MERYL STREEP

ES­TOS DÍAS SA­LE A LA VEN­TA UNA BIO­GRA­FÍA DE LA AC­TRIZ QUE RE­PA­SA AS­PEC­TOS DE SU VI­DA PÚBLICA Y PRI­VA­DA HAS­TA AHO­RA PO­CO EX­PLO­RA­DOS, CO­MO LA TRÁ­GI­CA MUER­TE DE SU PRI­MER GRAN AMOR.

ABC - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR MI­RIAM RU­BIO

Los se­cre­tos de una no­mi­na­da al Os­car.

Ves­tía de ne­gro. Co­mo ca­si to­dos los que pi­sa­ron la al­fom­bra ro­ja de los Glo­bos de Oro de es­te año. Acom­pa­ña­da por la ac­ti­vis­ta Ai-jen Poo, di­rec­to­ra de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­ras Do­més­ti­cas de Es­ta­dos Uni­dos, Meryl Strep pro­tes­ta­ba por la si­tua­ción de las mu­je­res en el en­torno la­bo­ral y con­tra los ca­sos de acoso. « Nos es­ta­mos po­nien­do en pie jun­tas», co­men­ta­ba al pe­rió­di­co Los Án­ge­les Ti­mes. To­do es­to su­ce­día tras me­ses de de­nun­cias y acu­sa­cio­nes pú­bli­cas de acoso con­tra al­gu­nos de los pe­ces gor­dos de la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca.

LAS CRÍ­TI­CAS

Tam­bién des­pués de que al­gu­nas ac­tri­ces sem­bra­ran la du­da so­bre la ig­no­ran­cia de Meryl. Acu­sa­ban a la ve­te­ra­na ac­triz de sa­ber lo que es­ta­ba su­ce­dien­do con Har­vey Weins­tein y no ha­cer na­da. Al­go que ella ne­gó ha­ce unos días en una en­tre­vis­ta en el New York Ti­mes. « No sa­bía que es­ta­ba abu­san­do de otras per­so­nas. Él ja­más me pi­dió que fue­ra a una ha­bi­ta­ción de ho­tel. No sé có­mo lle­va­ba su vi­da sin que la gen­te se en­te­ra­ra». No pa­re­ce que su im­pli­ca­ción en cu­brir de ne­gro la al­fom­bra ro­ja de los pre­mios y su ne­ga­ti­va pública va­yan a ser­vir pa­ra de­vol­ver­le la con­si­de­ra­ción del sec­tor más crí­ti­co, pe­ro sí es cier­to que ha si­do una pre­cur­so­ra en la aper­tu­ra de nue­vos re­gis­tros pa­ra las mu­je­res en el ci­ne. Así lo re­tra­ta el li­bro Meryl Streep, siem­pre ella (Ed. Pe­nín­su­la), en el que Mi­chael Schul­man, edi­tor de The New Yor­ker, re­pa­sa al­gu­nos de los as­pec­tos más ín­ti­mos y des­co­no­ci­dos de la que pro­ba­ble­men­te es la me­jor ac­triz de su ge­ne­ra­ción.

Mery Loui­se Streep na­ció un 22 de ju­nio de 1949 en Sum­mit, Nue­va Jer­sey, en el seno de una fa­mi­lia obre­ra que na­da te­nía que ver con el mun­do del es­pec­tácu­lo. Tu­vo una in­fan­cia que ella no des­cri­be pre­ci­sa­men­te

co­mo ale­gre. «No tu­ve una in­fan­cia fe­liz. En pri­mer lu­gar, creo que no le gus­ta­ba a na­die. De he­cho di­ría que te­nía prue­bas bas­tan­te con­vin­cen­tes. Los ni­ños me per­se­guían has­ta un ár­bol y me pe­ga­ban con pa­los en las pier­nas, ade­más era fea» , ha afir­ma­do.

PRI­ME­ROS PA­SOS

Pe­ro ahí apren­dió la ba­se pa­ra sus bri­llan­tes in­ter­pre­ta­cio­nes: la imi­ta­ción. Así lo­gró mo­de­lar­se pa­ra con­ver­tir­se en el clá­si­co per­so­na­je que to­da pe­lí­cu­la so­bre un ins­ti­tu­to ame­ri­cano sue­le te­ner: la ani­ma­do­ra gua­pa que con­quis­ta a to­dos. « Cul­ti­va­ba pre­me­di­ta­da­men­te la sua­vi­dad (…) in­clu­so la ti­mi­dez, si se quie­re, que era muy efi­caz con los chi­cos», ha ex­pli­ca­do la pro­pia Meryl. No su

ce­día lo mis­mo con las mu­je­res. «Las chi­cas no se lo creían. Yo no les gus­ta­ba; se da­ban cuen­ta de que es­ta­ba ac­tuan­do» , con­ta­ba. Pe­ro eso le sir­vió pa­ra con­ver­tir­se en el ani­mal in­ter­pre­ta­ti­vo que es hoy. Pa­ra ello hi­cie­ron fal­ta años de prác­ti­ca so­bre el es­ce-

So­bre es­tas lí­neas, una jo­ven Meryl Streep en los años 70, cuan­do co­men­za­ba su ca­rre­ra co­mo ac­triz tras es­tu­diar en Ya­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.