BE­LLE­ZA La cos­mé­ti­ca que te abri­ga la piel.

CON LA BA­JA­DA DE LAS TEM­PE­RA­TU­RAS, HAY QUE AÑA­DIR A NUES­TRAS RU­TI­NAS DE BE­LLE­ZA PRO­DUC­TOS ES­PE­CÍ­FI­COS PA­RA EVI­TAR LOS DA­ÑOS QUE EL FRÍO PUE­DE CAU­SAR EN EL CU­TIS.

ABC - Hoy Corazón - - Sumario -

Ya es una reali­dad: win­ter is

co­ming. Y por lógica, igual que te vas po­nien­do ca­da vez ro­pa más ade­cua­da a la tem­po­ra­da, ha­rá fal­ta que in­tro­duz­cas nue­vas ru­ti­nas beauty. Los tra­ta­mien­tos se en­car­gan de me­jo­rar la mi­cro­cir­cu­la­ción san­guí­nea pa­ra au­men­tar la re­sis­ten­cia de los ca­pi­la­res y fa­vo­re­cer el dre­na­je ce­lu­lar. Tam­bién con­tie­nen, en mu­chos ca­sos, una mez­cla de fil­tros pa­ra evi­tar que el tai­ma­do sol de in­vierno arrui­ne la piel y una suer­te de an­ti­oxi­dan­tes y an­ti­rra­di­ca­les li­bres que se en­car­gan de pro­te­ger la mem­bra­na ce­lu­lar. Un com­pues­to de pép­ti­dos de ori­gen ma­rino, co­mo las al­gas par­das, ayu­dan, ade­más, a au­men­tar la to­le­ran­cia en las pie­les sensibles y se­cas.

La na­riz y las ore­jas de un ro­jo car­me­sí y el cu­tis ti­ran­te se in­cre­men­tan cuan­do pa­sa­mos de los diez gra­dos del ex­te­rior a la ca­li­dez de los 25 que ron­dan en los am­bien­tes ca­le­fac­ta­dos. CON­SE­JO DE EX­PER­TAS Du­ran­te el in­vierno, es­te shock tér­mi­co se pro­du­ce va­rias ve­ces al día, por lo que te ven­drá bien se­guir las cinco cla­ves que te ofre­ce Es­tre­lla Pu­jol, di­rec­to­ra del cen­tro Oxi­gen de Bar­ce­lo­na:

Com­ba­te la des­hi­dra­ta­ción. Tras la hi­gie­ne facial, eli­ge una hi­dra­tan­te que lle­ve com­po­nen­tes hu­mec­tan­tes y con efec­to oclu­si­vo –de ba­rre­ra–. No ol­vi­des la cre­ma de no­che. Apro­ve­cha el sue­ño, el mo­men­to de ma­yor re­pa­ra­ción, pa­ra re­for­zar la hi-

dra­ta­ción facial. Y aña­de fór­mu­las con ingredientes an­ti­edad o an­ti­man­chas. Pro­te­ge la piel, aun­que no ha­ya sol. Que el frío no te ha­ga ba­jar la guar­dia con la pro­tec­ción so­lar. Rea­li­za pee­lings sua­ves pa­ra es­ti­mu­lar la re­no­va­ción ce­lu­lar. Evi­ta cam­bios brus­cos de tem­pe

ra­tu­ra, ya que aumenta la po­si­bi­li­dad de su­frir va­sos di­la­ta­dos con ro­je­ces.

Por su par­te, Patty Mar­tín, di­rec­to­ra del cen­tro de be­lle­za Cool­day, de Ma­drid, ase­gu­ra que cui­dar la piel en in­vierno no es un ca­pri­cho ba­nal. « Con frío, la piel reac­cio­na pa­ra evi­tar la pér­di­da de ca­lor. ¿Có­mo lo ha­ce? Es­tre­chan­do los va­sos san­guí­neos. Eso tie­ne co­mo con­se­cuen­cia que se apa­gue, pe­ro no es lo úni­co: con el

frío, las glán­du­las se­bá­ceas re­du­cen su ac­ti­vi­dad, apa­re­ce la se­que­dad y la ba­rre­ra de pro­tec­ción na­tu­ral se de­bi­li­ta». Pa­ra que no apa­rez­can an­tes de los 30 las te­mi­das pa­tas de gallo, hay que apli­car­les un tra­ta­mien­to que ofrez­ca hi­dra­ta­ción, nu­tri­ción y que re­fuer­ce los ca­pi­la­res. Pa­ra pre­ve­nir, y tam­bién re­po­ner el cu­tis, Patty ha di­se­ña­do el tra­ta­mien­to Facial Cool­day. « Los pro­duc­tos que apli­ca­mos son de la lí­nea 100% na­tu­ral y Bio The

Na­tu­ral One» , ase­gu­ra. El ob­je­ti­vo es pre­pa­rar la piel pa­ra que se de­fien­da por sí so­la. La se­sión du­ra una ho­ra y cuar­to y tie­ne un pre­cio que va des­de los 65 a los 120 €. Con ha­cer­lo una vez al mes y cui­dar­se en ca­sa, la piel lle­ga­rá al cam­bio de es­ta­ción per­fec­ta­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.