“Es­tar dos años en si­len­cio ha si­do una frus­tra­ción”.

JO­SÉ VÍC­TOR RODRÍGUEZ Y JO­SÉ LUIS ME­DI­NA ES­TÁN DE VUEL­TA. LA PA­RE­JA DE DI­SE­ÑA­DO­RES SEVILLANOS YA ES­TÁ LIS­TA PA­RA PRE­SEN­TAR SUS CREA­CIO­NES EN LA CALIEXPOSHOW DE CO­LOM­BIA. LO HA­CEN DES­PUÉS DE DOS AÑOS.

ABC - Hoy Corazón - - Sumario - POR MA­RIO NIE­BLA DEL TORO FO­TOS: ANÍ­BAL GON­ZÁ­LEZ

Son los em­ba­ja­do­res de An­da­lu­cía en el mun­do de la mo­da. Ha­ce más de 30 años ya des­fi­la­ban en Nue­va York y, sin sa­lir de Se­vi­lla, ciu­dad y fi­lo­so­fía de vi­da, con­quis­ta­ron ha­ce más de un cuar­to de si­glo el mer­ca­do ja­po­nés. Vi­ven mo­men­tos de­li­ca­dos em­pre­sa­rial­men­te, pe­ro vuel­ven a las pa­sa­re­las. Por­que tie­nen cla­ro que mo­ri­rán al pie del ca­ñón: crean­do, idea­li­zan­do a la mu­jer con un se­llo úni­co e in­con­fun­di­ble. Pa­sea­ron el vo­lan­te y el lu­nar so­bre los mo­nu­men­ta­les cuer­pos de las más im­por­tan­tes top mo­dels del mun­do. Le die­ron van­guar­dia a las raí­ces an­da­lu­zas de la cul­tu­ra que los pa­rió. Ha­blan por pri­me­ra vez tras un si­len­cio de años por pru­den­cia. Son unos ar­tis­tas y di­vi­san pron­to, lle­nos de es­pe­ran­za e ilu­sión, la Fun­da­ción Victorio & Lucchino co­mo una reali­dad. En dos se­ma­nas vue­lan a Co­lom­bia pa­ra par­ti­ci­par de la Caliexposhow co­mo di­se­ña­do­res in­ter­na­cio­na­les in­vi­ta­dos de ho­nor. Han vuel­to. ¿Vuel­ve Victorio & Lucchino a las pa­sa­re­las? Lucchino

Vol­ve­mos con mu­chas ga­nas, mu­chí­si­ma ilu­sión y con un re­ci­bi­mien­to mag­ní­fi­co que nos ha­cen en Co­lom­bia co­mo di­se­ña­do­res in­ter­na­cio­na­les pa­ra abrir Caliexposhow.

Victorio Vol­ve­mos, aun­que nun­ca nos he­mos ido. ¿Có­mo han vi­vi­do es­tos años de si­len­cio me­diá­ti­co? V. L. Han si­do años te­rro­rí­fi­cos. Muy mal, no so­lo por el si­len­cio me­diá­ti­co, sino por el si­len­cio a nues­tras crea­cio­nes. El es­tar dos años sin po­der pre­sen­tar co­lec­cio­nes ha si­do una frus­tra­ción ar­tís­ti­ca muy fuer­te. Nos en­tra­ban mu­chas ga­nas de vo­mi­tar mu­cha crea­ti­vi­dad, con mu­chas ga­nas de ex­pre­sar, por las cir­cuns­tan­cias que to­dos co­no­cen y que nos han ro­dea­do. Cre­ces una bar­ba­ri­dad. Aquí se ve co­mo un fracaso. En Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo,

es un plus más en tu cu­rrícu­lo. Se en­tien­de que, tras ha­ber vi­vi­do unos mo­men­tos di­fí­ci­les, cre­ces em­pre­sa­rial­men­te y co­rri­ges mu­chos as­pec­tos que an­tes no abor­da­bas de la ma­ne­ra ade­cua­da. Es­ta­mos con­ven­ci­dos de que he­mos cre­ci­do, so­bre to­do, es­pi­ri­tual­men­te. So­mos unas per­so­nas muy cre­yen­tes y es­te tiem­po he­mos es­ta­do afe­rra­dos a nues­tra fe y a Dios. Eso nos ha he­cho en­gran­de­cer nues­tro es­pí­ri­tu enor­me­men­te. Es al­go a lo que le da­mos el ma­yor va­lor po­si­ble co­mo se­res hu­ma­nos. Agra­de­ce­mos a Dios ha­ber vi­vi­do es­ta ex­pe­rien­cia, ha­ber ad­qui­ri­do es­tos va­lo­res. ¿Ha te­ni­do su crea­ti­vi­dad un apa­gón o, por el con­tra­rio, les ha ser­vi­do pa­ra cre­cer? L. Al re­vés. Ha si­do un re­vul­si­vo. Esa an­sie­dad de no po­der trans­mi­tir esa crea­ti­vi­dad que, ha­bi­tual­men­te, sol­ta­bas en los úl­ti­mos años de mu­cho es­trés ha­cien­do co­lec­cio­nes, nos ha he­cho vol­ver con más fuer­za y dar­le más va­lor a nues­tro tra­ba­jo. Es una ma­ne­ra de ser nues­tra, una for­ma de vi­vir. No sa­be­mos dón­de em­pie­zan Jo­sé Víc­tor y Jo­sé Luis, y dón­de ter­mi­nan Victorio & Lucchino. So­mos un to­do, una mis­ma co­sa. Nos he­mos vis­to muy frus­tra­dos al fal­tar­nos esa otra mi­tad de nues­tro ser. ¿Qué va­mos a ver y vi­vir en la Caliexposhow?

V. To­da una ex­pe­rien­cia. El re­sul­ta­do de un apren­di­za­je de un más­ter vi­tal de más de tres dé­ca­das so­bre la pa­sa­re­la. Te­ne­mos mu­chas ga­nas de mos­trar al mun­do lo que me­jor sa­be­mos ha­cer. Creo que es en las di­fi­cul­ta­des cuan­do un ar­tis­ta más se cre­ce. No de­frau­da­re­mos, aun­que el pú­bli­co tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra. L. La co­lec­ción se lla­ma Sue­ños

ve­la­dos. En ella he­mos que­ri­do trans­mi­tir el es­plen­dor del bri­llo que es­tá apa­ga­do por sua­ves ve- la­du­ras de ga­sas o de tul. Mu­cha trans­pa­ren­cia, don­de se op­ti­mi­za mu­cho el cuer­po fe­me­nino, con pin­ce­la­das de plu­mas... Una pa­le­ta de co­lo­res don­de el pro­ta­go­nis­ta es el blanco y el ne­gro, que con­vi­ven per­fec­ta­men­te, el uno con el otro. Ro­sas em­pol­va­dos, co­lo­res áci­dos, te­rra­co­tas, ma­rro­nes, ama­ri­llos áci­dos...

V. Y un gui­ño de lu­nar que no pue­de fal­tar nun­ca en Victorio & Lucchino. Un nue­vo vo­lan­te, muy nues­tro. Fui­mos pio­ne­ros en el vo­lan­te, le he­mos da­do un vo­lan­ta­zo al vo­lan­te y lo he­mos rein­ven­ta­do (son­ríe). ¿Por qué han ele­gi­do ese nom­bre pa­ra la co­lec­ción? L. Hay mu­cha ri­que­za de te­ji­do in­te­rior, que ve­la­mos con ga­sas y tu­les, qui­tán­do­le pro­ta­go­nis­mo al bri­llo pa­ra que sea co­mo una en­so­ña­ción.

V. Hay su­per­po­si­ción de pren­das. La mu­jer pue­de ir a un ac­to, co­mo

una re­cep­ción o una bo­da, lue­go lle­ga la co­pa fi­nal y quie­re po­ner­se có­mo­da. Pa­ra ello irán de fies­ta con ma­xi­bol­so, pa­ra me­ter el ta­cón y ali­ge­rar el ves­tir sin per­der el look. Dos tra­jes en uno. Nos vuel­ve lo­cos ves­tir a la mu­jer. So­mos fanes de la fi­gu­ra de la mu­jer. To­do lo que sea em­be­lle­cer­la nos dis­lo­ca. Es­ta­mos en una nue­va era, un nue­vo mi­le­nio. To­do ha cam­bia­do y nues­tra ca­sa de cos­tu­ra se adap­ta a los nue­vos mo­men­tos. ¿En qué si­tua­ción se en­cuen­tra la mo­da es­pa­ño­la?

V. La mo­da es­tá de mo­da y to­do el mun­do quie­re ser di­se­ña­dor. Dios le da con la va­ri­ta a quien con­si­de­ra. A no­so­tros nos dio cuan­do ha­cer mo­da era de ser un bi­cho ra­ro en Es­pa­ña. Hay si­tio en la mo­da pa­ra el es­ti­lis­ta, que tam­bién es im­por­tan­te. No to­do el mun­do tie­ne que ser ca­be­za de car­tel.

L. Es­pa­ña siem­pre ha si­do un país muy crea­ti­vo y de ar­tis­tas. En es­te sentido, es­ta­mos vi­vien­do un buen mo­men­to crea­ti­vo. Es­ta­mos, cier­ta­men­te, en un mo­men­to es­pe­cial de la mo­da. Es de usar y ti­rar, que es un aten­ta­do con­tra el crea­dor y el ar­tis­ta, co­mo con­si­de­ro a los ver­da­de­ros di­se­ña­do­res, que quie­re ex­pre­sar cosas muy bien he­chas, ma­du­ra­das, de me­jor ca­li­dad. Vi­vi­mos un mo­men­to de mo­da ex­prés que va en de­tri­men­to de la ex­ce­len­cia en el di­se­ño. Ha­ce más de 30 años que em­pe­za­ron en Nue­va York. ¿Qué ba­lan­ce ha­cen de su ca­rre­ra? L. To­tal­men­te po­si­ti­vo por ha­ber po­di­do lle­gar al pú­bli­co y ser re­co­no­ci­dos en el es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal. La mo­da es co­mu­ni­ca­ción y es ma­ra­vi­llo­so sa­ber que, a tra­vés de nues­tro tra­ba­jo, he­mos lle­ga­do a gen­te de tan­tos lu­ga­res con nues­tra im­pron­ta y nues­tros sen­ti­mien­tos. Muy sa­tis­fe­chos de ha­ber lle­ga­do a don­de lo he­mos he­cho y de ha­ber te­ni­do las opor­tu­ni­da­des que he­mos vi­vi­do con el co­no­ci­mien­to que eso nos ha ido cur­tien­do. Le da­mos gra­cias a Dios.

V. Me que­do con esas clien­tas de to­da la vi­da que nos si­guen pa­ran­do por la ca­lle pa­ra de­cir­nos que sus hi­jas o ellas fue­ron las más be­llas de la fies­ta en una oca­sión con­cre­ta que nos eli­gie­ron co­mo mo­dis­tos. Ellas son nues­tro me­jor re­co­no­ci­mien­to. ¿ Cuál es el se­cre­to pa­ra se­guir jun­tos tan­tos años?

L. Co­mo di­se­ña­do­res, el sor­pren­der­nos a día de hoy el uno al otro. Co­mo pa­re­ja, ha­ber si­do ca­pa­ces de res­pe­tar­nos a lo lar­go de tan­tí­si­mos años con un pro­yec­to co- mún de vi­da. Nues­tra re­la­ción es­tá ba­sa­da en el amor y en el res­pe­to del si­tio de ca­da uno. No he­mos sentido nun­ca el pro­ta­go­nis­mo de uno so­bre otro. So­mos ca­si uno, a pe­sar de lo di­fe­ren­tes que so­mos (son­ríe). Jo­sé Víc­tor siem­pre ha­bla de la va­ri­ta de Dios. Esa va­ri­ta nos to­có sien­do unos ni­ños a los dos y le pe­di­mos ter­mi­nar nues­tra vi­da así.

V. La ho­nes­ti­dad y el amor son los pi­la­res en nues­tra re­la­ción per­so­nal y pro­fe­sio­nal. ¿ Se di­vi­sa ya la inau­gu­ra­ción de la Fun­da­ción y Mu­seo Victorio & Lucchino? L. Efec­ti­va­men­te, si Dios quie­re, es­ta­rá en la lo­ca­li­dad cor­do­be­sa de Pal­ma del Río, don­de na­ció Jo­sé Víc­tor. Se­rá un mu­seo

Los con­se­jos de Ca­ye­ta­na nos han ser­vi­do de mu­cho

que re­co­rre­rá nues­tra ca­rre­ra ar­tís­ti­ca, con nues­tras co­lec­cio­nes, con un fon­do muy ri­co. No que­re­mos ex­ten­der­nos en es­te asun­to del que ha­bla­re­mos más ade­lan­te, pe­ro se­rá un lu­gar en el que se dé tes­ti­mo­nio de to­da nues­tra obra. Que­re­mos de­jar pa­ten­te que he­mos crea­do un es­ti­lo pro­pio, pro­fun­di­zan­do en las raí­ces an­da­lu­zas, rea­li­zan­do unas co­lec­cio­nes, sin em­bar­go, de van­guar­dia. Lo que más nos mo­ti­va es ese le­ga­do cul­tu­ral que podemos de­jar a nue­vos di­se­ña­do­res. Pa­ra­le­la­men­te, una vez inau­gu­ra­do el mu­seo, ha­brá un es­pa­cio pa­ra la for­ma­ción don­de im­par­ti­re­mos cla­ses, va­lién­do­nos de acuer­dos con di­se­ña­do­res in­ter­na­cio­na­les pa­ra crear un ver­gel de ar­tis­tas. To­do es­to iría ava­la­do por las uni­ver­si­da­des de Cór­do­ba y de Se­vi­lla y que se­rá di­ri­gi­do por Car­men Cal­vo. Ella fue, co­mo to­dos sa­béis, mi­nis­tra de Cul­tu­ra. Fue la que abrió el Mu­seo Pi­cas­so y con­fia­mos en ella ple­na­men­te. To­dos es­tos pro­yec­tos es­tán so­me­ti­dos a la bu­ro­cra­cia. Pu­si­mos la con­di­ción de que ten­dría que ha­ber una­ni­mi­dad entre to­dos los par­ti­dos y la he­mos con­se­gui­do. Cree­mos que se­rá una reali­dad pa­ra el 2018. Ca­ye­ta­na Al­ba fue una fiel mu­sa de us­te­des. ¿Con­ser­van al­guno de sus ves­ti­dos?

V. Con­ser­va­mos va­rios tra­jes sin en­tre­gar. An­tes de mo­rir nos pre­gun­ta­ba si le ten­dría­mos los tra­jes pa­ra la pró­xi­ma pri­ma­ve­ra. Es­ta­ban ya pro­ba­dos y se los lle­vá­ba­mos pa­ra que vie­se la evo­lu­ción. Con­ser­va­mos de Ca­ye­ta­na ex­pe­rien­cias ma­ra­vi­llo­sas y con­se­jos que nos dio que nos han ser­vi­do de gran ayu­da.

L. Des­gra­cia­da­men­te, no con­ser­va­mos nin­guno de los que lle­vó pues­to. He­mos in­ten­ta­do res­ca­tar al­guno con­tac­tan­do a tra­vés de la Ca­sa de Al­ba pa­ra la Fun­da­ción y Mu­seo, don­de que­ría­mos que ella tu­vie­se un lu­gar prin­ci­pal, ya que era con­de­sa de Pal­ma del Río. Un pe­que­ño homenaje a ella, ya que siem­pre con­ta­mos con su apro­ba­ción. Lle­va­mos años con es­te pro­yec­to. Es­pe­re­mos que al­gún día po­da­mos con­se­guir­lo. Ella nos abrió su co­ra­zón y nos apo­yó abier- ta­men­te siem­pre. Nun­ca ol­vi­da­re­mos que en nues­tro pri­mer des­fi­le ella es­ta­ba sen­ta­da en pri­me­ra fi­la y, al tér­mino, nos en­tre­gó un ra­mo de flo­res que nun­ca ol­vi­da­re­mos. No nos co­no­cía en­ton­ces na­die. Ha­bla­mos de los años 80. ¿Se so­lu­cio­na­ron las di­fi­cul­ta­des fis­ca­les y fi­nan­cie­ras? V. Nues­tros ase­so­res es­tán tra­ba­jan­do en ello. ¿Se han sentido trai­cio­na­dos?

V. So­mos no­ti­cia por ser per­so­na­jes po­pu­la­res y, por ello, en­ten­de­mos in­clu­so a la pren­sa cuan­do ha fal­ta­do a la ver­dad. No nos hu­bie­ra gus­ta­do la re­per­cu­sión que al­can­zó, pe­ro era inevi­ta­ble. Nos que­da­mos, des­de lue­go, con la po­si­ti­vi­dad y el áni­mo que siem­pre nos ha trans­mi­ti­do nues­tro pú­bli­co, que ha si­do bár­ba­ro. La ca­lle nos quie­re. Me he ido mu­chos días tris­te a ca­sa, por­que, a la vez que nos apo­ya­ban, nos re­cor­da­ban los ma­los mo­men­tos. El pú­bli­co se ha vol­ca­do apo­yán­do­nos. Sus per­fu­mes son lí­de­res de ven­ta en el mer­ca­do. ¿ A qué hue­le Victorio & Lucchino? L. A au­tén­ti­co.

Nues­tros ase­so­res es­tán so­lu­cio­na­do nues­tros pro­ble­mas fis­ca­les

V. Exac­to. Son unos es­tan­dar­tes de la Mar­ca Es­pa­ña. ¿Qué opi­nión tie­nen so­bre los al­ter­ca­dos con­tra la en­se­ña na­cio­nal y la fi­gu­ra del Rey en Bar­ce­lo­na?

V. No­so­tros de­ci­mos: « ¡ Vi­va el Rey!».

L. Es una pe­na lo que es­tá su­ce­dien­do y creo que es una opi­nión ma­yo­ri­ta­ria de los que nos sen­ti­mos es­pa­ño­les. Ha si­do una ma­ni­fes­ta­ción ma­ni­pu­la­da pa­ra pe­lear por el in­de­pen­den­tis­mo cuan­do se le te­nía que ha­ber te­ni­do mu­cho res­pe­to a los muer­tos, ajeno a cual­quier sen­si­bi­li­dad po­lí­ti­ca. El úni­co sen­ti­mien­to que ten­dría que ha­ber en Bar­ce­lo­na aquel día era el de do­lor por­que exis­tan per­so­nas ca­pa­ces de ha­cer al­go tan atroz que pro­vo­que la pér­di­da de tan­tas vi­das con la sin­ra­zón de fon­do. Lo más la­men­ta­ble ha si­do eso. Sin ha­blar, por su­pues­to, de la fal­ta de res­pe­to al Rey, a la Mo­nar­quía y a to­dos los es­pa­ño­les re­pre­sen­ta­dos por don Fe­li­pe y nues­tra ban­de­ra. Un día de­ci­die­ron vi­vir en Se­vi­lla y pro­yec­tar mo­da al mun­do en­te­ro des­de allí. ¿ Es Se­vi­lla una fi­lo­so­fía de vi­da?

L. Es una fi­lo­so­fía de vi­da. Aquí tie­nes que ser muy po­co sen­si­ble pa­ra no cap­tar las ener­gías tan ma­ra­vi­llo­sas que te pro­vo­ca es­ta ciu­dad. Es cu­na de ar­tis­tas, pe­ro tam­bién mu­chos ar­tis­tas que no han na­ci­do aquí han ve­ni­do a Se­vi­lla a ins­pi­rar­se. Es el co­lor, su gen­te, la luz. No voy a ha­blar de la mo­nu­men­ta­li­dad, por­que hay ciu­da­des ma­ra­vi­llo­sas en el mun­do. Aquí hay al­go in­tan­gi­ble, que no se pue­de ex­pli­car y que pu­lu­la por el am­bien­te que nos ha­ce vi­vir de otra ma­ne­ra y que ten­ga­mos otro la­ti­do con la vi­da, otra sen­si­bi­li­dad. No­so­tros crea­ría­mos di­fe­ren­te y se­ría­mos otras per­so­nas si vi­vié­ra­mos en otra ciu­dad. V. An­da­lu­cía y Se­vi­lla, que es don­de vi­vi­mos, es la dul­zu­ra de vi­vir. ¿Han si­do ca­pa­ces de ser pro­fe­tas en su tie­rra?

V. Ab­so­lu­ta­men­te. Po­dría­mos es­tar ha­blan­do de es­to ho­ras.

L. Sin du­da al­gu­na. He­mos te­ni­do ofre­ci­mien­tos muy bue­nos que he­mos re­cha­za­do por no que­rer mo­ver­nos de aquí, pe­ro en eso he­mos es­ta­do los dos siem­pre muy de acuer­do. Que se­pa­mos, vi­vi­mos una so­la vez y que­ría­mos ele­gir Se­vi­lla pa­ra ha­cer­lo. Esa fue nues­tra de­ci­sión. Des­de aquí al mun­do. Y así ha si­do. He­mos lle­ga­do has­ta a Ja­pón, don­de lle­va­mos 25 años pre­sen­tes. ¿Qué les que­da en el tin­te­ro? V. El tin­te­ro es­tá lleno pa­ra es­cri­bir mon­to­nes de fo­lios de crea­ción (son­ríe). Al­gún día ade­más es­cri­bi­re­mos nues­tras me­mo­rias. L. Cuan­do se tie­ne un al­ma crea­ti­va es di­fí­cil va­ciar ese tin­te­ro.

“La Fun­da­ción y Mu­seo Victorio & Lucchino es­ta­rá en Pal­ma del Rio y se­rá di­ri­gi­do por Car­men Cal­vo”.

“An­tes de mo­rir, la du­que­sa de Al­ba nos pre­gun­ta­ba si le ten­dría­mos sus tra­jes pa­ra la pró­xi­ma pri­ma­ve­ra”.

“Nues­tra re­la­ción es­tá ba­sa­da en el amor y en el res­pe­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.