SA­RA SÁ­LA­MO

SA­RA SÁ­LA­MO ES­TU­VO EN BAR­CE­LO­NA ACOM­PA­ÑAN­DO AL PE­LU­QUE­RO AL­BER­TO CER­DÁN. HA­BLA­MOS CON ELLA DE CI­NE, BE­LLE­ZA Y, POR SU­PUES­TO, DE AMOR.

ABC - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR AN­DRÉS GUE­RRA

Ha­bla­mos con la ac­triz y pa­re­ja de IS­CO ALAR­CÓN, que ase­gu­ra es­tar “en un buen mo­men­to”.

La be­lle­za na­tu­ral de Sa­ra Sá­la­mo (Te­ne­ri­fe, 1992) no ne­ce­si­ta de ma­qui­lla­je. Qui­zá por eso el pú­bli­co que asis­tió a la fe­ria Cosmobeauty de Bar­ce­lo­na se apar­ta­ba al pa­so de la ac­triz. Sa­ra ca­mi­na­ba jun­to a Al­ber­to Cer­dán, pe­lu­que­ro pre­di­lec­to de mu­chas fa­mo­sas, y a la ar­tis­ta Gi­se­la, que aca­ba de es­tre­nar el mu­si­cal Rou­ge, Fan­tas­tic

Lo­ve. « Co­noz­co a Al­ber­to des­de que te­nía 14 años por­que fui ima­gen pa­ra su ne­go­cio en Te­ne­ri­fe. Des­de en­ton­ces, el pe­lo me lo cui­da él», ex­pli­ca­ba Sa­ra con na­tu­ra­li­dad. La jo­ven es­tá en un mo­men­to óp­ti­mo: ha co­men­za­do 2018 tra­ba­jan­do con nues­tros dos ac­to­res os­ca­ri­za­dos y su re­la­ción con el ma­dri­dis­ta Is­co Alar­cón ya no es un se­cre­to. Ya que es­ta­mos en una fe­ria de be­lle­za. ¿De qué ru­ti­na no se ol­vi­da nun­ca? De la hi­dra­ta­ción. Le doy mu­cha más im­por­tan­cia a la fa­cial, cre­ma de día y cre­ma de no­che, y de­bo in­sis­tir­me más a mí mis­ma pa­ra acor­dar­me. El de­por­te… lle­vo un mes sin ha­cer na­da. Pe­ro me gus­ta bai­lar: voy a una aca­de­mia don­de se dan cla­ses de ca­ba­ré, hip hop y jazz, y es lo más di­ver­ti­do y con lo que más se que­ma. Mien­tras me río, ha­go de­por­te. Y cui­do la ali­men­ta­ción: soy ve­ge­ta­ria­na des­de ha­ce dos años y me­dio, me cui­do des­de fue­ra y des­de den­tro. Lo de­ci­dí por éti­ca ani­mal. Vie­ne de ro­dar To­dos lo

sa­ben con Pe­né­lo­pe Cruz y Bar­dem. ¿ Im­pre­sio­na te­ner­les de­lan­te? El pri­mer día lo es­ta­ba tan­to que pen­sa­ba que no po­dría ha­cer­lo. Pe­ro son tan bue­nos com­pa­ñe­ros, cá­li­dos y cer­ca­nos, y te ayu­dan tan­to que es to­do có­mo­do. Quie­nes es­tán en lo más al­to son más ge­ne­ro­sos. Oja­lá se me pe­gue al­go.

An­tes hi­zo un pa­pel en

Wild Oats con De­mi Moo­re, Shir­ley McC­lai­ne y Jes­si­ca Lan­ge. ¿Pro­du­ce ner­vios un ro­da­je así?

Con Lan­ge y McC­lai­ne no tu­ve el ho­nor de coin­ci­dir en el ro­da­je, so­lo con De­mi Moo­re y aun­que yo in­ten­ta­ba apa­ren­tar nor­ma­li­dad, por den­tro es­ta­ba gri­tan­do: «¡Por Dios, ten­go a la te­nien­te O’Neill al la­do!» (ri­sas). Es gen­te que se ha la­bra­do una ca­rre­ra fan­tás­ti­ca y cuan­do los tie­nes cer­ca, tra­tas de ser una es­pon­ja y apren­der. En Tres 60 pro­ta­go­ni­za una es­ce­na sen­sual. ¿Cuál es su se­cre­to pa­ra ven­cer el pu­dor? Tra­ba­jar mu­cho con el di­rec­tor, con tus com­pa­ñe­ros, que se cree una si­tua­ción de

con­fort, una zo­na cá­li­da y un am­bien­te có­mo­do.

Y si le to­ca una es­ce­na ro­mán­ti­ca, ¿có­mo se lo ex­pli­ca a su no­vio?

No ten­go que ex­pli­car na­da a na­die. Es mi tra­ba­jo y tie­ne que en­ten­der­lo.

Quie­re que se la co­noz­ca por su pro­fe­sión. ¿Qué le su­gie­re el tér­mino WAG?

Así es. Lle­vo sie­te años tra­ba­jan­do y vi­vien­do de es­to, y es­pe­ro que du­re mu­chos más. Es un tér­mino que se re­fie­re a ‘mu­je­res de’, ¿no? Nun­ca me au­to­de­fi­ni­ría así. Yo me lla­mo Sa­ra.

¿Cuál es su li­bro fa­vo­ri­to?

Mi pa­dre es es­cri­tor ( Fran­cis­co Con­cep­ción) y ob­via­men­te te voy a de­cir El ca­so de la pen­sión Pa­drón, una de sus úl­ti­mas no­ve­las, ba­sa­da en un ca­so real: en­con­tra­ron un ca­dá­ver en­tre dos col­cho­nes y es­tu­vie­ron me­ses con el he­dor.

¿Có­mo le ha in­flui­do te­ner tan cer­ca a un es­cri­tor?

No vi­vo con él des­de ha­ce mu­cho pe­ro sí nos con­sul­ta­mos los pro­ce­sos crea­ti­vos, nos pe­di­mos con­se­jo. Eso une mu­cho. Creo que se­gu­ra­men­te soy ac­triz por el am­bien­te cul­tu­ral en el que me he cria­do.

¿En qué mo­men­to de su vi­da se en­cuen­tra?

Es­ta con­ver­sa­ción la ten­go mu­cho con mi pa­dre y se su­po­ne que to­dos es­ta­mos en nues­tro me­jor mo­men­to siem­pre. Y eso es una ma­ra­vi­lla. Pe­ro con­si­de­ro que es­toy en un buen mo­men­to: per­so­nal, la­bo­ral… Que si­ga.

Es­tán lle­van­do su re­la­ción con na­tu­ra­li­dad. En las re­des so­cia­les así lo ve­mos.

Las re­des son co­mo tu ca­sa: yo en mi ca­sa pon­go lo que quie­ro, ha­go lo que quie­ro, soy na­tu­ral y mues­tro mi vi­da y lo que me ape­te­ce. Yo no le pre­gun­to a la ve­ci­na qué tal con su ma­ri­do; un qué tal ge­né­ri­co pe­ro no pre­gun­tas per­so­na­les. Me re­sul­ta ex­tra­ño. Si me pre­gun­tan por qué no ha­blo pe­ro sí cuel­go fo­tos en Ins­ta­gram, res­pon­do que mi cuen­ta es mi ca­sa. Pe­ro si al­guien que no co­no­ces te pre­gun­ta por al­go per­so­nal… es ra­ro. Que te pre­gun­te un ex­tra­ño te cohí­be, es so­lo eso.

En­ton­ces so­lo pre­gun­ta­ré: ¿ce­le­bra el 14 de fe­bre­ro?

El amor se ce­le­bra a dia­rio; las plan­tas se rie­gan ca­da día. ♥

Soy ac­triz por­que me he cria­do en un am­bien­te cul­tu­ral

La ac­triz acu­dió a una fe­ria de be­lle­za en Bar­ce­lo­na jun­to al pe­lu­que­ro Al­ber­to Cer­dán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.