MA­RÍA JE­SÚS RUIZ

“Gil Sil­ga­do ya no era el que yo co­no­cí”.

ABC - Hoy Corazón - - Sumario - POR AU­RE­LIO MANZANO

Cnue­va que ne­ce­si­tá­ba­mos. No pu­di­mos en­ten­der­nos. Yo te­nía en mi men­te un muy buen re­cuer­do de la épo­ca en la que es­tu­ve con él, pe­ro el tiem­po pa­sa y las per­so­nas no cam­bian. Por lo que re­to­mar es­ta re­la­ción es im­po­si­ble. No fun­cio­na­ría » . La ex con­tac­ta­mos con Ma­ría Je­sús Ruiz (35), que ex­pli­ca así la de­ci­sión que ha to­ma­do: «Es cier­to. He­mos ro­to. La ver­dad es que, du­ran­te es­tos dos me­ses, me he da­do cuen­ta que no ha­bía si­do po­si­ble el bo­rrón y cuen­ta “GIL SIL­GA­DO YA NO ERA EL QUE YO CO­NO­CÍ”

“Quie­ro es­tar so­la y de­di­car mi tiem­po a mis hi­jas”

Miss nos de­ja cla­ro que ha si­do una rup­tu­ra en bue­nos

tér­mi­nos: « Lo ha­bla­mos la no­che de Fin de Año y lle­ga­mos a esa de­ci­sión. Yo no guar­do nin­gún re­sen­ti­mien­to. Tal vez, es­to ha­ya ser­vi­do pa­ra que po­da­mos te­ner una re­la­ción nor­mal por nues­tra hi­ja. Aho­ra, quie­ro es­tar so­la y de­di­car mi tiem­po a mis hi­jas y mi tra­ba­jo».

VUEL­TA DE DOS ME­SES

un pro­gra­ma de te­le­vi­sión cuan­do, al tra­tar de de­fen­der a ca­pa y es­pa­da al em­pre­sa­rio por unos su­pues­tos ma­los tra­tos psi­co­ló­gi­cos que ha­bía re­ci­bi­do –los mis­mos por los que in­ter­pu­so una de­man­da–, cam­bió su ver­sión en Sá­ba­do De­lu­xe (Te­le­cin­co) y di­jo que to­do era men­ti­ra y que lo ha­bía he­cho por ha­cer­le da­ño.

Una se­ma­na des­pués, y al dar­se cuen­ta del error que ha­bía co­me­ti­do, con­ce­dió unas de­cla­ra­cio­nes a es­te me­dio don­de con­fir­ma­ba que las acu­sa­cio­nes de su­pues­tos ma­los tra­tos eran cier­tas y que el pro­ce­so se­guía su cur­so le­gal.

Y es que, la si­tua­ción ac­tual de Gil Sil­ga­do no ha ayu­da­do en na­da en es­ta re­la­ción. La se­ma­na pa­sa­da,

Co­ra­zón pu­bli­ca­ba que el em­pre­sa­rio te­nía una or­den de bus­ca y cap­tu­ra en San­to Do­min­go por la emi­sión de un che­que sin fon­dos. El em­pre­sa­rio, que ha­bía si­do con­de­na­do a pa­gar una deu­da, re­cu­rrió la sen­ten­cia, pe­ro al mar­char­se de ese país y no pre­sen­tar­se al jui­cio, fue de­cla­ra­do en re­bel­día y se dic­tó esa or­den de bús­que­da. La pró­xi­ma vez que Gil pi­se Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na se­rá tras­la­da­do a la cor­te de ese país pa­ra res­pon­der an­tes las le­yes.

A es­to se une que Jo­sé Ma­ría ten­drá que res­pon­der en los pró­xi­mos me­ses a va­rios pro­ce­sos le­ga­les, en­tre los que se in­clu­ye el de su­pues­tos ma­los tra­tos, por el que la fis­ca­lía de vio­len­cia de ge­ne­ro le pi­de 22 me­ses de pri­sión y una or­den de ale­ja­mien­to. Con es­te pa­no­ra­ma, Ma­ría Je­sús co­mien­za es­te año so­la y con mu­chos pro­yec­tos. En­tre ellos, la crea­ción de una fir­ma de za­pa­tos que lle­va­rá su nom­bre y la pre­pa­ra­ción del bau­ti­zo de su hi­ja me­nor, fru­to de su re­la­ción con Ju­lio Ruz. Año nue­vo, vi­da nue­va. Es­ta his­to­ria co­men­zó a fi­na­les de oc­tu­bre, cuan­do Ma­ría Je­sús de­ci­día dar­se una se­gun­da opor­tu­ni­dad con el pa­dre de su pri­me­ra hi­ja. A pe­sar de las fuer­tes crí­ti­cas que le llo­vie­ron, pues­to que am­bos se ha­bían ata­ca­do pú­bli­ca­men­te en va­rios pro­gra­mas de te­le­vi­sión, Ruiz ti­ró ade­lan­te y pro­cla­mó que, des­pués de ha­ber re­to­ma­do la co­mu­ni­ca­ción con Gil Sil­ga­do, ha­bían de­ci­di­do co­men­zar de nue­vo. La pa­re­ja se tras­la­dó a Sevilla a una ca­sa en ré­gi­men de al­qui­ler pa­ra co­men­zar una nue­va eta­pa.

Pe­ro, de­fi­ni­ti­va­men­te, su re­gre­so no fue fá­cil. La mo­de­lo, in­clu­so, se ‘in­mo­ló’ en

Ase­gu­ra que, al me­nos, ha ser­vi­do pa­ra te­ner una re­la­ción nor­mal por su hi­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.