CO­RA­ZÓN SA­LU­DA­BLE

ABC - Hoy Corazón - - SUMARIO - CO­RA­ZÓN SA­LU­DA­BLE

La en­fer­me­dad del ol­vi­do.

El alz­hei­mer es un pro­ble­ma so­cio­sa­ni­ta­rio de gran mag­ni­tud y du­ran­te es­ta se­ma­na, el 21 de sep­tiem­bre, se ce­le­bra el Día in­ter­na­cio­nal de es­ta en­fer­me­dad.

El exal­cal­de de Bar­ce­lo­na Pas­qual Ma­ra­gall, en­fer­mo de alz­hei­mer, di­jo ha­ce tiem­po en la pre­sen­ta­ción del do­cu­men­tal Bi­ci­cle­ta, cu­cha­ra, man­za­na –que pos­te­rior­men­te se al­zó con el Go­ya–: «Di­cen que den­tro de unos años, con los avan­ces de la ciencia, es­to se arre­gla­rá, pe­ro Jor­di, tú y yo ya no lle­ga­re­mos…». Se re­fe­ría a su ami­go, tam­bién po­lí­ti­co, pa­dre de la Cons­ti­tu­ción y con el que com­par­tía en­fer­me­dad, Jor­di So­lé Tu­ra. El alz­hei­mer ha afec­ta­do a otros per­so­na­jes muy co­no­ci­dos, co­mo Adolfo Suá­rez y Car­men Se­vi­lla.

CIU­DAD DES­CO­NO­CI­DA

El alz­hei­mer afec­ta a una de ca­da 10 per­so­nas ma­yo­res de 65 años y la pa­de­cen 45 mi­llo­nes a ni­vel mun­dial –más que los en­fer­mos de cán­cer o si­da–. Ca­da tres mi­nu­tos se diag­nos­ti­ca un nue­vo ca­so en el mun­do y, des­afor­tu­na­da­men­te, hoy por hoy, no exis­te cu­ra. Otros da­tos son que las per­so­nas más jó­ve­nes no es­tán exen­tas, que afec­ta más a las mu­je­res y que apro­xi­ma­da­men­te el 40% pre­sen­ta al­gún an­te­ce­den­te fa­mi­liar.

Se sue­le de­cir que es co­mo es­tar en una ciu­dad des­co­no­ci­da, en la que no en­ten­de­mos el idio­ma, no co­no­ce­mos ni las ca­lles ni a na­die. Se ca­rac­te­ri­za por el de­te­rio­ro pro­gre­si­vo de las fa­cul­ta­des fí­si­cas y men­ta­les que im­pi­de lle­var a ca­bo las ac­ti­vi­da­des de la vi­da dia­ria de ma­ne­ra au­tó­no­ma y ade­cua­da, lle­gan­do a una si­tua­ción de to­tal de­pen­den­cia. Comienza por pér­di­das de me­mo­ria ca­si im­per­cep­ti­bles que van evo­lu­cio­nan­do a un

de­te­rio­ro pro­gre­si­vo de fun­cio­nes co­mo la me­mo­ria, el len­gua­je, la pér­di­da del sen­ti­do de la orien­ta­ción... Va acom­pa­ña­do, fre­cuen­te­men­te, de cam­bios en la per­so­na­li­dad per­dien­do, de ma­ne­ra pro­gre­si­va, la ca­pa­ci­dad para lle­var a ca­bo las ac­ti­vi­da­des de la vi­da dia­ria has­ta al­can­zar un es­ta­do ve­ge­ta­ti­vo. Se desa­rro­lla du­ran­te un pe­rio­do me­dio de unos diez años.

¿CÓ­MO PRE­VE­NIR?

Un pro­ble­ma im­por­tan­te es que, apro­xi­ma­da­men­te, un 40% de los ca­sos po­drían es­tar sin diag­nos­ti­car. Es po­si­ble que el en­fer­mo no se dé cuen­ta de la si­tua­ción de­bi­do a la al­te­ra­ción de la me­mo­ria. Se sue­len rea­li­zar, por es­pe­cia­lis­tas, test que mi­den si exis­te un de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo. Ade­más, pue­den em­plear­se prue­bas de ima­gen para rea­li­zar el diag­nós­ti­co o des­car­tar otras en­fer­me­da­des afi­nes.

¿Po­de­mos ha­cer al­go para pre­ve­nir la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer? No exis­te en la ac­tua­li­dad na­da de­mos­tra­do, pe­ro pa­re­ce ser que lle­var una ali­men­ta­ción equi­li­bra­da, prac­ti­car ejer­ci­cio con re­gu­la­ri­dad, pre­ve­nir la dia­be­tes ti­po II, la hi­per­ten­sión y la obe­si­dad ayu­dan. La to­ma de an­ti­oxi­dan­tes, co­mo la vi­ta­mi­na E o al­gún an­ti­in­fla­ma­to­rio, po­drían pre­ve­nir o re­tra­sar su apa­ri­ción. El ejer­ci­cio de la me­mo­ria y el desa­rro­llo de ac­ti­vi­da­des in­te­lec­tua­les, co­mo leer, to­car al­gún ins­tru­men­to o apren­der un idio­ma, pa­re­ce ser que po­drían ser po­si­ti­vos fren­te a es­ta en­fer­me­dad.

Des­gra­cia­da­men­te, no exis­te nin­gún ti­po de cu­ra para es­ta en­fer­me­dad. En cuan­to al tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co, en las pri­me­ras fa­ses de la en­fer­me­dad se uti­li­zan una se­rie de fár­ma­cos –an­ti­co­li­nes­te­rá­si­cos– para tra­tar de re­tra­sar el de­te­rio­ro de los pa­cien­tes lo má­xi­mo que se pue­da. Es­te tra­ta­mien­to se com­bi­na con otros para ali­viar sín­to­mas co­la­te­ra­les ta­les co­mo de­pre­sión, agi­ta­ción, al­te­ra­ción del sue­ño o in­fec­cio­nes, por po­ner al­gu­nos ejem­plos. Hoy en día, hay va­rios tra­ta­mien­tos en fa­se de ex­pe­ri­men­ta­ción, en­tre los que se en­cuen­tran las va­cu­nas.

En es­tos mo­men­tos, el tra­ta­mien­to no far­ma­co­ló­gi­co es el pi­lar más im­por­tan­te. Se ha podido com­pro­bar que un en­torno fa­mi­liar fa­vo­ra­ble y evi­tar si­tua­cio­nes de es­trés y tras­la­dos a lu­ga­res di­fe­ren­tes de los ha­bi­tua­les, fa­ci­li­ta­ría el re­tra­so de la pro­gre­sión de la en­fer­me­dad.

FI­GU­RA HE­ROI­CA

Men­ción apar­te me­re­ce la fi­gu­ra del cui­da­dor de los pa­cien­tes de alz­hei­mer, la­bor he­roi­ca y en­co­mia­ble, ya que, mu­chas ve­ces, bien por no te­ner re­cur­sos eco­nó­mi­cos para con­tra­tar a al­guien que se en­car­gue del cui­da­do –aun­que so­lo sea du­ran­te unas ho­ras– o por no dis­po­ner de otros fa­mi­lia­res que com­par­tan la la­bor, es­ta ta­rea que­da en ma­nos de unas po­cas per­so­nas o, in­clu­so, de una so­la. Es­to puede al­te­rar, de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va, su vi­da lle­gan­do, in­clu­so, a afec­tar a la sa­lud de quien se sa­cri­fi­ca por cui­dar a quien los ha cui­da­do.

Exis­ten di­ver­sas fun­da­cio­nes y aso­cia­cio­nes que se pue­den con­tac­tar para re­ci­bir ayuda o con­se­jo del tra­to ade­cua­do que se de­be dis­pen­sar a es­te ti­po

de pa­cien­tes. Se­ría ideal el rá­pi­do desa­rro­llo de la Ley de De­pen­den­cia.

Es im­pac­tan­te es­ta

car­ta de amor: «Te es­cri­bo aho­ra, mien­tras duer­mes, por si ma­ña­na ya no fue­ra yo el que ama­ne­ce a tu la­do… Por si ma­ña­na, Ju­lia, no fue­ra ca­paz de de­cir­te, aun­que sea la úl­ti­ma vez, que te quie­ro». El tex­to de fic­ción de Je­sús Es­pa­da es una reali­dad que nos puede su­ce­der a cual­quie­ra. Di­ga hoy lo que ten­ga que de­cir por si ma­ña­na no puede.

ADOLFO SUÁ­REZ

CAR­MEN SE­VI­LLA

PAS­QUAL MA­RA­GALL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.