MERCHE

“Me gus­ta­ría dar­le un her­mano a mi hi­ja”.

ABC - Hoy Corazón - - Images - POR J ABRIL. FOTOS: M. VAQUERO

Merche ( 43) vuel­ve a la car­ga. No ha pa­ra­do des­de ha­ce años. Dis­co tras dis­co, tie­ne re­co­no­ci­mien­tos mu­si­ca­les co­mo la gran ar­tis­ta que es. Nos ha he­cho llo­rar, emo­cio­nar­nos, enamo­rar­nos y, aho­ra, nos po­ne a bai­lar. Dis­co nue­vo tras tres años ex­tra­ños. Dis­fru­tan­do de una vi­da fa­mi­liar con su pa­re­ja y con la pe­que­ña Am­bi­ka, ha te­ni­do que su­pe­rar uno de esos pa­los de reali­dad que te da la vi­da en for­ma de de­cep­ción y eco­nó­mi­ca. El nom­bre del dis­co es­tá in­si­pi­ra­do en su mo­men­to ac­tual. Merche lle­ga De otra ma­ne

ra. Para es­cu­char mien­tras leen la en­tre­vis­ta en la que, por cier­to, se emo­cio­na va­rias ve­ces, re­co­mien­da Puen

tes, su úl­ti­mo sen­ci­llo. Merche, sa­cas al mer­ca­do nue­vo dis­co. Se lla­ma De

otra ma­ne­ra y ya he­mos oí­do al­gún ade­lan­to… Sí. Ya lle­vo tres sin­gles. El úl­ti­mo, Puen­tes. Una can­ción pre­cio­sa que ha­bla de ten­der puen­tes uti­li­zan­do el amor. De mu­cha ac­tua­li­dad hoy. Pues fí­ja­te que sí. Creo que me iba olien­do que se­ría la mejor so­lu­ción para to­do lo que es­tá ocu­rrien­do en Ca­ta­lu­ña. Pe­ro va­mos, que lo más es­pe­cial de esa can­ción, para mí, es que al fi­nal can­ta mi ni­ña con­mi­go (ri­sas). ¿Qué hay de nue­vo en el dis­co? Por­que el tí­tu­lo ten­drá un por qué... El tí­tu­lo es ese por­que es el más di­fe­ren­te de to­dos los que he he­cho has­ta aho­ra. Nor­mal­men­te, la pro­duc­ción de los an­te­rio­res siem­pre ha ido a cargo de un so­lo pro­duc­tor. En es­te ca­so, ha si­do di­fe­ren­te. Hay cua­tro pro­duc­to­res ma­ra­vi­llo­sos que le han ido dan­do for­ma a una his­to­ria pre­cio­sa. Me en­can­ta el re­sul­ta­do. Los dis­cos son co­mo pe­lí­cu­las. Ca­da uno tie­ne su esen­cia,

su Yo olor cuen­to y su his­to­rias his­to­ria que pro­pia. me han amor, to­ca­do de desamor, el co­ra­zón. con­tra De la vio­len­cia de gé­ne­ro, el aco­so la­bo­ral... En es­te dis­co si­go esa lí­nea. ¿ Si­gues sien­do tú la que com­po­nes? Sí. Aho­ra más que nun­ca. O, al me­nos, de otra ma­ne­ra. An­tes com­po­nía por­que al­go te­nía que can­tar y, aho­ra, lo ha­go por mí, por ne­ce­si­dad. In­clu­so, co­mo un desaho­go. A ve­ces me veo pe­que­ñi­ta. Bueno, los nú­me­ros no di­cen eso. Dis­cos de oro, pla­tino, no­mi­na­ción a los Grammy La­ti­nos… ¿Cuá­les son las ci­fras? Pues la ver­dad es que no lo ten­go muy cla­ro. Creo que seis de pla­tino y cin­co de oro, no sé. El da­to que sí te pue­do dar es que lle­vo un mi­llón de dis­cos ven­di­dos. El úl­ti­mo, ha­ce tres años. Has tar­da­do mu­cho en vol­ver, ¿no? ¿Ha da­do mu­cha gue­rra Am­bi­ka? (Ri­sas) Pues me ha­bría en­can­ta­do de­di­car dos años en ex­clu­si­va a mi hi­ja y dis­fru­tar de ella, pe­ro es­te dis­co ha si­do muy es­pe­cial, so­bre to­do, por el mo­men­to per­so­nal por el que he pa­sa­do. Han si­do mu­chas co­sas y eso afec­ta. Has­ta que no me sen­tí fuer­te y pre­pa­ra­da, no qui­se sa­car nue­vo tra­ba­jo. Aho­ra ha­bla­mos de eso. Pe­ro an­tes ten­go que de­cir­te que te he vis­to muy bai­lon­ga en los vi­deo­clips del dis­co.

(Ri­sas) Sí. ¡Que la vi­da son dos días! Y a mí me ha da­do por bai­lar. En es­tos años me he da­do cuen­ta de que ten­go que ser más li­bre, más fe­liz y ha­cer lo que me ape­tez­ca. En

Pa­sa­je­ros ha­ce­mos un bai­le muy di­ver­ti­do. De he­cho, ‘los mer­chi­tos’ (sus fa­nes) han he­cho un mon­tón de ví­deos ha­cien­do la co­reo­gra­fía. Te par­tes de ri­sa. Son ma­ra­vi­llo­sos.

Mi relación con Ar­tu­ro fue una sor­pre­sa, in­clu­so para no­so­tros

Los fa­nes son un pi­lar muy im­por­tan­te en tu ca­rre­ra. Mu­cho. Siem­pre han es­ta­do ahí. Aña­do a mi hi­ja, a Ar­tu­ro (su pa­re­ja) y a mis pa­dres. Por cier­to, cu­rio­si­dad. ¿Por qué lla­man a tu pa­dre ‘el Ca­ta­lán chi­co’? Mi pa­dre es muy co­no­ci­do en el car­na­val de Cá­diz, por­que es el mejor can­tan­te que ha da­do Cá­diz ( ri­sas). Mi abue­la, en la post­gue­rra, se tu­vo que ir a Bar­ce­lo­na. Su hi­jo ma­yor era ‘el Ca­ta­lán’ en Cá­diz y mi pa­dre se que­do con ‘el Ca­ta­lán chi­co’. Yo en Cá­diz no soy Merche la que can­ta, soy ‘ la Ni­ña del Ca­ta­lán’. No hay con­flic­to en ca­sa en­ton­ces con el te­ma de Ca­ta­lu­ña. ¡Qué va! Al con­tra­rio. Ca­ta­lu­ña, ¡qué­da­te!, que uni­dos so­mos me­jo­res. Ha­ble­mos de fa­mi­lia y éxi­tos. Gran Her­mano ha si­do muy im­por­tan­te en tu vi­da. Ya sé por dón­de vas (ri­sas). Es cier­to que No me pi­das

más amor fue un bom­ba­zo, al ser ban­da so­no­ra de una edi­ción del pro­gra­ma. Pe­ro Merche ya es­ta­ba ahí, a mí no me ha he­cho Gran Her

mano. Fue una gran pro­mo­ción, pe­ro ya es­tá. Y so­bre la fa­mi­lia, en­tien­do que te re­fie­res a Ar­tu­ro. Con él, muy bien. Ya son más de cin­co años y tra­ba­ja­mos jun­tos. Es una ma­ra­vi­lla de per­so­na, na­da que ver con la ima­gen que se tu­vo de él. Lo lla­man, pe­ro no le ape­te­ce el mun­do de la te­le. Nues­tra relación fue una sor­pre­sa ab­so­lu­ta. In­clu­so no­so­tros pen­sá­ba­mos que po­dría que­dar­se en po­co, pe­ro, al fi­nal, nos co­no­ci­mos bien y se con­vir­tió en el com­pa­ñe­ro per­fec­to para mí. En las bue­nas y en las ma­las. Siem­pre ha es­ta­do ahí aga­rrán­do­me co­mo un león. ( Merche se emo­cio­na, sal­tan unas lá­gri­mas y ha­ce­mos una pau­sa) Ha­bla­mos de las bue­nas pri­me­ro. Quie­ro sa­ber al­go más de tu ni­ña, de Am­bi­ka. Es un amor. Tie­ne sie­te años y no para de bai­lar y can­tar. Tie­ne cla­ro que esa se­rá su pro­fe­sión. Ma­ra­vi­llo­sa. Es mi mejor re­ga­lo. La ver­dad es que me gus­ta­ría dar­le un her­mano bio­ló­gi­co. A Am­bi­ka la adop­té en la In­dia. El pro­ce­so es tan lar­go, que se me fue­ron seis años sin po­der te­ner más hi­jos. Aho­ra to­ca tra­ba­jar, pe­ro ten­go en men­te lo del her­mano. Ella me lo pi­de cons­tan­te­men­te. Aho­ra, de las ma­las. De ese mo­men­to in­có­mo­do que tie­nes o has te­ni­do con Ha­cien­da. ¿ Qué es ver­dad y qué no de lo que se ha pu­bli­ca­do? A ver, aho­ra pue­do ha­blar con la tran­qui­li­dad que te da la dis­tan­cia, por­que es­to vie­ne de ha­ce tres años. Yo tu­ve

un pro­ble­ma con Ha­cien­da por un cri­te­rio erró­neo a la ho­ra de fac­tu­rar. Le ha pa­sa­do a mu­cha gen­te del mun­do de la música y la te­le­vi­sión. Te po­dría de­cir que eso es lo de me­nos. Mal ase­so­ra­da, la co­sa se acla­ró con la in­ten­ción de so­lu­cio­nar­lo. Eso ya es­tá pa­ga­do. El pro­ble­ma es que hay al­guien que me ha en­ga­ña­do. No quie­ro pro­fun­di­zar, pe­ro me acon­se­ja­ron mal y se com­pli­có mu­cho. Ahí me que­dé so­la an­te una si­tua­ción que no con­tro­la­ba. ¿Es­tá ya so­lu­cio­na­do? Sí y no. Es un pro­ble­ma de mu­cha en­ver­ga­du­ra, por­que es mu­cho di­ne­ro y no se pue­de arre­glar de un día para otro. La si­tua­ción es que era un pro­ble­ma del que yo no te­nía cons­cien­cia que exis­tie­ra. A mí me de­cían que to­do es­ta­ba per­fec­to. Y, de re­pen­te, to­do es­ta­ba mal. Se me ca­yó el mun­do en­ci­ma. Me em­bar­ga­ron tres ca­sas. El cho­que es du­ro, pe­ro ya es­tá to­do or­de­na­do. Ya ten­go mis abo­ga­dos y ges­to­res nue­vos y la deuda se es­tá pa­gan­do. Afor­tu­na­da­men­te, si­go tra­ba­jan­do. Aho­ra vi­vo con Ar­tu­ro y to­dos muy fe­li­ces. Lu­chan­do, pe­ro muy fe­li­ces. No he de­ja­do de tra­ba­jar nun­ca. Ha­bla­ban de mu­cho di­ne­ro. De un mi­llón de eu­ros. La deuda no era eso ni por aso­mo, pe­ro la ma­la ges­tión y otros asun­tos hi­cie­ron que se su­ma­ran san­cio­nes, re­tra­sos... Se de­be­ría ha­ber ac­tua­do de una ma­ne­ra y las per­so­nas en­car­ga­das no lo hi­cie­ron. Lo que eran cua­tro, se con­vir­tie­ron en diez por ha­cer­lo to­do mal. Y yo no me en­te­ré. Y es­to pa­só du­ran­te 16 años y 1.200 con­cier­tos. ¡ Ima­gí­na­te! Yo te­nía una per­so­na de ple­na con­fian­za que se en­car­ga­ba de to­do. Y de re­pen­te, lla­mó Ha­cien­da. (Merche se vuel­ve a emo­cio­nar. Los ojos se lle­nan de lá­gri­mas, pe­ro reac­cio­na y re­to­ma la en­tre­vis­ta con mu­cha ener­gía). Afor­tu­na­da­men­te, ya pa­só. Se pa­ga, se apren­de y se si­gue ha­cia ade­lan­te. Cam­bio de ter­cio. ¿Echas de me­nos la te­le­vi­sión? Ter­mi­né Fe­nó­meno Fan en di­ciem­bre de 2016. Aho­ra ne­ce­si­to des­can­sar. Me en­can­ta la te­le y no pen­sa­ba que me iba a gus­tar. Hi­ce de ju­ra­do en Eu­ro­vi­sión, lue­go vi­nie­ron Tú si que va­les, Fe­nó­meno Fan… Me gus­ta­ría vol­ver, pe­ro aho­ra mis­mo no. ¿Irías a Eu­ro­vi­sión? Pues, aun ha­bien­do si­do ju­ra­do de la ga­la, no soy muy de con­cur­sos. Me lo han di­cho mu­chas ve­ces, pe­ro no. Sé que es muy di­fí­cil juz­gar a un ar­tis­ta en 60 se­gun­dos o en una so­la ac­tua­ción. Eu- ro­vi­sión no es mi ob­je­ti­vo, he te­ni­do la po­si­bi­li­dad de ir. El dis­co lo pre­sen­tas el 27 y vas a ha­cer fir­mas por mu­chos si­tios. Sí, las fir­mas em­pie­zan ese mis­mo día. Des­pués de la pro­mo­ción, co­mien­zo a pre­pa­rar la nue­va gira para em­pe­zar pron­to. Se­rá gira de tea­tros. Me ape­te­ce ha­cer­lo así es­ta vez.

sin ata­du­ras “Me he da­do cuen­ta de que de­bo ser más li­bre, más fe­liz y ha­cer lo que me ape­tez­ca”.

“Mi hi­ja, Am­bi­ka, es un amor. Tie­ne sie­te años y no para de bai­lar y can­tar”, di­ce de la pe­que­ña (aba­jo). Para su pa­re­ja, Ar­tu­ro (dcha. y aba­jo), so­lo tie­ne pa­la­bras de agra­de­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.