ANA FER­NÁN­DEZ “La gen­te se ale­gró cuan­do Adrián lle­gó a mi vi­da”.

LA AC­TRIZ NOS HA­BLA DE SU GRAN ÉXI­TO CON LA SE­RIE ‘LAS CHI­CAS DEL CA­BLE’, DE SU NO­VIAZ­GO CON EL MÚ­SI­CO ADRIÁN RO­MA Y DE CÓ­MO HA LO­GRA­DO SU­PE­RAR LOS GRAN­DES RE­TOS QUE LE HA PUES­TO LA VI­DA.

ABC - Hoy Corazón - - Sumario - FO­TOS: M.VAQUERO

No tie­ne ni 30 años, pe­ro ya sa­be lo du­ra que pue­de ser la vi­da si se em­pe­ña en dar­nos un palo. Con una ma­du­rez emo­cio­nal que da gus­to, Ana Fer­nán­dez, ele­gi­da una mu­jer de ac­ti­tud Li­cor 43, se des­cu­bre co­mo una mu­jer que ha apren­di­do a sa­car la par­te po­si­ti­va de cual­quier mo­men­to del día y a dis­fru­tar de una pro­fe­sión que ya le es­tá dan­do sus mo­men­tos más dul­ces. 28 años, si no me equi­vo­co, y mu­chas co­sas pa­ra re­cor­dar. ¿Tie­ne la sen­sa­ción de que to­do va de­ma­sia­do de­pri­sa? Sin du­da, hay vi­das que son más vi­vi­das que otras. Si re­tro­ce­de­mos en el tiem­po, nos en­con­tra­mos con una adolescente de 14 años que de­ci­de es­tu­diar ar­te dra­má­ti­co. ¿Tan cla­ro lo te­nía? Nun­ca le he di­cho a mis pa­dres la fa­mo­sa fra­se de «quie­ro ser ar­tis­ta», pe­ro es ver­dad que la in­ter­pre­ta­ción me gus­ta­ba des­de muy ni­ña. En el ins­ti­tu­to, siem­pre me apun­ta­ba a cla­ses de tea­tro por­que me en­can­ta­ba. Ade­más, era mi ma­ne­ra de sa­car to­dos mis com­ple­jos de adolescente. Re­cuer­do que, des­de bien ni­ña, que­ría sa­lir en el ca­tá­lo­go de El Cor­te In­glés. Fue co­mo una ob­se­sión pa­ra mí. Era ru­bi­ta y muy mo­na y me pa­re­cía una for­ma muy bue­na de sa­car di­ne­ro en lu­gar de cui­dan­do ni­ños. Tal fue mi em­pe­ño, que lo­ca­li­cé el te­lé­fono de la agen­cia de pu­bli­ci­dad y lla­mé pa­ra de­cir que iría con mis pa­dres. Me hi­cie­ron fo­tos y em­pe­cé a sa­lir en cam­pa­ñas de pu­bli­ci­dad.

Si hay una pa­la­bra que me de­fi­na creo que es re­so­lu­ti­va

¿ Pe­ro la co­gie­ron pa­ra el ca­tá­lo­go que que­ría? No re­cuer­do si fue lo pri­me­ro que hi­ce, pe­ro sí que sa­lía en re­vis­tas de mo­da y era fe­liz, por­que ya po­día te­ner mis aho­rros. Com­pa­gi­na­ba esas se­sio­nes de fo­tos con mis es­tu­dios. Fue muy di­ver­ti­do cuan­do me eli­gie­ron pa­ra po­ner mi ros­tro en las ca­jas de piz­za Ta­rra­de­llas, por­que mis ami­gos me re­co­no­cían. Du­ran­te un tiem­po hi­ce pu­bli­ci­dad a la vez que asis­tía a cla­ses de tea­tro. Fue cuan­do avi­sé en la agen­cia pa­ra que tam­bién pen­sa­ran en mí co­mo ac­triz. Mis pa­dres nun­ca me han pre­sio­na­do en nin­gún sen­ti­do y, así, pu­de ir a cien­tos de cas­tings con mu­chas ni­ñas. Cuan­do lle­ga­ba de cla­se, mi ma­dre me de­cía las lla­ma­das que ha­bía te­ni­do pa­ra ir a las prue­bas y así me or­ga­ni­za­ba. ¿Y a sus pa­dres les ha­cía gra­cia que su hi­ja se con­vir­tie­ra en ac­triz? Co­mo te de­cía, nun­ca sen­tí pre­sión al­gu­na en nin­gún sen­ti­do, y eso es lo que más les agra­dez­co. Mien­tras fui me­nor de edad, mi ma­dre ges­tio­na­ba las ci­tas y si coin­ci­día con exá­me­nes, pues no las co­gía. He te­ni­do li­ber­tad, pe­ro tam­bién apo­yo, por­que lo úl­ti­mo que que­rían era que me con­vir­tie­ra en un ju­gue­te ro­to. Mis pa­dres so­lo me pi­die­ron que aca­ba­ra el Ba­chi­lle­ra­to y la Se­lec­ti­vi­dad. Y cum­plí mi pa­la­bra. Es más, me ma­tri­cu­lé en pri­me­ro de Pu­bli­ci­dad y Re­la­cio­nes Pú­bli­cas, pe­ro dejé la ca­rre­ra por­que mi pro­fe­sión ya me re­que­ría to­do el tiem­po. Es­ta opor­tu­ni­dad no la po­día de­jar pa­sar. Creo que siem­pre ha­brá tiem­po de re­to­mar es­tos es­tu­dios si un día cam­bio de pa­re­cer. La vi­da la ha ido co­lo­can­do. En cier­ta ma­ne­ra, sí. Me gano la vi­da con es­ta pro­fe­sión y te ase­gu­ro que es una de las más bo­ni­tas y to­da una suer­te po­der ejer­cer­la. Y eso que vie­ne de un mun­do ajeno a la in­ter­pre­ta­ción. Sí. Aun­que de­bo re­co­no­cer que tengo el ca­rác­ter de mi fa­mi­lia ma­ter­na, que son muy pa­ya­sos. Sin em­bar­go, soy la pri­me­ra ac­triz de la ca­sa. La opor­tu­ni­dad le lle­gó de la mano de las series de te­le­vi­sión. ¿Qué le que­da de aque­llo? Tu­ve un mo­men­to de pa­rón que du­ró dos años, en­tre Los pro­te

gi­dos y So­lo quí­mi­ca. En ese mo­men­to, lo pa­sé mal, por­que no es fá­cil de di­ge­rir un pa­rón tan lar­go des­pués de co­no­cer el éxi­to, pe­ro aho­ra has­ta lo agra­dez­co. ¿Qué hi­zo esos dos años? Pin­té mu­cho, me apun­té a es­tu­diar His­to­ria en la uni­ver­si­dad a dis­tan­cia... Y, por suer­te, po­día so­bre­vi­vir gra­cias a la pu­bli­ci­dad, da­do que en ese te­rreno siem­pre me he ma­ne­ja­do muy bien. ¿Es una mu­jer in­de­pen­dien­te en to­dos los sen­ti­dos? Tengo los dos pun­tos, por­que, al igual que soy muy in­de­pen­dien­te, me en­can­ta es­tar con la fa­mi­lia. En su mo­men­to vi­ví cinco años en Ma­la­sa­ña por­que pen­sa­ba que era lo que to­ca­ba. To­do el ja­leo es­ta­ba en la ciu­dad y, has­ta en­ton­ces, yo vi­vía en las afue­ras. Lue­go re­gre­sé a Las Ro­zas, don­de es­toy muy tran­qui­la en el cam­po. Pa­sa por to­do es­te re­co­rri­do y lle­ga a Las chi­cas del ca­ble, un for­ma­to nue­vo en Net­flix. Es­ta se­rie ha significado vol­ver a la te­le a lo gran­de, a tra­vés de es­ta pla­ta­for­ma en la que so­mos pio­ne­ras en Es­pa­ña. Es muy es­pe­cial com­pro­bar có­mo te ven en tan­tos paí­ses. So­lo sien­to que, en Es­pa­ña, no cui­dan tan­to es­tas pro­duc­cio­nes co­mo ocu­rre en otros lu­ga­res a los que via­jo. Net­flix ha su­pues­to un gran cam­bio pa­ra otros ar­tis­tas. En Londres o Mé­xi­co es in­creí­ble có­mo les ha cam­bia­do la vi­da a los ac­to­res que tra­ba­jan en Net­flix. A no­so­tras no. Mi vi­da si­gue sien­do la mis­ma mien­tras que, en In­gla­te­rra, a los ac­to­res de The

Crown los tie­nen pa­ra las me­jo­res cam­pa­ñas. Se­gui­mos va­lo­ran­do más lo de fue­ra que lo nues­tro y no lo en­tien­do, por­que nues­tra se­rie ha triun­fa­do en Ar­gen­ti­na, Mé­xi­co… Mis se­gui­do­res son de to­do el mun­do y me da pe­na que no nos sin­ta­mos or­gu­llo­sos de es­te tra­ba­jo, en el que nos he­mos jun­ta­do cinco mu­je­res. Pue­de que es­te­mos pa­gan­do ser pio­ne­ros. Pe­ro la se­rie gus­ta y, en fe­bre­ro, em­pe­za­re­mos a ro­dar la ter­ce­ra tem­po­ra­da. Sue­len de­fi­nir­la co­mo una mu­jer lu­cha­do­ra. ¿Se sien­te us­ted así? Ha­ce años me con­si­de­ra­ba más re­bel­de y pa­sio­nal, pe­ro con

los años sí creo que sea una lu­cha­do­ra, en el sen­ti­do que de que, de lo ma­ra­vi­llo­so y de lo te­rri­ble que he vi­vi­do, he po­di­do sa­car un apren­di­za­je. Soy bue­na apren­diz y tengo am­bi­ción por vi­vir. No quie­ro des­apro­ve­char mo­men­tos. De la mis­ma ma­ne­ra que la vi­da me ha qui­ta­do, tam­bién me ha da­do. He sa­bi­do va­lo­rar to­do. Lo peor y lo me­jor, ade­más, es­tán re­la­cio­na­dos. Yo sa­bía que al­go bueno me iba a pa­sar, así que soy una mu­jer agra­de­ci­da por to­do, in­clu­so por­que sal­ga el sol ca­da ma­ña­na. Si bus­co una pa­la­bra que me de­fi­na se­ría re­so­lu­ti­va. ¿Con 25 años có­mo se su­pera la muerte de un no­vio? Na­die es­tá pre­pa­ra­do. Es im­por­tan­te ha­blar mu­cho y creo que so­bre­vi­ví cen­trán­do­me mu­cho en ca­da co­sa que ha­cía sin el pi­lo­to au­to­má­ti­co de la ru­ti­na. Na­die se mue­re de un desamor, por­que te­ne­mos el la­do animal de la su­per­vi­ven­cia que ha­ce que ten­ga­mos ham­bre, cai­ga­mos de­rro­ta­dos de sue­ño y si­ga­mos res­pi­ran­do. El cuer­po, la par­te animal, es la que ha­ce que si­ga­mos ade­lan­te. Gra­cias a Dios, exis­te esa par­te de ti que ti­ra de tu al­ma y men­te he­chas añi­cos pa­ra que si­gas ade­lan­te, pa­ra que to­do sea más fá­cil y va­yas re­in­cor­po­rán­do­te a tu vi­da. Pe­ro el pro­ce­so lle­va tiem­po. Sí, men­tal y sen­ti­men­tal­men­te es un pro­ce­so en que ca­da uno tie­ne sus tiem­pos. Hay que pe­dir una ayu­da, una guía, so­bre to­do, una ca­be­za sana que ayu­de a es­truc­tu­rar­te. Por suer­te, es­tu­ve en com­pa­ñía de una gen­te pro­fe­sio­nal y es­tu­pen­da. Tam­bién el he­cho de tra­ba­jar de ca­ra al público te obli­ga a echar­le hue­vos y en­fren­tar­te a to­dos. Es cier­to que a mí siem­pre me han que­ri­do mu­cho y creo que me tra­ta­ron muy bien, por­que veía có­mo has­ta los fo­tó­gra­fos que me sa­ca­ban imá­ge­nes lo pa­sa­ban mal. Tan­to es así que he vis­to co­mo la gen­te se ha ale­gra­do cuan­do ha lle­ga­do a mi vi­da Adri (Ro­ma). La vi­da me ha de­vuel­to la ale­gría con una per­so­na ma­ra­vi­llo­sa, un mú­si­co im­pre­sio­nan­te. Es bue­ní­si­mo y nos que­re­mos mu­cho. Te­ne­mos nues­tra fa­mi­lia con nues­tros tres pe­rros y nos sir­ve pa­ra en­tre­nar­nos si al­gún día nos re­pro­du­ci­mos. Es­toy fe­liz por­que me cui­da mu­cho y eso que, pa­ra él, no ha si­do fá­cil en­trar de re­pen­te en mi vi­da con la si­tua­ción que te­nía, pe­ro ha si­do muy va­lien­te. Los dos op­ta­ron por vi­vir su amor con na­tu­ra­li­dad y eso, al fi­nal, tie­ne su re­com­pen­sa. Nun­ca he ju­ga­do a es­con­der­me o a ha­cer co­sas ra­ras. Adri sa­be, per­fec­ta­men­te, cuál es su lu­gar y si va­mos a unos pre­mios o al­gún ac­to pues se po­ne gua­po y po­sa­mos fe­li­ces, pe­ro tie­ne su mun­do co­mo mú­si­co. Nos apo­ya­mos mu­tua­men­te, pe­ro siem­pre ca­da uno en su es­pa­cio. ¿Quie­ren dar al­gún pa­so ? Es­ta­mos bien así. Aho­ra, lo que nos plan­tea­mos es mu­dar­nos a una ca­sa gran­de, por­que en­tre los pe­rros y las gui­ta­rras es­ta­mos a to­pe. Te­ne­mos que aho­rrar un po­co pa­ra en­con­trar al­go más am­plio. So­mos jóvenes, pe­ro es ver­dad que hay una co­sa que se lla­ma re­loj bio­ló­gi­co, por eso ire­mos vien­do lo de te­ner ni­ños. Aun no en­tra en nues­tras con­ver­sa­cio­nes, nues­tra preo­cu­pa­ción es sa­ber con quién de­ja­mos a los pe­rros cuan­do via­ja­mos. Mi suer­te es que tengo a mi her­ma­na vi­vien­do con no­so­tros y lo ha­ce más fá­cil to­do.

el amor La ac­triz sa­le des­de ha­ce ca­si dos años con el mús­co Adrián Ro­ma, in­te­gran­te del gru­po Mar­lon.

“Na­die es­tá pre­pa­ra­do pa­ra al­go co­mo la muerte de su pa­re­ja. Creo que so­bre­vi­ví cen­trán­do­me mu­cho en ca­da co­sa que ha­cía”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.