PO­LÉ­MI­CA

HA­BLA­MOS CON FE­LI­PE PLA­TAS, EL HER­MANO DE LAS DE­NUN­CIAN­TES DE LA MA­TRIAR­CA DE LOS BO­SÉ. NO COM­PREN­DE CÓ­MO HAN PO­DI­DO HA­CER­LO CON LO BIEN QUE EL CLAN SE POR­TÓ CON ELLOS.

ABC - Hoy Corazón - - Sumario - POR GTRES

Re­ve­la­mos to­da la ver­dad so­bre el cua­dro de PA­BLO PI­CAS­SO por el que han de­nun­cia­do a LU­CÍA BO­SÉ.

Nos tras­la­da­mos has­ta Sau­li­ces ( Cuen­ca). Allí na­ció Re­me, la ‘ta­ta’ de los Bo­sé, con los que tra­ba­jó en la fin­ca que te­nían en el mis­mo pue­blo. Allí ha­bla­mos con Fe­li­pe Pla­tas, her­mano de Ma­no­li y Pi­lar, las cua­les han de­man­da­do a Lu­cía Bo­sé por el pre­sun­to ro­bo de un cua­dro de Pi­cas­so a su tía Re­me y ha­ber­lo ven­di­do. Él no es­tá de acuer­do y así nos lo ha­ce sa­ber.

¿ Có­mo em­pe­zó su tía a tra­ba­jar con los Bo­sé? Luis Mi­guel Do­min­guín com­pró la fin­ca de Vi­lla­paz, aquí, en el pue­blo, y con­tac­tó con mi abue­lo, que lle­va­ba allí unas tie­rras. Y se lle­vó a mi tía Re­me de asis­ten­ta, que ten­dría unos 13 años. Y se que­dó to­da la vi­da allí, con ellos. Sí, se fue­ron al Vi­so y lue­go, a la ca­sa de So­mo­sa­guas. ¿Có­mo la tra­ta­ban? Mi tía era la per­so­na de con­fian­za del to­re­ro. Has­ta en la separación tu­vo que in­ter­ve­nir, ha­cién­do­se car­go de los hi­jos... ¿ Con quien se que­dó Re­me cuan­do se aca­bó el ma­tri­mo­nio? Con Lu­cía y los ni­ños en So­mo­sa­guas. Luis Mi­guel se fue a So­to­gran­de. De he­cho, él se ca­só con Pi­lar Pri­mo de Ri­ve­ra, con la que mi tía Re­me te­nía mu­cha con­fian­za. Mi­guel Bo­sé ha lle­ga­do a de­cir que Re­me… Era co­mo su ma­dre, cla­ro que sí. No ha men­ti­do. Ade­más, Mi­guel la ha cui­da­do co­mo a su ma­dre. Ellos, los Bo­sé, son los que se han en­car­ga­do de que a mi tía no les fal­ta­ra de na­da. ¿In­clu­so en el mo­men­to de su fa­lle­ci­mien­to? Sí. En ese mo­men­to, ella se fue a Ro­ca­ma­dor, en Ex­tre­ma­du­ra, al ho­tel que mon­ta­ron. Fa­lle­ció allí. Cui­da­ron mu­cho de ella Car­los Tris­tan­cho y Jay­di Mi­chel, la ex­mu­jer de Ale­jan­dro Sanz. Ten­go en­ten­di­do que los Bo­sé com­pra­ron un pi­so en Ma­drid pa­ra que vi­nie­ran los pa­dres de Re­me a vi­vir cer­ca de ella. Exac­to. Mis abue­los eran ma­yo­res y Re­me que­ría es­tar cer­ca de ellos. Allí nos me­ti­mos mis abue­los, un pri­mo mío y yo. Ade­más, co­lo­ca­ron a mi pri­mo en un res­tau­ran- te de unos ami­gos. Es más, Luis Mi­guel tam­bién nos arre­gló la ca­sa del pue­blo. ¿Qué re­la­ción te­nían con su tía? Muy bue­na. Y Ma­no­li y Pi­lar, tam­bién. La re­la­ción de Ma- no­li em­peo­ró cuan­do em­pe­zó a tra­ba­jar en So­mo­sa­guas. ¿Qué pa­só? Pues que los Bo­sé em­plea­ron a mis dos her­ma­nas en una pe­lu­que­ría de unos ami­gos y, al po­co tiem­po, las echa­ron. En­ton­ces con­tra­ta­ron a mi her­ma­na Ma­no­li pa­ra que lle­va­ra las cuen­tas de la ca­sa de So­mo­sa­guas. Mi tía Re­me dis­cu­tía mu­cho con Ma­no­li y de­cía que se aver­gon­za­ba de ella, de ha­ber­la me­ti­do en esa ca­sa. Fa­lle­ció su tía Re­me y, al mes, echa­ron de la ca­sa de So­mo­sa­guas a su her­ma­na Ma­no­li. Mi­guel la tu­vo en ca­sa 12 o 13 años. La lla­ma­ron los abo­ga­dos y se lo di­je­ron. Mi­guel no le que­ría ni ver. Lu­cía y Mi­guel aguan­ta­ron ca­rros y ca­rre­tas con mi her­ma­na Ma­no­li por no dis­gus­tar a mi tía Re­me. El pi­so en el que vi­ve aho­ra mis­mo su her­ma­na Ma­no­li tam­bién fue un re­ga­lo de los Bo­sé a su tía. El pri­mer pi­so que com­pró el to­re­ro a Re­me se nos que­dó pe­que­ño, pues­to que nos fui­mos vi­nien­do a Ma­drid to­da la fa­mi­lia. Cuan­do Re­me se hi­zo ma­yor y ya no la ne­ce­si­ta­ban tan­to tiem­po, una Na­vi­dad Mi­guel com­pró un pi­so al la­do del que ya te­nía­mos pa­ra que vi­vie­ra allí mi tía Re­me. Con ella se fue mi her­ma­na Ma­no­li y su pa­re­ja. De ese mo­do es­tá­ba­mos to­dos jun­tos y sin apre­tu­ras. Pe­ro al mo­rir mi tía y Mi­guel des­pe­dir a Ma­no­li, le dio el pi­so en con­cep­to de in­dem­ni­za­ción. Igual mi her­ma­na tu­vo que dar­le al­gún di­ne­ri­llo más, pe­ro no lo sé. Cuan­do mue­re su tía, ¿sa­bían que te­nía un cua­dro de Pa­blo Pi­cas­so? Yo, pa­ra na­da. Y mi tía Leo­ca­dia, que fue la que he­re­dó, tam­po­co. Lo mis­mo que fue a por sus co­sas per­so­na­les, de sa­ber que te­nía un cua­dro, se lo hu­bie­ra traí­do co­mo lo­ca. Leo­ca­dia no te­nía una bue­na re­la­ción con los Bo­sé. Yo si sa­bía que te­nía mu­chos re­cuer­dos de Pi­cas­so, por­que era la que le aten­día cuan­do iba a la ca­sa de los Bo­sé, pe­ro na­da de cua­dros... ¿Y su her­ma­na Ma­no­li? Cla­ro que lo sa­bía. Ella lle­va­ba 13 años tra­ba­jan­do en esa ca­sa y ha es­ta­do ha­blan­do con ellos mu­chas ve­ces. Igual Lu­cía al­gu­na vez le di­jo que ese cua­dro se lo de­di­có Pi­cas­so a la ‘ ta­ta’. O que el cua­dro era de la ‘ ta­ta’…. O, in­clu­so, mi her­ma­na se ha pues­to a in­ves­ti­gar des­pués pa­ra fas­ti­diar a la fa­mi­lia. Tie­ne ma­la fe. Yo, aquí, so­lo ten­go re­cuer­dos e historia de la fa­mi­lia Bo­sé. ¿ En qué mo­men­to cree que su her­ma­na de­ci­de de­nun­ciar a la fa­mi­lia Bo­sé por el ro­bo del cua­dro y co­mo se lo to­mó us­ted? En el año 2010. ¿Cuán­to tiem­po ha­cía que ha­bían echa­do a su her­ma­na? Si mi tía Re­me fa­lle­ció en el 1999, diez años.

“Mis her­ma­nas son unas sin­ver­güen­zas y unas la­dro­nas”

Si Ma­no­li sa­bía de la exis­ten­cia de es­te cua­dro, ¿por qué ha es­pe­ra­do diez años pa­ra de­nun­ciar­lo? ¿Yo qué quie­res que te di­ga? No lo sé. Cuan­do us­ted se en­te­ró en de que su her­ma­na Ma­no­li ha­bía pues­to la de­nun­cia, ¿qué le di­jo? Sin­ver­güen­za y la­dro­na. La pu­se ver­de. Con to­dos esos in­di­cios y con un coche, que de­cía que le ha­bía pin­cha­do una rueda, de­ci­de ir al juz­ga­do y a mí me con­de­nan. Pi­de una or­den de ale­ja­mien­to de 30- 50 me­tros y dos me­ses de in­dem­ni­za­ción. Yo, des­de en­ton­ces, con ella no ten­go nin­gu­na re­la­ción. Cum­plí la con­de­na. ¿Le de­nun­ció por ha­ber­la pin­cha­do las rue­das del coche? Sí. Y por lla­mar­la sin­ver­güen­za y de­más. Ella di­jo que iba a re­cla­mar un cua­dro, por­que va­lía mu­cho, y que Mi­guel se iba a en­te­rar, que ella era la he­re­de­ra. Al en­te­rar­se de que su her­ma­na iba a de­nun­ciar a la fa­mi­lia Bo­sé. ¿No se pu­so en con­tac­to con ellos pa­ra ayu­dar­les? No. Y, pú­bli­ca­men­te, le pi­do per­dón a esa se­ño­ra y a to­da su fa­mi­lia, por­que se han por­ta­do con no­so­tros ma­ra­vi­llo­sa­men­te bien y no so­lo con mi tía Re­me, sino con to­da mi fa­mi­lia. Nos han aten­di­do siem­pre. Pe­ro a raíz de mo­rir­se mi tía Re­me, se me­tie­ron las dos im­pre­sen­ta­bles que ten­go por her­ma­nas. Na­die sa­be lo que esa fa­mi­lia ha pa­sa­do con mi her­ma­na es­tan­do tra­ba­jan­do allí en So­mo­sa­guas. ¿Por eso le da­ba apu­ro a us­ted ha­blar con Lu­cía? Pa­ra mí, mi her­ma­na es una ver­güen­za. Que a esa se­ño­ra la pi­dan pri­sión a los 87 años... Yo pon­dría la mano en el fue­go de que, si esa se­ño­ra ha ven­di­do el cua­dro, es por­que lo ha ne­ce­si­ta­do, por las si­tua­cio­nes fa­mi­lia­res que han te­ni­do ellos. Tam­po­co es ra­ro que Re­me le re­ga­le un cua­dro de Pi­cas­so a los Bo­sé, con lo bien que se por­ta­ron. Pues cla­ro que no. Mi­ra, yo sé que mi tía Re­me les re­ga­ló unas si­llas ca­rí­si­mas y pre­cio­sas que le ha­bía re­ga­la­do a ella Ava Gad­ner. Cuan­do Mi­guel com­pró la fin­ca de Ba­da­joz, fui yo a lle­var­las per­so­nal­men­te, por­que mi tía le di­jo que allí que­da­rían muy bien. Si los Bo­sé le pi­die­ra ayu­da en es­te pro­ce­di­mien­to ju­di­cial, ¿se la da­ría? Sin du­da. A Mi­guel, y a to­da la fa­mi­lia, les pi­do per­dón, por­que to­do es­to ha si­do un ja­rro de agua fría el que pi­dan pri­sión pa­ra Lu­cía des­pués de to­do lo que han he­cho por no­so­tros. Por­que quién di­ce que mi tía Re­me no le re­ga­ló ese cua­dro igual que otras co­sas más que tu­vie­ra. Po­dría ha­bér­se­lo de­ja­do a Mi­guel co­mo agra­de­ci­mien­to.

Lu­cía Bo­sé abra­za­da a Pi­cas­so en una ima­gen de archivo.

LA CHUM­BE­RA Pa­blo Pi­cas­so di­bu­jó es­te di­ver­ti­do cua­dro de la dis­cor­dia, lla­ma­do ‘La Chum­be­ra’, en 1963.

“Mi tía pu­do re­ga­lar­le ese cua­dro por agra­de­ci­mien­to. A ella le com­pra­ron dos pi­sos”.

de­fen­sor de la fa­mi­lia bo­sé “Ayu­da­ría a los Bo­sé en el pro­ce­so ju­di­cial, ¡con to­do lo que han he­cho por mi tía y por to­da mi fa­mi­la!”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.