PEPA AGUI­LAR

EL PI­LO­TO NO LLE­GÓ A DI­VOR­CIAR­SE DE SU PRI­ME­RA MU­JER, POR LO QUE SE­RÍA LA HE­RE­DE­RA. GELETE NO SE PRONUNCIA.

ABC - Hoy Corazón - - Sumario - POR JE­SÚS MA­NUEL RUIZ

La pri­me­ra mu­jer de ÁN­GEL NIE­TO es, a ojos de la Se­gu­ri­dad So­cial, la úni­ca viu­da le­gal. Des­gra­na­mos los de­ta­lles de la si­tua­ción.

La vi­da de Án­gel Nie­to ha es­ta­do mar­ca­da por la dis­cre­ción. Su fa­lle­ci­mien­to el pa­sa­do agos­to de­jó ro­tas a dos fa­mi­lias, dos viu­das y tres hi­jos. En el adiós al 12 más 1 ve­ces cam­peón del mun­do, las dos mu­je­res en la vi­da de Án­gel com­par­tie­ron ban­co y po­si­cio­nes en el ta­na­to­rio, don­de se le rin­dió el pe­núl­ti­mo tri­bu­to. El úl­ti­mo ho­me­na­je fue en Ma­drid en sep­tiem­bre, con una mul­ti­tu­di­na­ria con­cen­tra­ción de ami­gos y com­pa­ñe­ros de pis­ta.

Pepa Agui­lar y Be­lin­da Alon­so han si­do las fé­mi­nas que me­jor han co­no­ci­do a la le­yen­da de nues­tro de­por­te. Con la pri­me­ra con­tra­jo ma­tri­mo­nio en 1975 y tu­vo dos hi­jos, Án­gel Nie­to Jr. (1975) y Pa­blo Nie­to (1976). Una re­la­ción a la que pu­sie­ron pun­to y fi­nal en 1990. En aquel mo­men­to, Án­gel Nie­to co­no­ció a su se­gun­da y úl­ti­ma com­pa­ñe­ra de via­je, Be­lin­da Alon­so, con quien fue pa­dre por ter­ce­ra vez, con el na­ci­mien­to en 1999 de Hu­go. LA FA­MI­LIA GUAR­DA SI­LEN­CIO Tres me­ses des­pués del fa­lle­ci­mien­to del pi­lo­to, es­ta re­vis­ta ha sa­bi­do que su viu­da a efec­tos le­ga­les es su pri­me­ra mu­jer y no la se­gun­da. Se­gún ha po­di­do co­no­cer Co­ra­zón, Nie­to y la ma­dre de sus dos pri­me­ros hi­jos no ha­brían for­ma­li­za­do el di­vor­cio en su mo­men­to ni tiem­po des­pués. Co­mo con­se­cuen­cia de es­to, la úni­ca viu­da pa­ra el sis­te­ma de la Se­gu­ri­dad So­cial, que es quien se en­car­ga del pa­go de las pen­sio­nes de viu­de­dad, se­ría la pri­me­ra y úni­ca es­po­sa a efec­tos le­ga­les. Nie­to no se ha­bría di­vor­cia­do de Agui­lar y, se­gún mar­can las le­yes que ri­gen nues­tro sis­te­ma, a su úl­ti­ma com­pa­ñe­ra de via­je no le co­rres­pon­de­ría pen­sión al­gu­na.

Es­ta pu­bli­ca­ción se ha pues­to en con­tac­to con la fa­mi­lia de Án­gel Nie­to. En las úl­ti­mas ho­ras, la re­vis­ta ha pre­gun­ta­do a Gelete, pri­mo­gé­ni­to de Nie­to, por es­ta in­for­ma­ción. El si­len­cio ha si­do ro­tun­do. No se quie­re pro­nun­ciar, aun sien­do co­no­ce­dor de que su ma­dre se­ría la be­ne­fi­cia­ria de es­ta si­tua­ción. Otro fa­mi­liar de Án­gel tam­bién hu­ye al pre­gun­tar so­bre es­ta cues­tión: un so­brino del cam­peón tam­po­co se pronuncia al res­pec­to.

La in­for­ma­ción sa­le a la luz la mis­ma se­ma­na que se re­abre el ca­so so­bre el fa­lle­ci­mien­to del pi­lo­to. La fa­mi­lia de Án­gel Nie­to ha re­cu­rri­do el archivo de la cau­sa abier­ta por su fa­lle­ci­mien­to. El pa­sa­do di­ciem­bre, el res­pon­sa­ble del Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 2 de Ibi­za dic­ta­ba so­bre­sei­mien­to del ca­so al con­si­de­rar que Nie­to fa­lle­ció por­que no lle­va­ba co­rrec­ta­men­te abro­cha­do el cas­co. A me­dia­dos de ese mes, el mis­mo juz­ga­do ar­chi­va­ba la cau­sa pe­nal por su muer­te.

El pi­lo­to per­dió la vi­da el 3 de agos­to, des­pués de que, el 26 de ju­lio, fue­ra gol­pea­do por de­trás por un quad. El vehícu­lo que im­pac­tó era con­du­ci­do por una mu­jer ale­ma­na, residente ha­bi­tual de la is­la, y que dio ne­ga­ti­vo en las prue­bas de dro­gas y al­cohol.

La fa­mi­lia quie­re re­abrir es­te ca­so an­te las po­si­bles du­das que sur­gen so­bre la ve­ra­ci­dad de que Án­gel Nie­to lle­va­ra abro­cha­do el cas­co pro­tec­tor de su ca­be­za. El ates­ta­do po­li­cial re­co­ge en su in­for­me que lo lle­va­ba suel­to. La fa­mi­lia lo du­da. Pa­ra las ase­gu­ra­do­ras de am­bas par­tes, la gue­rra ha lle­ga­do. La di­fe­ren­cia de in­dem­ni­za­ción, se­gún una ver­sión u otra, se­gu­ra­men­te se­rá muy dis­tin­ta.

Pa­ra la Se­gu­ri­dad So­cial, que es quien pa­ga las pen­sio­nes de viu­de­dad, Pepa es la be­ne­fi­cia­ria le­gal. la be­ne­fi­cia­ria

sin na­da A Be­lin­da Alon­so, la mu­jer que es­ta­ba a su la­do cuan­do mu­rió, no le co­rres­pon­de­ría na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.