une que es­ta­mos más tiem­po al ai­re li­bre o via­ja­mos a lu­ga­res exó­ti­cos.

Los ros­tros fa­mo­sos tam­po­co se li­bran de los ata­ques de es­tos se­res vi­vos. El ac­tor Step­hen Baldwin tu­vo que aban­do­nar un

reality en Cos­ta Ri­ca con 150 pi­ca­du­ras de mos­qui­tos y la pre­sen­ta­do­ra Paz Pa­di­lla fue pi­ca­da por una avis­pa. Hay otros que, co­mo Do­nald Trump, han pues­to nom­bre a un in­sec­to: la Neo­pal­pa Do­nald­trum­pi, que es una es­pe­cie de po­li­lla con un tu­pé co­mo el del pre­si­den­te.

Los mos­qui­tos son los in­sec­tos que, con di­fe­ren­cia, más nos mo­les­tan du­ran­te el ve­rano. Co­mo to­dos sa­be­mos, nos pro­du­cen mo­les­tas pi­ca­du­ras, con el con­si­guien­te ha­bón que nos oca­sio­na un des­agra­da­ble pi­cor. Pa­ra pre­ve­nir­las, es útil el uso de pren­das de man­ga lar­ga y pan­ta­lo­nes lar­gos a par­tir del atar­de­cer. Son muy úti­les las mos­qui­te­ras, los in­sec­ti­ci­das, las ve­las con di­ver­sos aro­mas y los repelentes en sus di­fe­ren­tes for­ma­tos, co­mo lo­cio­nes o pulseras –es­tas úl­ti­mas, es­pe­cial­men­te,

pa­ra los ni­ños–. Hay re­me­dios na­tu­ra­les, co­mo apli­car so­bre la pi­ca­du­ra amo­nía­co, sal, el ju­go de un li­món o man­za­ni­lla. Exis­ten po­ma­das y lo­cio­nes pa­ra dis­mi­nuir los sín­to­mas, co­mo el pi­cor y pre­ve­nir po­si­bles in­fec­cio­nes. Se ha de te­ner es­pe­cial cui­da­do si se via­ja a zo­nas de pa­lu­dis­mo, ya que es ne­ce­sa­rio adop­tar me­di­das pre­ven­ti­vas pre­vias.

MO­LES­TIAS

Las abe­jas y avis­pas nos pue­den dar una des­agra­da­ble sor­pre­sa tam­bién en es­ta épo­ca. Es­tos in­sec­tos se ven atraí­dos por la co­mi­da, los lí­qui­dos dul­ces –por ejem­plo, re­fres­cos o le­che– y sue­len fre­cuen­tar los des­per­di­cios. Hay que pro­cu­rar no an­dar des­cal­zos so­bre el cés­ped, ya que po­dría­mos pi­sar al­guno o be­ber di­rec­ta­men­te de bo­te­llas o te­tra­briks, don­de se pue­dan ocul­tar y pro­du­cir una muy mo­les­ta, o in­clu­so pe­li­gro­sa, pi­ca­du­ra en la bo­ca. Si se nos acer­can, es re­co­men­da­ble ac­tuar con tran­qui­li­dad, ya que po­drían sen­tir­se ata­ca­dos y pi­car­nos co­mo me­ca­nis­mo de de­fen­sa. Si nos pi­can, su­fri­re­mos un do­lo­ro­so pin­cha­zo que nos pro­du­ci­rá una zo­na de in­fla­ma­ción con ur­ti­ca­ria y un ede­ma.

¿Y SI NOS PI­CAN?

En el ca­so de las abe­jas, es re­co­men­da­ble qui­tar el agui­jón, la­var el área afec­ta­da con agua y usar un an­ti­sép­ti­co. Es útil, tam­bién, apli­car frío. En el ca­so de que el do­lor per­sis­ta, pue­de ayu­dar to­mar un anal­gé­si­co o an­ti­his­ta­mí­ni­co. Cuan­do se tra­ta de avis­pas, es re­co­men­da­ble ale­jar­se del in­sec­to, ya que pue­den pi­car va­rias ve­ces. Hay que te­ner cui­da­do, ya que sus pi­ca­du­ras pue­den pro­du­cir reac­cio­nes alér­gi­cas. ALER­GIAS En nues­tro país, más de un mi­llón y me­dio de per­so­nas son alér­gi­cas al ve­neno de es­tos in­sec­tos. Apro­xi­ma­da­men­te unas 20 per­so­nas pier­den la vi­da al año por la pi­ca­du­ra de al­guno de ellos. Ade­más del do­lor, se pue­de pro­du­cir hin­cha­zón de la ca­ra, pár­pa­dos y la­bios, do­lor de ba­rri­ga, ma­reo, fie­bre o aho­go. En al­gu­nos ca­sos, in­clu­so, pue­de pro­vo­car la muer­te. La adre­na­li­na in­yec­ta­ble es la úni­ca so­lu­ción an­te un aho­go pro­du­ci­do por aler­gia de una pi­ca­du­ra. Exis­te una va­cu­na pa­ra es­tas si­tua­cio­nes que se apli­ca, so­bre to­do, a per­so­nas que, por tra­ba­jo, de­ben es­tar ex­pues­tas.

Las me­du­sas y los pe­ces ara­ña, tam­bién co­no­ci­dos co­mo sa­bi­rón, fa­ne­ca, etc., son las es­pe­cies ma­ri­nas que ata­can con más fre­cuen­cia. Es ne­ce­sa­rio aten­der a las in­di­ca­cio­nes a la ho­ra de ba­ñar­nos, por ejem­plo, en al­gu­nas pla­yas se pue­de lle­gar a po­ner la ban­de­ra ro­ja en ca­so de epi­de­mia. Es re­co­men­da­ble no to­car la zo­na y la­var­la con agua sa­la­da. El frío tam­bién es re­co­men­da­ble en el ca­so de las me­du­sas. To­do lo con­tra­rio que con el pez ara­ña, que ayu­da a mi­ti­gar el ca­lor el agua ca­lien­te. En es­te úl­ti­mo ca­so, de­be­rá acu­dir a un pues­to de so­co­rro, don­de sue­len dis­po­ner de mé­to­dos pa­ra ex­traer el ve­neno.

Si si­gue los con­se­jos y las pi­ca­du­ras se con­ver­ti­rán en una anéc­do­ta más del ve­rano. Y re­cuer­de: «No pi­ca la abe­ja a quien en su paz la de­ja».

El pre­si­den­te Trump tie­ne un in­sec­to, con una es­pe­cie de tu­pé co­mo el su­yo, que lle­va su nom­bre: el Neo­pal­pa Do­nald­trum­pi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.