“Con Ar­gos nun­ca me sien­to so­la ”

LA ES­CRI­TO­RA Y PERIODISTA JU­LIA NA­VA­RRO, DES­PUÉS DEL ÉXI­TO DE SU ÚL­TI­MA NO­VE­LA, ‘HIS­TO­RIA DE UN CA­NA­LLA’, TRA­BA­JA EN SU PRÓ­XI­MO PRO­YEC­TO ACOM­PA­ÑA­DA POR SU PE­RRO, UN PAS­TOR ALE­MÁN IN­TE­LI­GEN­TE, LEAL Y CA­RI­ÑO­SO.

ABC - Hoy Corazón - - Tus Tres Canciones -

Ju­lia Na­va­rro (64) me ex­pli­ca, an­tes de em­pe­zar la en­tre­vis­ta, que Ar­gos es el nom­bre de su mas­co­ta y es­tá sa­ca­do de la

Odi­sea ( Ho­me­ro), uno de sus li­bros de re­fe­ren­cia. Me cuen­ta que, cuan­do Uli­ses lle­ga a Íta­ca, el úni­co que le re­co­no­ce des­pués de to­do el pe­ri­plo por el Me­di­te­rrá­neo es su pe­rro, Ar­gos: «Siem­pre me im­pre­sio­nó mu­cho es­ta his­to­ria». ¿Y qué ha­ce una mu­jer co­mo us­ted con un pe­rro co­mo es­te? Me re­fie­ro al ta­ma­ño. Ar­gos me acom­pa­ña mien­tras es­cri­bo to­dos los días. Él se sien­ta a mi la­do, es mi me­jor com­pa­ñía a la ho­ra de es­cri­bir, in­clu­so, ha­blo con él. Le co­men­to: « Me es­toy atas­can­do » o « no sé có­mo re­sol­ver es­to». Él me mi­ra y tuer­ce la ca­be­za, me en­tien­de per­fec­ta­men­te. Es un ser ab­so­lu­ta­men­te in­te­li­gen­te, ca­ri­ño­so y leal. ¿La in­te­li­gen­cia de Ar­gos es­tá al mis­mo ni­vel que la del res­to de la fa­mi­lia? ( Ri­sas) No se tra­ta de que sea más ni me­nos. Soy una apa­sio­na­da de los ani­ma­les, en es­pe­cial, de los pe­rros, y Ar­gos es uno más de la fa­mi­lia. Si yo no me en­cuen­tro bien,

in­me­dia­ta­men­te, lo per­ci­be, se po­ne ner­vio­so. Sí, es un pe­rro muy in­te­li­gen­te. Aho­ra que se reivin­di­ca la con­ci­lia­ción fa­mi­liar, ¿Ar­gos ayu­da? A mí me ayu­da mu­chí­si­mo, es una com­pa­ñía im­pa­ga­ble. Si es­toy so­la en ca­sa, pe­ro es­tá Ar­gos, no me sien­to so­la. En las Na­vi­da­des se re­ga­lan mu­chas mascotas que, me­ses más tar­de, son aban­do­na­das por sus due­ños. ¿Qué opi­nión le me­re­cen es­tar per­so­nas? Yo les di­ría que se lo pien­sen mu­cho. Los ani­ma­les son se­res vi­vos y tie­nen unas ne­ce­si­da­des que hay que es­tar dis­pues­tos a dar­les. Los pe­rros tie­nen que sa­lir a la ca­lle, co­mer, va­cu­nar­se, se pue­den po­ner en­fer­mos… Los Re­yes Ma­gos no los traen pa­ra que, cuan­do lle­gue el ve­rano, los de­jes ti­ra­dos en la ca­rre­te­ra. Ade­más, yo re­co­mien­do que se adop­te. Aho­ra, hay mu­chí­si­mos pe­rros que lo ne­ce­si­tan y son muy agra­de­ci­dos y cons­cien­tes de que se les es­tá dan­do una se­gun­da opor­tu­ni­dad. ¿Se de­ben en­du­re­cer las san­cio­nes por aban­dono y mal­tra­to a los ani­ma­les? El ni­vel de ci­vi­li­za­ción de un país tam­bién se mi­de por có­mo se tra­ta a los ani­ma­les y en es­te sen­ti­do a Es­pa­ña hay que po­ner­le un sus­pen­so, te­ne­mos al­gu­nas cos­tum­bres bár­ba­ras. Ca­da vez que pien­so que hay un pue­blo que se di­vier­te ti­ran­do una ca­bra des­de un cam­pa­na­rio, real­men­te me pro­du­ce un es­tre­me­ci­mien­to. Creo que hay que en­du­re­cer las le­yes. Ju­lia, es us­ted una es­cri­to­ra de éxi­to. ¿ Có­mo se di­gie­re? He te­ni­do mu­cha suer­te. He con­ta­do con la com­pli­ci­dad de los lec­to­res. Mi vi­da no ha cam­bia­do ab­so­lu­ta- men­te na­da. Si­go te­nien­do los ami­gos de siem­pre, voy a los mis­mos lu­ga­res. Se­ría una es­tú­pi­da si pen­sa­ra que siem­pre voy a gus­tar. Con ca­da li­bro par­tes de ce­ro y te la jue­gas, sa­les a con­quis­tar el fa­vor de los lec­to­res. Hay que te­ner los pies en el sue­lo y no des­pe­gar­los. Si tu­vie­ra que sal­var uno de sus li­bros, ¿cuál se­ría? To­dos, los li­bros son una par­te de mí. Es co­mo si tu­vie­ra que re­nun­ciar a un bra­zo o un de­do. Ca­da li­bro res­pon­de a un mo­men­to de­ter­mi­na­do de mi vi­da. ¿ Es­tá tra­ba­jan­do en su nue­va no­ve­la? Lle­vo dos años tra­ba­jan­do en una no­ve­la. La co­men­cé a es­cri­bir al mis­mo tiem­po que mi úl­ti­mo li­bro, His­to­ria

de un ca­na­lla. Es­tu­ve du­ran­te unos me­ses in­ten­tan­do es­cri­bir las dos, pe­ro fue muy com­pli­ca­do. La guar­dé en un ca­jón y, aho­ra, la he re­to­ma­do. Los úl­ti­mos da­tos del paro apun­tan a que el 96% son mu­je­res. ¿Es­ta­mos re­tro­ce­dien­do? Sin du­da, la cri­sis ha si­do de­vas­ta­do­ra, ha de­ja­do a mu­chí­si­ma gen­te en el ca­mino, so­bre to­do a los jó­ve­nes, ma­yo­res de 50 años y, es­pe­cial­men­te, mu­je­res. Aho­ra pa­re­ce que las co­sas van me­jor pe­ro, re­pi­to, hay mu­cha gen­te que se ha que­da­do en el ca­mino. No veo mo­ti­vo pa­ra sen­tir­nos me­jor. ¿La cul­tu­ra es una asig­na­tu­ra pen­dien­te pa­ra nues­tros po­lí­ti­cos? La cul­tu­ra no es­tá en la agen­da de los po­lí­ti­cos. Ni en la del PP ni en la del PSOE, ni en la de nin­gún go­bierno au­to­nó­mi­co. Es­te es un país don­de la gen­te pi­ra­tea con ab­so­lu­ta im­pu­ni­dad, sin que pa­se ab­so­lu­ta­men­te na­da. In­clu­so, hay gen­te que lo en­cuen­tra muy gra­cio­so.

PAS­TOR ALE­MÁN Los pas­to­res ale­ma­nes son va­lien­tes, nun­ca tie­nen mie­do. Ale­gres, obe­dien­tes e in­te­li­gen­tes, Su fí­si­co es es­pec­ta­cu­lar. Ha si­do uti­li­za­do co­mo pe­rro pas­tor, guar­dián, po­li­cía... Y tie­ne el ca­rác­ter pa­ra ser un buen com­pa­ñe­ro de fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.