Sín­dro­me post­va­ca­cio­nal

ABC - Hoy Corazón - - Latidos -

Quién no ha desea­do que se le tra­ga­ra la tie­rra el pri­mer día de tra­ba­jo des­pués de las va­ca­cio­nes? El fa­mo­so, en los úl­ti­mos años, sín­dro­me post­va­ca­cio­nal nos ace­cha des­de la si­lla del je­fe en el tra­ba­jo o en el atas­co ma­tu­tino. ¿An­ti­gua­men­te no exis­ti­ría? Pues pa­re­ce ser que no. Cla­ro es­tá que, de­pen­dien­do del pe­rio­do de tiem­po del que ha­ble­mos, a lo me­jor tam­po­co ha­bía va­ca­cio­nes o bien no se va­lo­ra­ba ade­cua­da­men­te. En cual­quier ca­so, pa­re­ce te­ner bas­tan­te re­la­ción con la vi­da mo­der­na.

Cuan­do se fra­ca­sa en la adap­ta­ción a la vi­da ac­ti­va des­pués del pe­rio­do va­ca­cio­nal es cuan­do se pro­du­ce es­te sín­dro­me y, aun­que no se con­si­de­ra una en­fer­me­dad, pue­de afec­tar al bie­nes­tar y la ca­li­dad de vi­da de una per­so­na.

Es­te tras­torno nos pue­de pro­du­cir sín­to­mas muy molestos, co­mo can­san­cio, de­bi­li­dad, fal­ta de sue­ño, fal­ta de con­cen­tra­ción y som­no­len­cia a lo lar­go del día... In­clu­so, po­de­mos su­frir so­ma­ti­za­cio­nes, so­bre to­do ni­ños en edad

es­co­lar con mie­do a vol­ver a las cla­ses, en los que pue­den dar­se náu­seas, vó­mi­tos, su­do­ra­ción, dolores di­fu­sos, pér­di­da de ape­ti­to...

Tam­bién son fre­cuen­tes los sín­to­mas de ti­po psi­co­ló­gi­cos, co­mo la de­pre­sión o la an­sie­dad, que nos pue­den afec­tar en nues­tro tra­ba­jo, ha­cién­do­lo di­fí­cil de rea­li­zar e, in­clu­so, pu­dien­do lle­gar a blo­quear­nos o a te­ner di­fi­cul­tad en la to­ma de de­ci­sio­nes. Se­gún di­fe­ren­tes es­tu­dios, afec­ta a más de un ter­cio de la po­bla­ción de nues­tro país, pe­ro po­dría afec­tar a más gen­te. En lí­neas ge­ne­ra­les, su du­ra­ción es de unas dos se­ma­nas –tiem­po que tar­da­mos en adap­tar­nos a la nue­va ru­ti­na–.

PRE­DIS­PO­SI­CIÓN

Hay co­lec­ti­vos pre­dis­pues­tos a te­ner es­te sín­dro­me. Por ejem­plo, aque­llos con un en­torno la­bo­ral hos­til, con un je­fe di­fí­cil o bien con un tra­ba­jo mo­nó­tono y po­co mo­ti­van­te. Tam­bién es­tán más ex­pues­tos aque­llos con ho­ra­rios in­tem­pes­ti­vos. En otros ca­sos, co­mo di­ce un buen ami­go mío: «Los au­tó­no­mos no te­ne­mos tiem­po de te­ner sín­dro­me post­va­ca­cio­nal». Ade­más, una vez in­cor­po­ra­dos al tra­ba­jo, la an­sie­dad o la de­pre­sión pue­den acen­tuar un círcu­lo vi­cio­so, ba­jan­do nues­tro ren­di­mien­to y ha­cien­do que ca­da vez se nos acu­mu­len más ta­reas en­ci­ma de la me­sa.

¿CÓ­MO PRE­VE­NIR?

Lo pri­me­ro que te­ne­mos que ha­cer es pro­cu­rar pla­ni­fi­car bien las va­ca­cio­nes. Se ha com­pro­ba­do que es me­jor di­vi­dir­las en dos o tres pe­rio­dos a lo lar­go del año que co­ger to­das se­gui­das. Tam­bién es re­co­men­da­ble rea­li­zar un des­can­so ac­ti­vo, ca­mi­nan­do, ha­cien­do de­por­te o pla­ni­fi­can­do ac­ti­vi­da­des pa­ra evi­tar el se­den­ta­ris­mo. Es bueno rea­li­zar una ali­men­ta­ción sa­na y pro­cu­rar en­gor­dar lo mí­ni­mo res­pec­to a nues­tro pe­so nor­mal du­ran­te ese pe­rio­do de des­can­so. Ade­más, la re­la­ja­ción del pe­rio­do va­ca­cio­nal es un mo­men­to idó­neo pa­ra re­fle­xio­nar y pla­ni­fi­car pa­ra el fu­tu­ro. Unos pla­nes que se pue­den po­ner en prác­ti­ca a la vuel­ta de esas va­ca­cio­nes. Así mis­mo es re­co­men­da­ble no vol­ver el día an­tes. Es me­jor re­gre­sar con un pe­rio­do ra­zo­na­ble de tiem­po pa­ra po­der adap­tar­nos me­jor a la nue­va eta­pa de tra­ba­jo y, si es po­si­ble, no vol­ver un lu­nes, ya que así la se­ma­na se nos ha­rá más cor­ta.

SO­LU­CIO­NES

Una vez que pa­de­ce­mos los sín­to­mas, de­be­mos bus­car un re­me­dio. Es fun­da­men­tal pro­cu­rar dor­mir lo su­fi­cien­te y re­gu­la­ri­zar los ho­ra­rios de las co­mi­das. Es­to nos per­mi­ti­rá te­ner unas ideas más cla­ras, nor­ma­li­zar los rit­mos de nues­tro re­loj in­terno y adap­tar­nos a ma­dru­gar y tra­ba­jar con más fa­ci­li­dad. Te­ne­mos que in­ten­tar or­ga­ni­zar y prio­ri­zar el tra­ba­jo y las ta­reas que se nos han acu­mu­la­do du­ran­te las va­ca­cio­nes, rea­li­zan­do pri­me­ro los que más pri­sa co­rre o los que sea más im­por­tan­te.

Es fun­da­men­tal bus­car al­gu­na mo­ti­va­ción den­tro del tra­ba­jo. Si no la en­con­tra­mos, al me­nos pen­sar que tra­ba­jar nos per­mi­ti­rá te­ner los re­cur­sos eco­nó­mi­cos pa­ra vol­ver a ir­nos. Tam­bién ten­dre­mos la opor­tu­ni­dad de ren­con­trar­nos con com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo con los que ten­ga­mos bue­na re­la­ción o, in­clu­so, sea­mos ami­gos. En de­fi­ni­ti­va, de­be­mos tra­tar de re­in­cor­po­rar­nos al tra­ba­jo con una men­te po­si­ti­va. Rea­li­zar una ali­men­ta­ción sa­na y una ac­ti­vi­dad fí­si­ca re­gu­lar –por ejem­plo ca­mi­nar– nos pue­de ayu­dar a re­gu­la­ri­zar y nor­ma­li­zar nues­tros rit­mos in­ter­nos pro­gre­si­va­men­te. La prác­ti­ca de la me­di­ta­ción o las téc­ni­cas de re­la­ja­ción pue­den ser tam­bién de ayu­da. En ca­so ne­ce­sa­rio, po­de­mos con­tac­tar con un pro­fe­sio­nal que nos acon­se­je e, in­clu­so, pau­te una me­di­ca­ción pa­ra que su­pe­rar­lo sea más sen­ci­llo.

EL OA­SIS

Apro­ve­che al má­xi­mo sus va­ca­cio­nes, que son co­mo un oa­sis don­de po­drá be­ber, des­can­sar y re­to­mar fuer­zas pa­ra el res­to del año. Si lo ha­ce con in­te­li­gen­cia y pla­ni­fi­ca­ción, su sa­lud y la de los su­yos se lo agra­de­ce­rá.

Da­vid Sal­da­ña Ga­rri­do. Ci­ru­gía To­rá­ci­ca. Hos­pi­tal Ni­sa Pardo Ara­va­ca. Vi­ce­pre­si­den­te de NEUMOMADRID.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.