LOS TRES REYES MAGOS DE ‘OT’

NOE­MÍ GA­LE­RA, RO­BER­TO LEAL Y MÓ­NI­CA NA­RAN­JO SON PAR­TE FUN­DA­MEN­TAL DEL ÉXI­TO DE ‘OPE­RA­CIÓN TRIUN­FO’, UN ‘TA­LENT SHOW’ QUE HA RE­SU­CI­TA­DO 16 AÑOS DES­PUÉS.

ABC - Hoy Corazón - - Sumario - POR SAÚL ORTIZ

Des­cu­bri­mos los an­he­los de RO­BER­TO LEAL, NOE­MÍ GA­LE­RA Y MÓ­NI­CA NA­RAN­JO.

Es el so­plo de ai­re fres­co que ne­ce­si­ta­ba la te­le­vi­sión en Es­pa­ña. Ope­ra

ción Triun­fo se ha con­ver­ti­do en el man­tra que mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res can­tan ca­da se­ma­na co­mo re­co­no­ci­mien­to a un pro­gra­ma que ha ser­vi­do de ins­pi­ra­ción en TVE. El éxi­to se mi­de en sha­re, pe­ro tam­bién en re­per­cu­sión so­cial. Los co­men­ta­rios en las re­des so­cia­les se cuen­tan por mi­llo­nes y el fe­nó­meno fan ha re­su­ci­ta­do de una for­ma que ya es in­con­tro­la­ble.

Los nue­vos ‘triun­fi­tos’ son ya los ído­los de un país que, se­dien­to de na­tu­ra­li­dad, ha ro­to la mo­no­to­nía te­le­vi­si­va con un for­ma­to blan­co en el que, si bien im­pe­ra la mú­si­ca y el en­tre­te­ni­mien­to, tam­bién so­mos tes­ti­gos del cre­ci­mien­to per­so­nal de los pro­ta­go­nis­tas. La mez­cla re­sul­ta per­fec­ta: des­de la for­ta­le­za de un cas­ting apa­bu­llan­te, la em­pa­tía del pre­sen­ta­dor, el en­tre­ga­do claus­tro de pro­fe­so­res y el in­ge­nio del ju­ra­do que en­ca­jan co­mo un rom­pe­ca­be­zas. No hay al­mí­bar, pe­ro tam­po­co gri­tos ni obs­ce­ni­da­des. In­clu­so, la cer­ca­nía de Ti­net Ru­bi­ra, pro­duc­tor del pro­gra­ma, ha ro­to las nor­mas pro­to­co­la­rias usan­do In­ter­net co­mo al­ta­voz, rá­pi­do y di­rec­to pa­ra las co­mu­ni­ca­cio­nes.

Sin em­bar­go, en­tre tan­to nom­bre pro­pio des­ta­can, es­pe­cial­men­te, tres per­so­na­li­da­des que han lo­gra­do con­ver­tir­se en los ver­da­de­ros reyes de la te­le. Con­ta­gian son­ri­sas, ha­cen ma­gia y es­ti­mu­lan a un es­pec­ta­dor que pa­re­cía som­no­lien­to, ca­si au­sen­te. Mó­ni­ca Na­ran­jo (43), Ro­ber­to Leal (38) y Noe­mí Ga­le­ra ( 50) son los Reyes Magos de Ope­ra­ción

Los tres Reyes Ma- Triun­fo. Co­ra­zón. gos de REI­NA DE BAR­BA DUL­CE Noe­mí Ga­le­ra es Mel­chor. De­trás de su apa­rien­cia fé­rrea e in­fran­quea­ble, bu­lle la emo­ción. En las ca­bal­ga­tas, es el rey pre­fe­ri­do por los ni­ños, por aque­llo de la trans­pa­ren­cia y ge­nia­li­dad. La pa­sión que sien­te por el for­ma­to se percibe des­de el otro la­do de la pan­ta­lla. Es di­rec­to­ra de la Aca­de­mia y ejer­ce, co­mo tal, des­de bien tem­prano. Co­ra­zón ha po­di­do com­pro­bar que sus jor­na­das son real­men­te ma­ra­to­nia­nas. Du­ran­te los tres me­ses que du­ra el con­cur-

so, la vi­da de Noe­mí es OT. Por eso no es de ex­tra­ñar que, en la carta es­cri­ta a sus ma­jes­ta­des, ha­ya pe­di­do un su­ple­men­to vi­ta­mí­ni­co pa­ra aguan­tar la pre­sión: «A los Reyes les pi­do que trai­gan sa­lud pa­ra to­dos aque­llos a los que quie­ro y tam­bién pa­ra mí. Ade­más, que me den la fuer­za su­fi­cien­te pa­ra se­guir al fren­te de la Aca­de­mia, por­que es un tra­ba­jo muy du­ro y que re­quie­re mu­cha ener­gía» . Es mo­des­ta en el tra­to, a pe­sar de ha­ber­se con­ver­ti­do en to­do un icono me­diá­ti­co. Con más de 125.000 se­gui­do­res en Twit­ter, Noe­mí ya es una ce­le­bri­dad más que re­ci­be mi­les de co­men­ta­rios e im­pre­sio­nes dia­rias. Se mue­ve con sol­tu­ra en­tre las are­nas mo­ve­di­zas y res­pon­de con na­tu­ra­li­dad a quie­nes la elevan a las al­tu­ras, «pe­ro no soy cons­cien­te de que real­men­te sea tan co­no­ci­da. Me pa­so to­do el día en­ce­rra­da en la Aca­de­mia y, cuan­do sal­go, voy di­rec­ta a mi ca­sa. Es cier­to que las re­des so­cia­les me sir­ven pa­ra to­mar el pul­so a la gen­te, pe­ro la fa­ma de la te­le­vi­sión es efí­me­ra» re­co­no­ce a es­ta re­vis­ta.

Es pre­ci­sa­men­te la ca­du­ci­dad del éxi­to lo que, tal vez, le preo­cu­pa más en re­la­ción a sus pu­pi­los. La ges­tión des­con­tro­la­da que pue­dan ha­cer de un fe­nó­meno que, si bien es in­cues­tio­na­ble, en el peor de los ca­sos se­rá flor

de un día: «Por eso pi­do a los Reyes Magos que den a mis chi­cos una ca­rre­ra de lar­ga du­ra­ción, que pue­dan, real­men­te, aguan­tar en el tiem­po y no que­dar­se en el ca­mino. Que to­do el apo­yo que es­tán re­ci­bien­do en es­te mo­men­to se man­ten­ga cuan­do el tiem­po pa­se y los fo­cos de­jen de alum­brar­les. Son muy bue­na gen­te» . Dis­cre­ta en sus for­mas, pe­ro con­tun­den­te en

sus de­ci­sio­nes, a Noe­mí no le tiem­bla la voz al re­co­no­cer que tie­ne fa­vo­ri­tos

en­tre los alum­nos « aun­que, si soy sin­ce­ra, van va­rian­do ca­da se­ma­na. A ve­ces pien­so que uno pue­de te­ner más éxi­to que otro, pe­ro es ver­dad que es im­pre­de­ci­ble. Ade­más, la ex­pe­rien­cia me ha de­mos­tra­do que ga­nar el con­cur­so no es si­nó­ni­mo de triun­fo. Ha ha­bi­do con­cur­san­tes, co­mo Da­vid Bis­bal, So­ra­ya o Manuel Ca­rras­co, que no con­si­guie­ron el pre­mio y han triun­fa­do enor­me­men­te» .

EL REY SON­RIEN­TE

Ro­ber­to Leal es Gas­par. Es el más enig­má­ti­co y, qui­zás, tam­bién el más mag­né­ti­co. De mi­ra­da pro­fun­da y son­ri­sa pe­ren­ne, Ro­ber­to ha con­se­gui­do do­tar al pro­gra­ma de per­so­na­li­dad pro­pia. Ale­jar­se de re­cuer­dos pa­sa­dos y for­ta­le­cer, a ba­se de va­ga iro­nía, un for­ma­to que ha he­cho su­yo. Ro­ber­to es ya

Ope­ra­ción Triun­fo. Es par­te fun­da­men­tal del éxi­to «aun­que no me lo es­pe­ra­ba. Yo era fan del pro­gra­ma ha­ce 16 años y nun­ca me po­día ima­gi­nar que aca­ba­ría pre­sen­tán­do­lo y que aque­llo fun­cio­na­ría. La ver­dad es que ha si­do el re­ga­lo de mi vi­da. La ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal más bo­ni­ta que pu­de ima­gi­nar» .

Es su año. Por eso Ro­ber­to es es­cue­to a la ho­ra de es­cri­bir la carta a los co­le­gas: «Se­ría in­jus­to y egoís­ta pe­dir pro­yec­tos o no­ve­da­des. Es­te ha si­do el año más bo­ni­to en lo per­so­nal, con el na­ci­mien­to de mi hi­ja Lo­la en ju­lio, y soy tre­men­da­men­te fe­liz en lo pro­fe­sio­nal. So­lo pi­do sa­lud pa­ra dis­fru­tar de to­do lo bueno que me ha pa­sa­do» .

LA REI­NA DI­REC­TA

Mó­ni­ca Na­ran­jo es Bal­ta­sar. De­cía Azo­rín que era el rey que re­ga­la­ba bon­dad. Sus la­bios so­lían di­bu­jar pa­la­bras cer­te­ras, di­rec­tas, nun­ca dis­la­tes. Es lo que ha­ce ca­da se­ma­na des­de su tribuna en pla­tó. Re­ci­be aplau­sos, es car­ne de me­me, pe­ro tam­bién de ad­mi­ra­ción, re­co­no­ci­mien­to y ca­si fer­vor. Mó­ni­ca po­dría ser tam­bién la es­tre­lla del Be­lén, la que guía sin en­ga­ño ni eu­fe­mis­mos. Es tan cla­ra, con­ci­sa y pun­zan­te en sus jui­cios co­mo dul­ce y ge­ne­ro­sa.

Nun­ca pa­sa des­aper­ci­bi­da y sus co­men­ta­rios, aun­que a prio­ri po­co po­pu­la­res, re­sul- tan siem­pre es­ti­mu­lan­tes: «A los Reyes les pi­do que mis chi­cos de la Aca­de­mia dis­fru­ten de lo me­jor de la vi­da y que en­cuen­tren la opor­tu­ni­dad en­tre las di­fi­cul­ta­des. Así lo vi­ví yo y lo si­go ha­cien­do a día de hoy. Si es­co­ges una vi­da nó­ma­da, dis­ci­pli­na­da y sa­cri­fi­ca­da co­mo es­ta, hay que en­ten­der, des­de el mi­nu­to uno, que la tran­qui­li­dad es­tá re­ñi­da con la am­bi­ción».

Mó­ni­ca es la voz de la ex­pe­rien­cia. Su ca­rre­ra se ha con­so­li­da­do a ba­se de es­fuer­zo y de­di­ca­ción. No hay se­cre­tos pa­ra con­se­guir ser nú­me­ro uno en la lis­ta de éxi­tos. Por eso el con­se­jo a los alum­nos lle­va gra­ba­do a fue­go el se­llo de la reali­dad: «Lle­vo des­de los 15 años crean­do mú­si­ca y no de­jo nun­ca de apren­der y ex­pe­ri­men­tar con ella, por­que en­tien­do que es la úni­ca ma­ne­ra de se­guir evo­lu­cio­nan­do. Ha­ce años que es­te ne­go­cio es­tá su­frien­do una gran me­ta­mor­fo­sis que no sa­be­mos en qué se va a ter­mi­nar con­vir­tien­do. Es me­jor sa­lir de la

Aca­de­mia co­mo alumno con la me­jor ba­se po­si­ble y po­der so­bre­lle­var me­jor la incertidumbre que mu­chas ve­ces van a te­ner que vi­vir y su­frir, por­que no ha­bla­mos de ro­bots, sino

de se­res hu­ma­nos» . De ca­rác­ter fuer­te e in­do­ma­ble, son mu­chos los que pen­sa­rán que el es­pí­ri­tu de la Navidad no exis­te pa­ra la can­tan­te y ju­ra­do de OT. Se equi­vo­can. Aun­que tar­de, su fe­li­ci­dad ac­tual le ha­ce dis­fru­tar de los Reyes Magos:

Mó­ni­ca Na­ran­jo es car­ne de me­me, pe­ro tam­bién de fer­vor

«Nun­ca lle­gué a co­no­cer el ver­da­de­ro significado de los Reyes Magos. Mis Na­vi­da­des siem­pre fue­ron in­com­ple­tas has­ta que fui ma­dre y, jun­to a mi ma­ri­do y mi hi­jo, des­cu­brí su ma­gia, y una fa­mi­lia de ver­dad. Nun­ca pi­do na­da ma­te­rial, so­lo mu­cha sa­lud y que el amor si­ga cre­cien­do en nues­tras vi­das y en las de los de­más. El amor es la me­di­ci­na que cu­ra el mun­do y la ilu­sión, nues­tro motor»

Ro­ber­to Leal ha con­se­gui­do do­tar al pro­gra­ma de per­so­na­li­dad, ale­ján­do­se de re­cuer­dos pa­sa­dos.

Noe­mí Ga­le­ra (iz­da.) sien­te pa­sión por el for­ma­to y se percibe des­de el otro la­do de la pan­ta­lla. Se in­vo­lu­cra con el apren­di­za­je de los con­cur­san­tes y no le tiem­bla la voz si tie­ne que abron­car a al­guno de ellos por su ac­ti­tud po­co pro­fe­sio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.