¡FE­LI­CES 50, MA­JES­TAD!

ABC - Hoy Corazón - - SUMARIO -

Ce­le­bra­mos su cum­plea­ños ana­li­zan­do có­mo es su día a día y có­mo se com­por­ta con su en­torno más cer­cano.

Un pa­dra­zo con sus hi­jas, que le ad­mi­ran con au­tén­ti­ca de­vo­ción; ro­mán­ti­co y de­ta­llis­ta con su mu­jer, ca­ri­ño­so con sus pa­dres, leal con sus ami­gos de siem­pre, que­ri­do por sus co­la­bo­ra­do­res más cer­ca­nos, va­lo­ra­do por sus com­pa­ñe­ros de ar­mas y de la ve­la, y ama­ble con to­do el mun­do. So­lo en con­ta­das oca­sio­nes se le ha vis­to mos­trar su ros­tro más se­rio, que tam­bién lo tie­ne, pe­ro lo ad­mi­nis­tra con cuen­ta­go­tas y cuan­do tie­ne so­bra­das ra­zo­nes pa­ra ha­cer­lo. El ejem­plo más cla­ro es la rup­tu­ra con su her­ma­na do­ña Cris­ti­na y su cu­ña­do, Iñaki Ur­dan­ga­rin, apar­te de su res­pues­ta te­le­vi­si­va al desafío se­pa­ra­tis­ta ca­ta­lán.

Se­reno y re­fle­xi­vo, nun­ca ele­va el tono de voz, y no ne­ce­si­ta ha­cer­lo pa­ra ha­cer­se es­cu­char. Me­ticu­loso y per­fec­cio­nis­ta, es ca­paz de que­dar­se en­sa­yan­do un dis­cur­so has­ta avan­za­da la no­che, co­mo sue­le ha­cer en el Tea­tro Cam­poa­mor de Ovie­do la vís­pe­ra de la entrega de los pre­mios Prin­ce­sa de As­tu­rias, pe­ro lue­go es com­pren­si­vo con los fa­llos aje­nos.

Así es el Rey, que es­te mar­tes 30 de enero cum­pli­rá 50 años y ce­le­bra­rá su aniver­sa­rio con una ce­re­mo­nia muy es­pe­cial: im­pon­drá el Toi­són de Oro, la má­xi­ma con­de­co­ra­ción, a su hi­ja ma­yor, la

en el Pa­la­cio Real de Ma­drid. Se­rá la pri­me­ra vez que la He­re­de­ra de la Co­ro­na se con­vier­ta en la pro­ta­go­nis­ta de un ac­to ofi­cial con pleno uso de ra­zón, tras su na­ci­mien­to ha­ce 12 años.

AMAN­TE DE LA NOR­MA­LI­DAD

Con­ver­ti­do des­de ni­ño en el fo­co de aten­ción, don Felipe em­pe­zó muy pron­to a va­lo­rar la in­ti­mi­dad y la pri­va­ci­dad. Es de­cir, aque­llos mo­men­tos en los que se le tra­ta­ba co­mo a un chi­co más, sin re­ve­ren­cias ni dis­tin­cio­nes. Y ese de­seo le ha aca­ba­do con­vir­tien­do en un Rey que ado­ra la nor­ma­li­dad y la sen­ci­llez en su vi­da pri­va­da, y re­ser­va el pro­to­co­lo, el bri­llo y la ce­re­mo­nia pa­ra la vi­da ofi­cial. Por eso, era fe­liz de ni­ño cuan­do le en­via­ban a cam­pa­men­tos de ve­rano en los que te­nía que co­ci­nar­se la co­mi­da con sus com­pa­ñe­ros y apren­dió a pre­pa­rar una tor­ti­lla de pa­ta­tas. Tam­bién lo fue du­ran­te las va­ca­cio­nes en Ma­llor­ca, don­de is­le­ños y tu­ris­tas le de­ja­ban desen­vol­ver­se a su ai­re cuan­do no exis­tían los te­lé­fo­nos mó­vi­les ni los sel­fies. O, ya de jo­ven, du­ran­te los dos años que pa­só es­tu­dian­do en la Uni­ver­si­dad de Geor­ge­town, en Es­ta­dos Uni­dos. «Es im­por­tan­te man­te­ner de al­gu­na

De ni­ño era muy fe­liz en Ma­llor­ca y cuan­do iba de cam­pa­men­to

ma­ne­ra una vi­da pri­va­da y po­der te­ner la po­si­bi­li­dad de sa­lir a la ca­lle y pa­sar des­aper­ci­bi­do», de­cía.

LA VI­DA EN ES­TA­DOS UNI­DOS

En aque­lla eta­pa ame­ri­ca­na, don Felipe dis­fru­tó de una in­ti­mi­dad ca­si ple­na, so­lo in­te­rrum­pi­da por los

pa­pa­raz­zi que tra­ta­ban de olis­quear en su vi­da sen­ti­men­tal. El Prín­ci­pe al­qui­ló un cha­let con su pri­mo Pablo de Gre­cia en la Ur­ba­ni­za­ción The Clois­ters, y am­bos se fue­ron a Ikea a com­prar los mue­bles, que ellos mis­mos ins­ta­la­ron. Años des­pués, tam­bién ad­qui­rió y mon­tó mue­bles pa­ra su re­si­den­cia del Pa­la­cio de La Zar­zue­la. En Was­hing­ton, don Felipe se des­pla­za­ba en bi­ci­cle­ta, pa­sea­ba por la ca­lle y acu­día al su­per­mer­ca­do a ha­cer la com­pra. Pe­ro aquel pa­rén­te­sis de nor­ma­li­dad lle­gó a su fin cuan­do ter­mi­nó su for­ma­ción aca­dé­mi­ca y re­gre­só a Ma­drid.

La lle­ga­da de do­ña Le­ti­zia tam­bién su­pu­so una li­be­ra­ción pa­ra don Felipe, que se ha­bía pa­sa­do to­da su vi­da tra­tan­do de ocul­tar sus re­la­cio­nes sen­ti­men­ta­les, pa­ra evi­tar que la pren­sa las ele­va­ra pre­ci­pi­ta­da­men­te a ca­te­go­ría de com­pro­mi­so ofi­cial cuan­do na­die sa­bía si so­por­ta­rían el pa­so del tiem­po. Pe­ro una vez anun­cia­da la bo­da en­tre am­bos, el Prín­ci­pe y su pro­me­ti­da ya pu­die­ron mos­trar­se jun­tos en pú­bli­co y desa­rro­llar una vi­da re­la­ti­va­men­te nor­mal, con sa­li­das al ci­ne y a res­tau­ran­tes y ex­cur­sio­nes, a las que lue­go se su­ma­ron sus hi­jas, Leo­nor y So­fía. En aque­lla épo­ca, aún po­dían to­mar vue­los co­mer­cia­les, co­mo el de Spa­nair que les lle­vó en las Na­vi­da­des de 2005 a Lan­za­ro­te.

LA ALI­MEN­TA­CIÓN Y EL DE­POR­TE

Don Felipe no es exi­gen­te con la co­ci­na. Dis­fru­ta de los bue­nos vi­nos y la bue­na me­sa, pe­ro acep­ta la die­ta sa­na y or­gá­ni­ca que do­ña Le­ti­zia ha im­pues­to en su re­si­den­cia. Esa ali­men­ta­ción, uni­da a la prác­ti­ca ha­bi­tual de de­por­te, ha­ce que el Rey se man­ten­ga en el pe­so ideal. Los de­por­tes que más le gus­tan a don Felipe son la ve­la y el es­quí, que ape­nas pue­de prac­ti­car una vez al año y, co­mo ne­ce­si­ta ha­cer ejer­ci­cio to­dos los días pa­ra sen­tir­se bien, sue­le acu­dir al gim­na­sio y co­rrer por los ca­mi­nos de La Zar­zue­la. Su pun­to dé­bil es la es­pal­da, cu­yos do­lo­res se ali­via con ma­sa­jes.

No ne­ce­si­ta cui­dar­se mu­cho pa­ra ofre­cer una bue­na ima­gen, pe­ro siem­pre lle­va el pe­lo cor­to, que le re­pa­sa se­ma­nal­men­te un guar­dia ci­vil pe­lu­que­ro, igual que la bar­ba. Es de sue­ño pro­fun­do y le gus­ta dor­mir, pe­ro en su ca­sa el des­per­ta­dor sue­na tem­prano, ha­cia las sie­te de la ma­ña­na. Tras el desa­yuno en fa­mi­lia, a ve­ces lle­va a sus hi­jas al co­le­gio y en otras oca­sio­nes, lo ha­ce la Rei­na. Es­tá pen­dien­te de los es­tu­dios de la Prin­ce­sa y de la In­fan­ta, y de sus ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res y de ocio. Los fi­nes de se­ma­na, al­muer­zan los cua­tro jun­tos en una pe­que­ña me­sa ca­mi­lla, más ín­ti­ma que el am­plio co­me­dor de la re­si­den­cia, y da la im­pre­sión de que es do­ña Le­ti­zia la que man­tie­ne la dis­ci­pli­na por­que el Rey se des­ha­ce en ter­nu­ra cuan­do las ni­ñas le asal­tan con sus be­sos, abra­zos y ri­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.