ETERNO NO­VIAZ­GO

ABC - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR TA­NIA CALAHORRA / RE­DAC­CIÓN

RA­FA NA­DAL y XIS­CA PE­RE­LLÓ, una pa­re­ja fe­liz jun­to a los MOYÁ en su re­gre­so a Ma­llor­ca.

RA­FA NA­DAL, NÚ­ME­RO UNO DEL TE­NIS, LLE­VA 12 AÑOS DE RE­LA­CIÓN CON XIS­CA PE­RE­LLÓ. SIN EM­BAR­GO, LA PA­RE­JA NO PA­RE­CE TE­NER IN­TEN­CIO­NES DE CA­SAR­SE.

Por las fo­tos, en las que se le ve ju­gan­do y to­can­do el ca­be­llo de una de las hi­jas de Car­los Moyá ( 41) y Ca­ro­li­na Ce­re­zue­la (37), po­dría de­du­cir­se que a Ra­fa Na­dal (31) se le ha des­per­ta­do el ins­tin­to pa­ter­nal. Que está desean­do for­mar una fa­mi­lia al la­do de Xis­ca Pe­re­lló. Lo que no está tan cla­ro es que ten­gan pla­nes de bo­da. Des­pués de 12 años de ro­man­ce, ja­más se ha ru­mo­rea­do si quie­ra que el te­nis­ta y su no­via ten­gan in­ten­cio­nes de con­ver­tir­se en ma­ri­do y mu­jer, y se­guir así los pa­sos de uno de sus co­le­gas en el cir­cui­to, Fernando Ver­das­co –quien se ca­sa­rá con Ana Bo­yer tras una re­la­ción bas­tan­te más cor­ta que la del ma­na­co­rí: cua­tro años–.

RENCUENTRO FA­MI­LIAR

Y, sin ni si­quie­ra un anillo a la vis­ta en la mano de Pe­re­lló, el te­nis­ta ate­rri­zó en Pal­ma de Ma­llor­ca acom­pa­ña­do por sus pa­dres, Ana María Pe­re­ra y Se­bas­tián Na­dal, su her­ma­na, Ma­ri­bel, y su in­se­pa­ra­ble y dis­cre­ta no­via tras co­ro­nar­se en el US Open. Jun­to a ellos, des­em­bar­có tam­bién Moyá,

uno de los en­tre­na­do­res de Ra­fa, al que es­pe­ra­ba su fa­mi­lia al com­ple­to en el ae­ro­puer­to de Son Sant Joan. Ce­re­zue­la (37) acu­dió acom­pa­ña­da por sus tres hi­jos — Car­la, Car­los y Da­nie­la— a re­ci­bir a su ma­ri­do y se en­con­tró con Na­dal y su ‘clan’ en el apar­ca­mien­to de la ba­se aé­rea de la ca­pi­tal ma­llor­qui­na. El fla­man­te cam­peón, ade­más de mos­trar­se muy aten­to y ca­ri- ño­so con los pe­que­ños de la fa­mi­lia Moyá-Ce­re­zue­la, com­par­tió una dis­ten­di­da con­ver­sa­ción con la mu­jer de su en­tre­na­dor antes de su­bir al co­che para aban­do­nar la ba­se aé­rea de Pal­ma.

VUEL­TA A CA­SA

Na­dal re­gre­sa a Es­pa­ña co­mo cam­peón dis­pues­to a to­mar­se un res­pi­ro antes de afron­tar los com­pro­mi­sos pro­fe­sio­na­les de su exi­gen­te ca­len- da­rio de­por­ti­vo du­ran­te los me­ses de oto­ño. Des­pués de per­ma­ne­cer un tiem­po ale­ja­do de la com­pe­ti­ción por pro­ble­mas mus­cu­la­res, Ra­fa ha vuel­to con fuer­za a las pistas de te­nis y está de­mos­tran­do que su ca­rre­ra de­por­ti­va está le­jos de la lí­nea de me­ta.

Jun­to a su fa­mi­lia y ami­gos, el de­por­tis­ta se to­ma­rá una se­ma­na de des­can­so en su tie­rra na­tal, un tiem­po que le ser­vi­rá para re­po­ner-

se y con­ti­nuar lu­chan­do por man­te­ner su in­me­jo­ra­ble po­si­ción en el rán­king mun­dial de la ATP.

Sin em­bar­go, la cal­ma que Ra­fa Na­dal bus­ca­ba en la is­la ba­lear se ha vis­to per­tur­ba­da por un pe­que­ño in­ci­den­te con sus re­des so­cia­les. El te­nis­ta de­nun­ció ha­ce unos días que ha­bía su­fri­do un hac­keo de su cuen­ta ofi­cial en Twit­ter.

El perfil del te­nis­ta ha si­do in­ter­ve­ni­do por ter­ce­ras per­so­nas que se de­di­ca­ron a re­tui­tear men­sa­jes re­la­cio­na­dos con el re­fe­rén­dum ca­ta­lán, con­tra el que Na­dal se ha po­si­cio­na­do pú­bli­ca­men­te. Tras de­nun­ciar­lo y ex­pli­car lo su­ce­di­do a sus ca­si 14 mi­llo­nes de se­gui­do­res, el de­por­tis­ta ha re­to­ma­do el con­trol de sus re­des con nor­ma­li­dad.

GRAN­DES AMI­GOS Ra­fa Na­dal y Car­los Moyá han de­mos­tra­do te­ner muy bue­na sintonía en el te­rreno per­so­nal y pro­fe­sio­nal. Lo mis­mo su­ce­de con Ca­ro­li­na y Xis­ca.

in­se­pa­ra­bles Xis­ca Pe­re­lló acom­pa­ña a su pa­re­ja en ca­si to­dos los tor­neos que dispu­ta.

Ra­fa des­em­bar­có jun­to a sus pa­dres, su no­via y su her­ma­na. A Car­los Moyá le es­pe­ra­ban su mu­jer e hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.