Dia­na Quer: un cri­men y una es­ta­fa ma­chis­ta.

ABC - Hoy Corazón - - Sumario -

¿Por qué la des­apa­ri­ción de Dia­na Quer se con­vir­tió en un ‘ca­so mediático’? Se pre­gun­ta­ban mu­chos, so­bre to­do, los fa­mi­lia­res de otros des­apa­re­ci­dos que no lo­gra­ban ac­ce­der a los me­dios pa­ra dar a co­no­cer su his­to­ria en bus­ca de ayu­da, de al­gu­na pu­bli­ci­dad que sir­vie­ra pa­ra en­con­trar­los. Ima­gino que to­dos aque­llos que se que­ja­ban, amar­ga­men­te, del in­jus­to fo­co pues­to so­bre un ca­so a ex­pen­sas de otros no que­rrán con­ver­tir­se aho­ra en fi­gu­ras me­diá­ti­cas, por­que han vis­to el pre­cio a pa­gar… El ca­so de la des­apa­ri­ción de Dia­na Quer fue mediático por­que, en­tre otras, per­mi­tía in­ter­mi­na­bles es­pe­cu­la­cio­nes que ali­men­ta­ron ho­ras de te­le­vi­sión en las que se cues­tio­nó, sis­te­má­ti­ca­men­te, tan­to a la des­apa­re­ci­da co­mo al res­to de mu­je­res de su fa­mi­lia, tan­to a la ma­dre co­mo a la her­ma­na. Que si pu­do fu­gar­se, por­que Dia­na era de te­ner aven­tu­ras; que si la ma­dre mon­ta­ba fies­tas con hom­bres; que si la her­ma­na se fu­gó con un no­vio cuan­do ape­nas te­nía 15 años… To­das las in­si­nua­cio­nes so­bre las mu­je­res de la fa­mi­lia Quer cons­truían un re­la­to ma­chis­ta di­ri­gi­do en la mis­ma di­rec­ción: su li­ber­tad se­xual era una con­duc­ta sos­pe­cho­sa. Y mien­tras las ter­tu­lias, tan­to ro­sas co­mo ne­gras, da­ban rien­da suel­ta al jui­cio mo­ral pa­ra­le­lo, la Guar­dia Ci­vil no ce­ja­ba en su em­pe­ño de en­con­trar­la. Y la en­con­tró. Se­cues­tra­da, mal­tra­ta­da, vio­la­da, arro­ja­da a un po­zo. Ni cas­qui­va­na. Ni aven­tu­re­ra. Ni ca­pri­cho­sa. Ni ce­lo­sa de sus se­cre­tos. O sí, que más da. Por­que lo que fue­ra Dia­na Quer no im­por­ta­ba en ab­so­lu­to en su ca­so. Lo úni­co real es que fue la víc­ti­ma de un vio­la­dor, de un ase­sino, de una suer­te de mons­truo que cam­pa­ba a sus an­chas a la ca­za de otras mu­cha­chas. Ya tu­vie­ran no­vio o no, ya fue­ra más atre­vi­das o tí­mi­das, más mo­der­nas o más con­ser­va­do­ras. Ya es­tá bien de juz­gar a las víc­ti­mas. Los pro­gra­mas de su­ce­sos han co­me­ti­do una es­ta­fa ma­chis­ta con sus es­pec­ta­do­res: han ido cons­tru­yen­do otro ca­so pa­ra­le­lo pa­ra ga­nar au­dien­cia, aun­que no fue­ra el ver­da­de­ro ca­so de Dia­na Quer. In­clu­so, Ma­nuel Sán­chez Cor­bí, co­ro­nel de la UCO de la Guar­dia Ci­vil, ha cues­tio­na­do a los me­dios por ce­bar­se en el do­lor de una fa­mi­lia sin es­pe­rar a dar los re­sul­ta­dos de una in­ves­ti­ga­ción com­ple­ja y de­li­ca­da. Lo te­rri­ble de es­te ca­so es que Dia­na Quer ha si­do una do­ble víc­ti­ma: de su ase­sino y de los pe­rio­dis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.