PAU­LA ECHE­VA­RRÍA Y DA­VID BUS­TA­MAN­TE

Su Na­vi­dad más com­pli­ca­da an­te el in­mi­nen­te di­vor­cio.

ABC - Hoy Corazón - - Sumario - POR AU­RE­LIO MAN­ZANO

De­fi­ni­ti­va­men­te, una ima­gen ha­bla más que mil palabras. Es­tas Na­vi­da­des, las pri­me­ras que no ce­le­bra­rán jun­tos, se­rán las más di­fí­ci­les pa­ra Pau­la Eche­va­rría y Da­vid Bus­ta­man­te. Han pa­sa­do los úl­ti­mos me­ses tra­tan­do de re­com­po­ner una re­la­ción que du­ró diez años y que co­men­zó a res­que­bra­jar­se a prin­ci­pios de es­te y en mar­zo, co­men­za­ban un ce­se tem­po­ral de la con­vi­ven­cia.

El pa­sa­do jue­ves 21 de di­ciem­bre Pau­la Eche­va­rría y Da­vid Bus­ta­man­te eran fo­to­gra­fia­dos asis­tien­do a la fies­ta de Na­vi­dad de su hi­ja, Da­nie­la. En las imá­ge­nes se pue­de apre­ciar co­mo Pau­la, que lle­gó acom­pa­ña­da por sus pa­dres, a pe­sar de coin­ci­dir en el pa­si­llo que lle­va a la puer­ta prin­ci­pal del co­le­gio, so­lo unos pa­sos por de­trás de Da­vid, en­tra por se­pa­ra­do y ni si­quie­ra cru­za la mi­ra­da con el que si­gue sien­do su ma­ri­do.

El día an­te­rior, Pau­la vi­si­ta­ba a su abo­ga­do en el cen­tro de Ma­drid. A su sa­li­da y a pe­sar de que la ac­triz siem­pre ha mantenido el ti­po de­lan­te de los me­dios, pu­di­mos ver­la con ros­tro se­rio y ca­biz­ba­jo. Tal vez, esa reu­nión con sus le­tra­dos fue­ra por te­mas re­la­cio­na­dos con su di­vor­cio.

CAM­BIO DE AC­TI­TUD

Las ul­ti­mas imá­ge­nes de la pa­re­ja dis­tan mu­cho de la que nos ofre­cían el pa­sa­do mes de ju­nio cuan­do jun­tos acu­dían a la Co­mu­nión de Da­nie­la y nos re­ga­la­ban ins­tan­tá­neas de una fa­mi­lia que, a pe­sar de es­tar pa­san­do mo­men­tos com­pli­ca­dos, se unían pa­ra ce­le­brar ese día tan im­por­tan­te. De he­cho, du­ran­te la fies­ta pos­te­rior a la Co­mu­nión, que se ce­le­bró en un res­tau­ran­te en San Vicente de Bar­que­ra (Can­ta­bria), pu­di­mos ver­los bai­lan­do. Sin em­bar­go, en la fies­ta de Na­vi­dad de su hi­ja, se­gún cuen­tan tes­ti­gos, ape­nas in­ter­cam­bia­ron pa­la­bra. Ade­más, Pau­la aban­do­nó el co­le­gio de la mano se su hi­ja y sin rastro de Da­vid, quien se tras­la­dó a to­mar unas ta­pas con otros pa­dres.

Du­ran­te es­te año han si­do mu­chas las ve­ces en las que la ac­triz ha te­ni­do que res­pon­der a las pre­gun­tas so­bre

su re­la­ción con Da­vid, cuan­do aten­día a los me­dios, en sus di­fe­ren­tes pre­sen­ta­cio­nes por tra­ba­jo: «To­do tie­ne que fluir. De mo­men­to no hay na­da de­ci­di­do. Ni yo mis­ma sé que pa­sa

rá». O co­mo de­cla­ra­ba en su primera apa­ri­ción an­tes los me­dios en abril, po­cos días des­pués de anun­ciar­se su se­pa­ra­ción, a pe­sar de que «en su ca­sa

pa­san co­sas» lu­cha­rían por sal­var su re­la­ción. Al pa­re­cer, lo in­ten­ta­ron, pe­ro en el mes de oc­tu­bre, se pu­bli­ca­ba que Da­vid Bus­ta­man­te po­dría ha­ber mantenido va­rios en­cuen­tros con la ex gran hermana, Ares Tei­xi­dó. A pe­sar de que, tan­to Da­vid co­mo Ares des­min­tie­ron in­me­dia­ta­men­te es­ta no­ti­cia, está cla­ro que es­tas imá­ge­nes de ella en­tran­do y

sa­lien­do de la nue­va ca­sa del can­tan­te, hi­cie­ron da­ño en el ma­tri­mo­nio y mar­ca­ron un an­tes y un des­pués en una pa­re­ja que, su­pues­ta­men­te, es­ta­ba en vías de re­con­ci­liar­se. A pe­sar de eso, Pau­la se­guía man­te­nien­do que la re­la­ción, co­mo pa­dres se­pa­ra­dos, era me­jor de lo que se de­cía. «Él en­tra y sa­le de nues­tra ca­sa con su lla­ve», afir­ma­ba. Ha­ce tres se­ma­nas, Eche­va­rría char­la­ba con los me­dios en un ac­to. En es­ta oca­sión ya no qui­so ha­blar so­bre su re­la­ción. «No voy a de­cir na­da más, so­bre es­te te­ma. Creo que el te­ma abu­rre y can­sa», zan­ja­ba. Si el pa­sa­do mes de oc­tu­bre, Bus­ta­man­te de­ci­día sa­lir de la ca­sa de sus pa­dres, don­de ha­bía es­ta­do des­de su se­pa­ra­ción, pa­ra ins­ta­lar­se en un áti­co a las afue­ras de Ma­drid, por el que pa­ga 2.300 eu­ros al mes, en no­viem­bre Pau­la ad­qui­ría un te­rreno pa­ra cons­truir­se una ca­sa. A pe­sar de que mu­chos pen­sa­ron que era ya el fi­nal de la re­la­ción, la ac­triz as­tu­ria­na acla­ró en es­te me­dio, que aún no te­nía fe­cha pa­ra co­men­zar las obras ni sa­bía cuan­do se mu­da­ría. De mo­men­to, y has­ta que el di­vor­cio no se lle­ve a ca­bo, ella si­gue vi­vien­do en el do­mi­ci­lio con­yu­gal, en Villafranca del Cas­ti­llo (Ma­drid). Evi­den­te­men­te, su fu­tu­ro de­pen­de­rá de su si­tua­ción con Da­vid.

Otro de los mo­vi­mien­tos que no han pa­sa­do des­aper­ci­bi­dos fue la de­ci­sión de Da­vid, a prin­ci­pios de es­te mes, de de­jar de se­guir en Ins­ta­gram a Pau­la –ella aún le si­gue–. Sin em­bar­go, Da­vid sí con­ti­núa te­nien­do a Ares Tei­xi­dó, en­tre sus 1.1 mi­llo­nes de se­gui­do­res. Se­gún ha po­di­do sa­ber Co­ra­zón, y a pe­sar de que so­lo ellos tie­nen la úl­ti­ma pa­la­bra, es­te úl­ti­mo en­cuen­tro se­ría el pre­vio al anun­cio in­me­dia­to de su di­vor­cio. El co­mu­ni­ca­do po­dría ha­cer­se pú­bli­co de ma­ne­ra in­mi­nen­te.

PRO­BLE­MAS CON LA VOZ

El es­trés por la si­tua­ción per­so­nal que ha vi­vi­do ha pa­sa­do fac­tu­ra al can­tan­te cán­ta­bro en más de una oca­sión. Es­te año ha te­ni­do que sus­pen­der al­guno de los con­cier­tos de su gi­ra por te­ner pro­ble­mas en la voz. De he­cho, el pa­sa­do vier­nes, Da­vid te­nía pre­vis­to asis­tir a la gra­ba­ción de la ga­la de Na­vi­dad de

Ope­ra­ción Triun­fo (TVE), pe­ro se­gún ha con­fir­ma­do a Co­ra­zón un in­te­gran­te de su equi­po, tu­vo que can­ce­lar­lo por­que, una vez más, su voz no le res­pon­de co­mo de­be­ría.

Da­vid pa­sa­rá las Na­vi­da­des con su fa­mi­lia en San Vicente de la Bar­que­ra, y a par­tir del mes de enero co­men­za­rá con la pre­pa­ra­ción de su nue­vo dis­co. Mien­tras, Pau­la Eche­va­rría, que vi­ve su me­jor mo­men­to pro­fe­sio­nal, en enero re­to­ma­rá las gra­ba­cio­nes de la pe­lí­cu­la que está ha­cien­do pa­ra Me­dia­set. La ac­triz pa­sa­rá las Na­vi­da­des en As­tu­rias jun­to a su fa­mi­lia. Un lu­gar don­de co­mo ella mis­ma ha de­cla­ra­do «en­cuen­tra la paz que ne­ce­si­ta y vuel­ve a ser sim­ple­men­te, Pau­la»

El co­mu­ni­ca­do de di­vor­cio po­dría ser in­mi­nen­te

Aba­jo, Da­vid Bus­ta­man­te a su lle­ga­da al co­le­gio y char­lan­do con otros pa­dres. A la iz­da., la ac­triz en­tran­do en el cen­tro so­lo unos pa­sos de­trás de su to­da­vía ma­ri­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.