Pso­ria­sis, cuan­do la piel se des­ca­ma

ABC - Hoy Corazón - - Cocina Con - POR DA­VID SAL­DA­ÑA Da­vid Sal­da­ña Ga­rri­do. Ci­ru­gía To­rá­ci­ca. Hos­pi­tal Ni­sa Par­do Ara­va­ca. Vi­ce­pre­si­den­te de NEUMOMADRID.

Nues­tra piel es lo pri­me­ro que ven los de­más, es nues­tra tar­je­ta de pre­sen­ta­ción. Cual­quier en­fer­me­dad que la afec­te pue­de con­di­cio­nar nues­tras re­la­cio­nes so­cia­les o in­clu­so nues­tro es­ta­do de áni­mo. El 29 de oc­tu­bre se ce­le­bra el Día mun­dial de la pso­ria­sis. Nu­me­ro­sos per­so­na­jes fa­mo­sos, co­mo Brit­ney Spears o Kim Kar­das­hian, han ma­ni­fes­ta­do pú­bli­ca­men­te que la pa­de­cen y lu­chan con éxi­to con­tra ella. En Es­pa­ña es­ta en­fer­me­dad afec­ta apro­xi­ma­da­men­te al 2% de la po­bla­ción, al­go más de un mi­llón de per­so­nas.

¿Pe­ro, qué es? Se tra­ta de una en­fer­me­dad que afec­ta fun­da­men­tal­men­te a la piel. Se pro­du­cen le­sio­nes in­fla­ma­to­rias de co­lor ro­ji­zo, con des­ca­ma­ción de as­pec­to blan­que­cino so­bre to­do en los plie­gues del co­do, las ro­di­llas, el cue­ro ca­be­llu­do, el ab­do­men y la es­pal­da. Se tra­ta de una en­fer­me­dad cró­ni­ca por la que se van pro­du­cien­do bro­tes de di­fe­ren­te in­ten­si­dad y lo­ca­li­za­ción de la zo­na del cuer­po afec­ta­da.

LAS CAU­SAS

am­bos se­xos por igual, fun­da­men­tal­men­te en la edad adul­ta.

Exis­ten múl­ti­ples fac­to­res des­en­ca­de­nan­tes que van des­de los ge­né­ti­cos –es mu­cho más fá­cil pa­de­cer es­ta en­fer­me­dad si exis­ten an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res– a los trau­ma­tis­mos, pa­san­do por los cli­mas fríos, las in­fec­cio­nes, la to­ma de al­gu­nos fár­ma­cos, el es­trés, el con­su­mo de al­cohol, etc. Se sa­be que los cli­mas cá­li­dos, to­mar el sol y rea­li­zar una die­ta sa­na me­jo­ran la pso­ria­sis.

Es im­por­tan­te sa­ber que no es una en­fer­me­dad con­ta­gio­sa, aun­que his­tó­ri­ca­men­te, por fal­ta de co­no­ci­mien­tos mé­di­cos, se La cau­sa es nues­tro pro­pio cuer­po, por lo tan­to se tra­ta de una en­fer­me­dad au­to­in­mu­ne que hoy en día, con los tra­ta­mien­tos exis­ten­tes, se con­tro­la prác­ti­ca­men­te en to­dos los pa­cien­tes. Afec­ta a

la con­fun­dió con la le­pra, a pe­sar de que na­da tie­ne que ver la una con la otra. Las ma­ni­fes­ta­cio­nes y sín­to­mas que pro­du­ce la pso­ria­sis son muy va­ria­das y pue­de ge­ne­rar afec­ta­ción de las ar­ti­cu­la­cio­nes (ar­tri­tis). Las le­sio­nes cuan­do se ras­can pro­du­cen una gran des­ca­ma­ción, co­mo cuan­do

se fro­ta una ve­la.

LAS LE­SIO­NES

De­ba­jo de las es­ca­mas hay una mem­bra­na de co­lor blan­que­cino que, si se ras­ca, pro­du­ce pe­que­ños san­gra­dos. Es­tas le­sio­nes tam­bién pue­den te­ner un ha­lo blan­que­cino que las ro­dea y pue­den afec­tar a los la­bios y al pe­ne. El 50% de los pa­cien­tes tie­nen afec­ta­ción en las uñas, que va des­de un pun­tea­do o man­chas a una se­pa­ra­ción de su le­cho, en­tre otras. La afec­ta­ción ar­ti­cu­lar ocu­rre nor­mal­men­te en­tre los 30 y los 45 años y es va­ria­da, sue­le afec­tar a las ma­nos aun­que hay otras for­mas que emu­lan a la ar­tri­tis reuma­toi­de y a otras en­fer­me­da­des reuma­to­ló­gi­cas. Se ha aso­cia­do la pso­ria­sis a otras en­fer­me­da­des au­to­in­mu­nes co­mo la co­li­tis ul­ce­ro­sa y tam­bién a la obe­si­dad, hi­per­ten­sión, in­to­le­ran­cia a la glu­co­sa y ar­te­rios­cle­ro­sis. Co­mo nos po­de­mos ima­gi­nar el diag­nós­ti­co se rea­li­za fun­da­men­tal­men­te me­dian­te la his­to­ria clí­ni­ca, pe­ro en los ca­sos ne­ce­sa­rios se pue­de rea­li­zar una biop­sia cu­tá­nea.

El tra­ta­mien­to de­be ser in­di­vi­dua­li­za­do, de­pen­dien­do de las cir­cuns­tan­cias de ca­da per­so­na y al tra­tar­se de una en­fer­me­dad cró­ni­ca no se con­se­gui­rá la cu­ra­ción, pe­ro sí se con­tro­la­rá ca­si com­ple­ta­men­te. En lí­neas ge­ne­ra­les se re­co­mien­da to­mar el sol con mo­de­ra­ción, los ba­ños de mar, be­ber abun­dan­tes lí­qui­dos, rea­li­zar una die­ta sa­na, evi­tan­do las gra­sas, el al­cohol y el ta­ba­co. Se re­co­mien­da el em­pleo de cre­mas hi­dra­tan­tes que pa­lian los sín­to­mas pe­ro no cu­ran la en­fer­me­dad.

TRA­TA­MIEN­TO

En las for­mas más le­ves se pue­den uti­li­zar tra­ta­mien­tos tó­pi­cos co­mo po­ma­das o ge­les de aloe ve­ra, vi­ta­mi­na D, cor­ti­coi­des, etc. Tam­bién pue­de uti­li­zar­se la fo­to­te­ra­pia o la hi­per­ter­mia. En las for­mas más se­ve­ras el tra­ta­mien­to de­be ser por vía oral o in­yec­ta­da me­dian­te cor­ti­coi­des, in­mu­no­su­pre­so­res o in­mu­no­mo­du­la­do­res. La to­ma de Ome­ga-3, vi­ta­mi­na B12 y la die­ta sin glu­ten pue­den me­jo­rar los sín­to­mas de la pso­ria­sis.

Es muy im­por­tan­te te­ner en cuen­ta los fac­to­res emo­cio­na­les y psi­co­so­cia­les de los pa­cien­tes con pso­ria­sis. Es­ta en­fer­me­dad pue­de afec­tar a su au­to­es­ti­ma, sus re­la­cio­nes de pa­re­ja y a su en­torno la­bo­ral. Ten­dre­mos que abor­dar es­tos as­pec­tos du­ran­te el tra­ta­mien­to, sien­do tan im­por­tan­tes co­mo los pu­ra­men­te mé­di­cos.

VI­DA SA­NA

Para po­ner una no­ta de hu­mor de­cían que el mú­si­co de Oa­sis Liam Ga­llag­her, que pa­de­cía pso­ria­sis, con­tó a una re­vis­ta que un fan es­ni­fó una pla­ca de es­ca­mas caí­da de su ca­be­za du­ran­te un con­cier­to pen­san­do que era co­caí­na, co­sa que no es de ex­tra­ñar, ya que el Ro­lling Sto­ne Keith Ri­chards es­ni­fó, según pro­pias de­cla­ra­cio­nes, las ce­ni­zas de su pa­dre. Bro­mas apar­te, ten­ga en cuen­ta que si lle­va una vi­da sa­na, se po­ne en con­tac­to con es­pe­cia­lis­tas an­te los primeros sín­to­mas y rea­li­za el tra­ta­mien­to de ma­ne­ra ade­cua­da, po­drá con­tro­lar la pso­ria­sis aun­que se tra­te de una en­fer­me­dad cró­ni­ca y así ve­rá la vi­da en po­si­ti­vo evi­tan­do los es­tig­mas y me­jo­ran­do su au­to­es­ti­ma.

So­bre es­tas lí­neas, la mo­de­lo y ac­triz Cara De­le­vin­gne, que pa­de­ce pso­ria­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.