ÓS­CAR CA­SAS

HA CUM­PLI­DO 18 AÑOS, SU­PERA EL MI­LLÓN DE SE­GUI­DO­RES EN INS­TA­GRAM Y PRO­TA­GO­NI­ZA ’SI FUE­RAS TÚ’, LA GRAN APUES­TA TRANSMEDIA DE TVE. EL HER­MANO DE MA­RIO CA­SAS SE CON­VIER­TE EN UNA ES­TRE­LLA Y SO­MOS TES­TI­GOS DEL MO­MEN­TO EN EL QUE LE CAM­BIA LA VI­DA.

ABC - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR AN­TO­NIO ALBERT

El her­mano de MA­RIO CA­SAS vi­vió su pri­me­ra ex­pe­rien­cia con una mu­che­dum­bre de ‘fans’ en el Fe­sTVal de Vi­to­ria.

Una son­ri­sa lo cu­ra to­do. Y Ós­car Ca­sas ( 18) tie­ne son­ri­sas para dar y re­ga­lar. A las puer­tas del ho­tel en el que se alo­ja, hay apos­ta­das de­ce­nas de fa­nes con las ba­te­rías de sus mó­vi­les bien car­ga­das para ha­cer­se sel­fies con él. Uno de los con­duc­to­res del

Fe­sTVal con­fie­sa que « se pa­san ho­ras es­pe­ran­do, con sus col­cho­ne­tas y sus man­tas, y si­guien­do ca­da pa­so que da. Por lo vis­to ha col­ga­do en su cuen­ta que ve­nía ha­cia Vi­to­ria y las ni­ñas se han plan­ta­do aquí. Con­tro­lan to­dos sus mo­vi­mien­tos, sa­ben

más que no­so­tros…». A la sa­li­da del pa­la­cio don­de ha pre­sen­ta­do la se­rie Si fue­ras

tú (TVE), hay tam­bién una mu­cha­cha­da pro­vis­ta de cá­ma­ras y re­ga­los para su ído­lo. Es la pri­me­ra vez que Ós­car se en­fren­ta a una fir­ma de au­tó­gra­fos para una ma­sa que se mue­ve co­mo el mar, a olea­das de pa­sión que se con­ta­gian unas a otras. Se­gun­dos antes de sa­lir, pa­re­ce te­ner un mo­men­to de du­da.

« ¡ Qué fuer­te! » , ex­cla­ma per­ple­jo pe­ro di­ver­ti­do. Se para ante un es­pe­jo, se me­sa el ca­be­llo para de­jar­lo a su gus­to y sa­le acom­pa­ña­do de María Pe­dra­za, su com­pa­ñe­ra de re­par­to.

El es­cán­da­lo es ma­yúscu­lo: gri­tos, lá­gri­mas de emo­ción, una in­ter­mi­na­ble su­ce­sión de fo­tos… Hay que sa­car­lo por una puer­ta tra­se­ra, su­pues­ta­men­te, se­cre­ta. Cuan­do sa­le en­con­tra­mos otro gru­po es­pe­rán­do­le. Más fo­tos. In­clu­so un abra­zo a una ni­ña que lle­ga pe­da­lean­do a la que el co­ra­zón está a pun­to de es­ca­pár­se­le por su bo­ca. El ac­tor no pier­de la son­ri­sa en nin­gún mo­men­to. Sube al co­che con cier­to asom­bro, los ojos bri­llan­tes por una do­sis de adre­na­li­na por la que otros ma­ta­rían por sen­tir, al me­nos, una vez en la vi­da. Le es­pe­ran mi­les así. Y he­mos com­par­ti­do el pri­mer chu­te: «Mi her­mano me ha­bía con­ta­do lo que era es­te mo­men­to. Y eso que él ha vi­vi­do si­tua­cio­nes ma­las, por­que a él lle­ga­ron a ara­ñar­le… Pe­ro una co­sa es que te lo cuen­ten y otra muy di­fe­ren­te, vi­vir­lo». ¿Y? ¿Qué se sien­te? Es muy fuer­te. Ha­bía fir­ma­do al­gún au­tó­gra­fo, tam­bién me ha­bía he­cho fo­tos con al­gu­na fan, cla­ro, pe­ro nun­ca me ha­bía en­fren­ta­do a

Mi her­mano es mi ído­lo, mi mejor ami­go y me acon­se­ja

es­ta lo­cu­ra. ¡Uf! Ten­go que apren­der a asi­mi­lar es­tas si­tua­cio­nes… To­do co­men­zó con una fo­to con su her­mano en la pla­ya, el pa­sa­do 18 de ju­nio. Ca­si 300.000 ‘me gus­ta’ y una olea­da de se­gui­do­res. ¿Es­ta­mos ante un in­fluen­cer? No, para na­da. Yo me con­si­de­ro ac­tor. Pe­ro, hoy en día, no po­de­mos ob­viar la fuer­za de las re­des. Yo tra­to de apro­ve­char lo mejor de ellas. Mu­chos ac­to­res, co­mo Pau­la Eche­va­rría, son al­go más: son una mar­ca. Es ver­dad. Y lo en­tien­do. Antes, la pren­sa era la que crea­ba una ima­gen de los ar­tis­tas, pe­ro aho­ra no. Aho­ra, no­so­tros mis­mos, po­de­mos crear esa ima­gen com­par­tien­do fo­tos, mo­men­tos… La re­la­ción con las fa­nes ha cam­bia­do por­que es más di­rec­ta. Más sin­ce­ra tam­bién. ¿Pe­ro se en­car­ga de las re­des per­so­nal­men­te? Sí, ten­go un agen­te para el te­ma pu­bli­ci­ta­rio, pe­ro los

post los eli­jo y es­cri­bo yo. ¿ Cuán­to va a du­rar la eti­que­ta de ‘ her­mano de Ma­rio Ca­sas’? Ni lo sé ni me preo­cu­pa. Mi her­mano es mi ído­lo y

es mi mejor ami­go. Me da con­se­jos, me ayuda a pre­pa­rar­me los pa­pe­les… Cuan­do en­sa­yo, me da la ré­pli­ca y me guía a la ho­ra de crear un per­so­na­je. For­ma­mos un buen equi­po: él de coach y yo apren­dien­do. ¿En qué se pa­re­cen? En mu­chas co­sas: so­mos muy com­pe­ti­ti­vos, muy payasos to­do el tiem­po… Mi ma­dre di­ce que, de los cin­co her­ma­nos, Ma­rio y yo so­mos los que más nos pa­re­ce­mos. No so­lo por la ca­ra, sino por la for­ma de ser. ¿Y en qué son to­tal­men­te di­fe­ren­tes? Mi her­mano es una per­so­na que lo­gra to­do lo que se pro­po­ne, ya sea de­jar de fu­mar, se­guir una die­ta para un pa­pel, en­tre­nar en el gym... A mí, to­do eso me cues­ta, me fal­ta un po­co de vo­lun­tad. A di­fe­ren­cia de Ma­rio, us­ted ha em­pe­za­do des­de pe­que­ño ha­cien­do ci­ne. ¿Qué ha apren­di­do de su her­mano y qué lec­cio­nes le ha da­do para cre­cer en un pla­tó? Mi her­mano me ha en­se­ña­do a ser cons­tan­te y exi­gen­te. A es­tu­diar, a bus­car más allá, dar vuel­tas al per­so­na­je y ver has­ta dón­de lle­gas. Pe­ro eso es la teo­ría. Yo em­pe­cé a los cin­co años con la se­rie Abue

la de ve­rano (TVE) y es un apren­di­za­je im­pa­ga­ble. Pe­ro cuan­do lle­vas mu­cho tiem­po en una se­rie, co­mo me pasó en Águi­la ro­ja (TVE), tam­bién pi­llas ma­nías, há­bi­tos que son mejor rom­per si tra­ba­jas en dis­tin­tas co­sas. Su her­ma­na Shei­la, que tra­ba­jó co­mo abo­ga­da con Gar­cía Mon­tes, tie­ne una agen­cia de re­pre­sen­ta­ción de ac­to­res. Su her­mano Christian, que lle­va la ad­mi­nis­tra­ción de la em­pre- sa, ha he­cho sus pi­ni­tos en la in­ter­pre­ta­ción…. Sí, pe­ro no son mis agen­tes ni los de Ma­rio. Pe­ro ima­gino que es­tan­do la fa­mi­lia me­ti­da en el ne­go­cio, se ha­bla­rá de sus ca­rre­ras en las ce­nas o co­mi­das. Bueno, la ver­dad es que los Ca­sas po­dría­mos ser co­mo las Kardashian… Nos da­mos con­se­jos, cla­ro que sí, pe­ro creo que lle­va­mos bas­tan­te bien la se­pa­ra­ción en­tre los te­mas pro­fe­sio­na­les y los per­so­na­les. En Si fue­ras tú, la se­rie que pro­ta­go­ni­za en TVE, el final de ca­da ca­pí­tu­lo lo de­ci­den los es­pec­ta­do­res. Me en­can­ta esa idea, aun­que, co­mo ac­tor, me ge­ne­ra un po­co de vér­ti­go. Eso sí, mo­ti­va, por­que no me per­mi­te re­la­jar­me. Te dan el guion, te lo tie­nes que apren­der y lo gra­ba­mos en na­da. Es el chi­co po­pu­lar en la se­rie. ¿Lo era en el ins­ti­tu­to? Era nor­mal, aun­que ha­bla­ba mu­cho en cla­se. Soy ex­tro­ver­ti­do co­mo mi per­so­na­je.

La re­la­ción con los ‘fans’ aho­ra es más di­rec­ta y sin­ce­ra

‘HER­MANO DE’... Di­ce que no sa­be cuán­to du­ra­rá la eti­que­ta que tie­ne de ‘her­mano de Ma­rio Ca­sas’ ( jun­to a él, arri­ba), pe­ro que no le preo­cu­pa. Ós­car, que em­pie­za a co­que­tear con la fa­ma, ha rea­li­za­do va­rios tra­ba­jos co­mo ac­tor. Por ejem­plo, en la...

PRO­ME­SA DE LA IN­TER­PRE­TA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.