CO­RA­ZÓN SA­LU­DA­BLE

Re­gá­le­se sa­lud en Na­vi­dad.

ABC - Hoy Corazón - - Sumario -

Lle­ga la Na­vi­dad co­mo to­dos los años. Es una eta­pa de paz, amor y amis­tad, pe­ro más va­le pre­ve­nir que cu­rar. La Na­vi­dad tam­bién es una épo­ca en que se co­lap­san las ur­gen­cias de los hos­pi­ta­les y es fre­cuen­te ver imá­ge­nes de ca­mas por los pa­si­llos de pa­cien­tes, es­pe­ran­do ser in­gre­sa­dos en cen­tros sa­ni­ta­rios re­ple­tos. La gri­pe y otras en­fer­me­da­des es­ta­cio­na­les con­tri­bu­yen a ello, co­mo tam­bién lo ha­cen el re­cor­te de ca­mas y de per­so­nal en los hos­pi­ta­les. He­mos de te­ner en cuen­ta una se­rie de pre­cau­cio­nes y me­di­das bá­si­cas, si que­re­mos que es­tas Na­vi­da­des se trans­for­men en un agra­da­ble re­cuer­do, en vez de unas fes­ti­vi­da­des pa­ra ol­vi­dar.

La die­ta y las Na­vi­da­des, el eterno di­le­ma. ¿Quién no se ha arre­pen­ti­do de lo que ha co­mi­do en Na­vi­dad? El ex­ce­so de ca­lo­rías cau­sa­do por el con­su­mo de alimentos azu­ca­ra­dos co­mo el tu­rrón, los polvorones o ma­za­pa­nes, los alimentos ri­cos en gra­sas, el ex­ce­so de ce­le­bra­cio­nes... Hay que pro­cu­rar, den­tro de la me­di­da de lo po­si­ble, mo­de­rar­se. Pue­de ser una bue­na idea in­cluir al­gu­na ver­du­ra en el me­nú, co­mo el car­do, muy tí­pi­co en es­tas fe­chas. tam­bién es re­co­men­da­ble in­cluir pes­ca­dos y ma­ris­cos (ojo las per­so­nas que tie­nen ele­va­do el áci­do úri­co) y mo­de­rar el con­su­mo de dul­ces.

CON­TRO­LAR EL PE­SO

Si al­gu­na per­so­na está rea­li­zan­do al­gu­na die­ta son unas fe­chas di­fí­ci­les y hay que per­se­ve­rar con fuer­za y re­cor­dar que las Na­vi­da­des vol­ve­rán a es­tar ahí al año si­guien­te y ya se­rán otra his­to­ria, con el ob­je­ti­vo de pe­so cum­pli­do. Si ha su­fri­do una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca mo­de­re su

ali­men­ta­ción. Re­cuer­do el ca­so de un pa­cien­te al que se le qui­tó un pul­món en fe­chas na­vi­de­ñas, por una gra­ve en­fer­me­dad, y na­da más ser da­do de al­ta de­ci­dió ce­le­brar­lo jun­to a su fa­mi­lia con una co­mi­da pan­ta­grué­li­ca de Na­vi­dad. El re­sul­ta­do fue que su­frió una per­fo­ra­ción de esó­fa­go, fa­lle­cien­do a cau­sa de ello. Ten­ga mu­cho cui­da­do, ya ten­drá tiem­po pa­ra ce­le­bra­cio­nes más ade­lan­te. SI BE­BE, NO CON­DUZ­CA Ca­pí­tu­lo apar­te son las Na­vi­da­des y el con­su­mo de al­cohol. Mo­de­ra­ción, so­bre to­do si tie­ne que con­du­cir. De he­cho, si le to­ca por al­gún mo­ti­vo es me­jor que no be­ba nin­gu­na be­bi­da al­cohó­li­ca. La re­la­ción con los ac­ci­den­tes de trá­fi­co es más que co­no­ci­da. La pér­di­da de re­fle­jos, la sen­sa­ción de eu­fo­ria al prin­ci­pio se­gui­da de una dis­mi­nu­ción del ni­vel de con­cien­cia pue­den trans­for­mar las Na­vi­da­des en una tra­ge­dia. Si no le to­ca con­du­cir, re­cuer­de que el al­cohol en­gor­da y es una gran fuen­te de ca­lo­rías. Ade­más, el abu­so de es­ta sus­tan­cia está aso­cia­da a gra­ves en­fer­me­da­des, co­mo la ci­rro­sis y pue­de pro­du­cir al­coho­lis­mo, mo­de­re su con­su­mo.

Las Na­vi­da­des son un mo­men­to ideal pa­ra ha­cer al­go de ejer­ci­cio fí­si­co. Apro­ve­che, si tie­ne al­go más de tiem­po li­bre y, por ejem­plo, sal­ga a pa­sear con ami­gos o con sus se­res que­ri­dos. Trein­ta mi­nu­tos dia­rios de una ca­mi­na­ta a pa­so li­ge­ro son más que su­fi­cien­tes pa­ra man­te­ner ac­ti­vo su sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar, con­su­mir al­gu­na ca­lo­ría de más y su­bir su es­ta­do de áni­mo. Ni que de­cir tie­ne que, pa­ra los afi­cio­na­dos al run­ning, las Na­vi­da­des es uno de los pe­rio­dos más es­pe­ra­dos en el que podemos par­ti­ci­par en al­gu­na de las múl­ti­ples ca­rre­ras po­pu­la­res y San Sil­ves­tres, a lo lar­go y an­cho de la geo­gra­fía na­cio­nal, que se ce­le­bran en esas fe­chas. Yo, per­so­nal­men­te, no me pier­do la San Sil­ves­tre Va­lle­ca­na, la me­jor ma­ne­ra que hay de ‘ga­nar­se’ la ce­na de No­che­vie­ja.

Mu­chas per­so­nas en Na­vi­dad se de­pri­men, ba­ja su es­ta­do de áni­mo, bien por no po­der en­con­trar­se con sus se­res que­ri­dos o por­que es­tos ya no es­tán. A ve­ces, la ayu­da de un pro­fe­sio­nal de la sa­lud pue­de dar apo­yo psi­co­ló­gi­co pa­ra so­bre­lle­var es­tos mo­men­tos.

Si está so­lo, re­cuer­de que du­ran­te es­tas ce­le­bra­cio­nes hay mi­les de per­so­nas que no tie­nen na­da y que tie­nen

No ol­vi­de cui­dar­se, sin de­jar de dis­fru­tar es­tas fies­tas

que pa­sar es­tas fe­chas en la ca­lle o ce­nar en al­gu­na ce­na be­né­fi­ca co­mo las or­ga­ni­za­das por Men­sa­je­ros de la Paz. MU­CHO ÁNI­MO Tam­bién hay mi­les de per­so­nas co­mo po­li­cías, per­so­nal sa­ni­ta­rio, pro­fe­sio­na­les de la hos­te­le­ría o bom­be­ros que du­ran­te es­tos días es­ta­rán tra­ba­jan­do por su bie­nes­tar, sin po­der ce­le­brar la Na­vi­dad. Mu­cho áni­mo a aque­llas per­so­nas que no pa­san por su me­jor mo­men­to. Con ca­ri­ño les desea­mos que la ma­gia de la Na­vi­dad les ilu­mi­ne y les ayu­de a con­se­guir sus sue­ños. ¡Fe­liz Na­vi­dad!

co­mi­das co­pio­sas Du­ran­te es­tos días, mo­de­re el con­su­mo de gra­sas y dul­ces.

SO­LI­DA­RI­DAD El Pa­dre Án­gel ofre­ce co­mi­das na­vi­de­ñas a las per­so­nas sin ho­gar. Da­vid Sal­da­ña Ga­rri­do. Ci­ru­gía To­rá­ci­ca. Hos­pi­tal Ni­sa Par­do Ara­va­ca. Vi­ce­pre­si­den­te de NEUMOMADRID.

El al­cohol está de­trás de mu­chos ac­ci­den­tes de trá­fi­co que se pro­du­cen en es­tas fe­chas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.