70 AÑOS DE CA­SA­DOS

ES UNA PA­RE­JA PE­CU­LIAR, DIS­TAN­TE, EN­FREN­TA­DA A AVEN­TU­RAS EXTRACONYUGALES. Y A PE­SAR DE TO­DO, CE­LE­BRAN SU ANIVER­SA­RIO UNI­DOS.

ABC - Hoy Corazón - - Sumario - POR HU­GO DE LU­CAS

La REI­NA ISA­BEL y FE­LI­PE DE EDIM­BUR­GO aca­ban de ce­le­brar sus sie­te dé­ca­das de ma­tri­mo­nio.

Una co­ro­na no bas­ta pa­ra man­te­ner real­men­te uni­do un ma­tri­mo­nio, de mo­do que so­lo el de­ber no ex­pli­ca la com­pli­ci­dad que des­pués de 70 años aun for­ta­le­ce el víncu­lo en­tre la rei­na Isa­bel II (91 años) y Fe­li­pe de Edim­bur­go (96). Es es­ta una pa­re­ja ex­tra­ña en mu­chos sen­ti­dos, an­ta­gó­ni­ca en sus per­so­na­li­da­des, inapro­pia­da in­clu­so pa­ra las exi­gen­cias de la reale­za bri­tá­ni­ca. Ella es­ta­ba des­ti­na­da a ocu­par el trono; él era un ofi­cial de la Marina con ai­re de ga­lán, per­te­ne­cien­te a una ra­ma des­arrai­ga­da y em­po­bre­ci­da de la no­ble­za eu­ro­pea, y de as­cen­den­cia ger­má­ni­ca, lo que en los años pos­te­rio­res a la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial era ca­si un es­tig­ma. El can­di­da­to a con­sor­te pa­re­cía a to­das lu­ces inade­cua- do, sin em­bar­go, Jor­ge VI dio su ben­di­ción a los no­vios al des­cu­brir que se ama­ban con au­tén­ti­ca pasión, un atri­bu­to muy inusual en las re­la­cio­nes de pa­la­cio.

DOS PA­SOS POR DE­TRÁS

Po­cos años des­pués de su bo­da ( el 20 de no­viem­bre de 1947), am­bos en­ten­die­ron que ne­ce­si­ta­rían mu­cho más que eso pa­ra que su in­ti­mi­dad no ter­mi­na­ra en

fra­ca­so, di­na­mi­ta­da por las exi­gen­cias de la mo­nar­quía y por el or­gu­llo y las in­fi­de­li­da­des de Fe­li­pe. «No soy más que una mal­di­ta ame­ba, el úni­co hom­bre en el país que no pue­de dar sus

ape­lli­dos a sus hi­jos», lle­gó a con­fe­sar el du­que de Edim­bur­go du­ran­te una reunión con pe­rio­dis­tas. Co­mo ex­pli­ca la bió­gra­fa real In­grid Se­ward en su re­cien­te li­bro My Hus­band and I: The In-

side Story Of 70 Years Of Ro

yal Ma­rria­ge, «en pú­bli­co, Fe­li­pe tu­vo que con­tro­lar su fuer­te na­tu­ra­le­za com­pe­ti­ti­va pa­ra ser ca­paz de ca­mi­nar dos pa­sos por de­trás de su es­po­sa. Tu­vo que de­jar de la­do sus otros mu­chos in­tere­ses pa­ra con­ver­tir a la rei­na en el cen­tro de su vi­da. Po­dría ha­ber si­do un rol im­po­si- ble pa­ra un hom­bre de su tem­pe­ra­men­to: bri­llan­te, enér­gi­co, obs­ti­na­do y ob­se­sio­na­do con su ima­gen mas­cu­li­na. La rei­na, sin em­bar­go, com­pren­dió ins­tin­ti­va­men­te lo que ne­ce­si­ta­ba y siem­pre ha tra­ta­do de ase­gu­rar­se de que se sien­ta due­ño de su pro­pio ho­gar».

Pue­de que las con­ce­sio­nes de Isa­bel pa­ra que su ma­tri­mo­nio so­bre­vi­vie­ra lle-

La rei­na acep­tó la otra vi­da de su ma­ri­do

ga­ran aun más le­jos. El pa­sa­do año, un do­cu­men­tal pro­du­ci­do por la te­le­vi­sión bri­tá­ni­ca Chan­nel 5 re­co­gía los ru­mo­res que han cir­cu­la­do du­ran­te dé­ca­das so­bre la afi­ción de Fe­li­pe por la vi­da noc­tur­na y las aman­tes. Pa­re­ce que sus ha­bi­tua­les vi­si­tas a los clu­bes de mú­si­ca y lo­ca­les de strip­tea­se del Soho lon­di­nen­se en com­pa­ñía de bue­nos ami­gos, co­mo Da­vid Ni­ven y Pe­ter Us­ti­nov, le ser­vían pa­ra es­ca­par del es­ti­ra­do abu­rri­mien­to de la cor­te. Las aven­tu­ras con las ac­tri­ces Zsa Zsa Ga­bor y Pa­tri­cia Hod­ge, ade­más de con otras mu­je­res anó­ni­mas, fue­ron más bien la te­ra­pia con la que el ma­cho al­fa com­pen­sa­ba el cas­tran­te pa­pel de con­sor­te. Aun­que pro­ba­ble­men­te lady Penny Rom­sey fue­ra al­go más que eso. Él ha­bía cum­pli­do los 55 y ella te­nía 22 cuan­do ini­cia­ron una íntima amis­tad que nun­ca se ha ro­to.

MI­RAN­DO A OTRO LA­DO

Se­gún los tes­ti­mo­nios de per­so­nas cer­ca­nas al en­torno real re­co­gi­dos por Chan­nel 5, la rei­na ha­ce mu­cho

tiem­po que acep­tó la otra

vi­da de su ma­ri­do. «Fe­li­pe siem­pre ha te­ni­do car­ta

blan­ca pa­ra di­ver­tir­se», se afir­ma­ba en el do­cu­men­tal. Tal vez la dig­ni­dad del trono ha exi­gi­do a Isa­bel mi­rar ha­cia otro la­do pa­ra evi­tar el es­cán­da­lo, pe­ro el he­cho es que ese acuer­do tá­ci­to ha man­te­ni­do muy vi­vo el afec­to que les une. In­grid Se­ward sos­tie­ne que pa­ra la rei­na, Fe­li­pe con­ti­núa sien­do el hom­bre se­gu­ro de sí mis­mo que le en­se­ñó a su­pe­rar una ti­mi­dez ca­si en­fer­mi­za; el se­duc­tor que aun hoy le ha­ce ru­bo­ri­zar cuan­do ala­ba con una son­ri­sa lo bien que le sien­ta al­guno de sus ves­ti­dos; y el ma­ri­do que le ha­bla con la sin­ce­ri­dad que ne­ce­si­ta una so­be­ra­na sien­do al mis­mo tiem­po el más leal de sus co­la­bo­ra­do­res. «Tú eres mi for­ta­le­za don­de me he sen­ti­do se­gu­ro to­dos es­tos años», le di­jo él al re­no­var los vo­tos en sus bo­das de oro.

Es­tán uni­dos por un ca­ri­ño dis­cre­to y un des­ca­ra­do sen­ti­do del hu­mor

Aun­que el ver­da­de­ro se­cre­to de su acep­ta­ble fe­li­ci­dad con­yu­gal es el áci­do sen­ti­do del hu­mor que com­par­ten. Fue el du­que de Edim­bur­go quien con su ca­rác­ter irre­ve­ren­te con­si­guió que de la re­traí­da Isa­bel, adus­ta en las for­mas, emer­gie­ra un in­ge­nio mor­daz y de ri­sa fá­cil. «El es­ca­so sen­ti­do del ri­dícu­lo de Fe­li­pe le ha lle­va­do al­gu­na vez a rea­li­zar co­men­ta­rios arries­ga­dos en reunio­nes o ac­tos pa­ra in­ten­tar ani­mar las co­sas, ob­te­ner una reac­ción o por­que es­tá abu­rri­do – sos­tie­ne Se­ward en su li­bro–. Pe­ro la prin­ci­pal ra­zón de sus lla­ma­das me­te­du­ras de pa­ta es me­nos co­no­ci­da: sim­ple­men­te quie­re ha­cer reír a la rei­na » . A ve­ces su di­ver­ti­da re­la­ción ofre­ce mo­men­tos pú­bli­cos me­mo­ra­bles, co­mo cuan­do du­ran­te un via­je ofi­cial la rei­na se hi­zo con una cá­ma­ra de­lan­te de los fo­tó­gra­fos y co­men­zó a lla­mar a su es­po­so a vo­ces imi­tan­do un len­gua­je de ca­lle: «¡Eh! ¡El de ahí! ¡Du­que! ¡Mi­ra pa’ cá un mo­men­to! Así, así… ¡Gra­cias ma­jo!».

RI­SAS Y MÁS RI­SAS

Nun­ca ha ha­bi­do efu­si­vi­dad en­tre ellos, in­clu­so pro­cu­ran no to­car­se en pú­bli­co. El hu­mor es su me­jor de­mos­tra­ción de ca­ri­ño mu­tuo. Tam­bién en mo­men­tos de­li­ca­dos, co­mo cuan­do du­ran­te la ce­le­bra­ción de los 65 años de Isa­bel en el trono, el pa­sa­do ju­nio, su ma­ri­do tu­vo que ser in­gre­sa­do a cau­sa de una

in­fec­ción: «No te me va­yas a mo­rir. Al me­nos, no aho­ra», oye­ron de­cir a la rei­na. No, ni mu­cho me­nos,Fe­li­pe no es­tá dispuesto a ir­se aho­ra que vi­ve una re­la­ja­da ju­bi­la­ción, dis­fru­tan­do a su ai­re de nue­vas re­ce­tas, del ar­te y de los par­ti­dos de crí­quet, ajeno a los ac­tos ofi­cia­les y a las te­dio­sas ca­rre­ras de ca­ba­llos que tan­to gus­tan a Isa­bel. Tam­po­co ella sue­le con­tar con su ma­ri­do pa­ra los pa­seos con sus pe­rros, mon­tar a ca­ba­llo o en­sam­blar in­ter­mi­na­bles rom­pe­ca­be­zas. Dos mun­dos muy dis­tin­tos, pe­ro que se si­guen rien­do jun­tos des­pués de 70 años.

Lady Penny Rom­sey y Fe­li­pe (arri­ba) man­tie­nen una dis­cre­ta amis­tad des­de que ella te­nía 22 años y él 55.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.