La lu­cha con­tra el si­da con­ti­núa

ABC - Hoy Corazón - - ESPIA -

El pa­sa­do 1 de di­ciem­bre fue el Día Mun­dial con­tra el Si­da. Las co­sas han cam­bia­do mu­cho des­de que em­pe­cé a ejer­cer la me­di­ci­na ha­ce 25 años. En aque­llos tiem­pos, te­ner si­da o ser se­ro­po­si­ti­vo (te­ner el vi­rus sin ha­ber desa­rro­lla­do la en­fer­me­dad) era si­nó­ni­mo de muer­te. Fred­die Mer­cury, Rock Hud­son, Isaac Asi­mov y un lar­go et­cé­te­ra de ce­le­bri­da­des o in­clu­so ico­nos del si­glo XX, que ago­ta­ron su vi­da tem­pra­na­men­te sin que na­da se pu­die­ra ha­cer, son tes­ti­mo­nio de es­tas pa­la­bras.

A ni­vel más mun­dano ocu­rrían si­tua­cio­nes dra­má­ti­cas. In­fec­cio­nes de tu­bercu­losis mul­ti­rre­sis­ten­tes, aso­cia­das al si­da ( ya que es­te vi­rus pro­du­ce en los pa­cien­tes una in­mu­no­de­pre­sión y ba­ja­da de las de­fen­sas), que lle­ga­ron a pro­du­cir el fa­lle­ci­mien­to de prác­ti­ca­men­te to­dos los pa­cien­tes in­gre­sa­dos en el ser­vi­cio de in­fec­cio­sas de un gran hos­pi­tal, por ejem­plo. El si­da fue una au­tén­ti­ca epi­de­mia en los co­lec­ti­vos ho­mo­se­xua­les y en los dro­go­de­pen­dien­tes y aun hoy en día, aun­que en me­nor me­di­da, lo si­gue sien­do.

PRE­VEN­CIÓN

En aque­llos tiem­pos no exis­tía tra­ta­mien­to con­tra el si­da. Lo úni­co que se po­día ha­cer eran las cam­pa­ñas de pre­ven­ción, que si­guen sien­do una he­rra­mien­ta im­pres­cin­di­ble hoy en día. La pri­me­ra char­la que nos die­ron en Sue­cia a los es­tu­dian­tes de Me­di­ci­na que lle­gá­ba­mos de otros paí­ses fue re­fe­ren­te al si­da: una pre­sen­ta­ción con el ca­so de un hom­bre que, a sa­bien­das de pa­de­cer la en­fer­me­dad, ha­bía con­ta­gia­do a 42 mu­je­res, man­te­nien­do con to­das ellas re­la­cio­nes se­xua­les sin pro­tec­ción. Co­mo pue­den ima­gi­nar, el su­so­di­cho es­ta­ba en la cár­cel. Se­gui­da­men­te, re­par­tie­ron pre­ser­va­ti­vos en­tre to­dos los asis­ten­tes. Hoy, tan­to los pre­ser­va­ti­vos co­mo es­tar in­for­ma­dos so­bre esta en­fer­me­dad si­guen sien­do fun­da­men­ta­les pa­ra pa­liar el si­da.

IN­VES­TI­GA­CIÓN

La si­tua­ción ha cam­bia­do en la ac­tua­li­dad. La in­ves­ti­ga­ción re­fe­ren­te al si­da ha si­do y es uno de los hi­tos cien­tí­fi­cos y yo di­ría in­clu­so so­cia­les del fi­nal del si­glo XX y prin­ci­pios del XXI. Ha si­do un ejem­plo de lo que el ser hu­mano es ca­paz de ha­cer cuan­do se de­jan atrás los pre­jui­cios eco­nó­mi­cos, po­lí­ti­cos y so­cia­les. To­dos nos uni­mos con un úni­co fin. En es­te ca­so, cien­tí­fi­cos de to­das par­tes del mun­do, ini­cia­ti­vas so­cia­les de to­da ín­do­le, co­mo fun­da­cio­nes y aso­cia­cio­nes, y apo­yo po­lí­ti­co na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal han lo­gra­do que nues­tro co­no­ci­mien­to re­fe­ren­te a esta en­fer­me­dad sea hoy mu­cho ma­yor, pe­ro to­da­vía que­da mu­cho por ha­cer. Luc Mon­tag­nier

fue ga­lar­do­na­do en el año 2008 con el pre­mio No­bel de Me­di­ci­na por su des­cu­bri­mien­to del vi­rus que pro­du­ce esta en­fer­me­dad.

TRA­TA­MIEN­TO

En el pre­sen­te el si­da ha ma­ta­do a más de 50 mi­llo­nes de per­so­nas a ni­vel mun­dial y se cal­cu­la que en España más de 150.000 per­so­nas con­vi­ven con esta en­fer­me­dad, mu­chas de ellas (apro­xi­ma­da­men­te 30.000) sin sa­ber­lo. Hoy en día, dis­po­ne­mos de tra­ta­mien­tos co­mo los an­ti­rre­tro­vi­ra­les, que per­mi­ten con­tro­lar la en­fer­me­dad y sus com­pli­ca­cio­nes y ha­cen que la ma­yo­ría de pa­cien­tes lle­ven una vi­da prác­ti­ca­men­te nor­mal. Pe­ro hay que te­ner en cuen­ta que es­tos me­di­ca­men­tos tie­nen efec­tos se­cun­da­rios,

ROCK HUD­SON

Da­vid Sal­da­ña Ga­rri­do. Ci­ru­gía To­rá­ci­ca. Hos­pi­tal Ni­sa Par­do Ara­va­ca. Vi­ce­pre­si­den­te de NEUMOMADRID.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.