PI­LAR UR­BANO

LLE­VA MÁS DE TRES DÉ­CA­DAS DE­DI­CA­DA AL PE­RIO­DIS­MO Y, EN­TRE LOS MU­CHOS LI­BROS QUE HA PU­BLI­CA­DO, HAY VA­RIOS SO­BRE LA FA­MI­LIA REAL. AHO­RA VUEL­VE CON UNO SO­BRE DO­ÑA CRIS­TI­NA Y EL CA­SO NÓOS.

ABC - Hoy Corazón - - SUMARIO - FO­TOS: AL­BER­TO BERNÁRDEZ

“Pa­ra la Rei­na, el ma­tri­mo­nio es in­di­so­lu­ble”.

Pe­rio­dis­ta de lar­guí­si­mo re­co­rri­do, una vez más Pi­lar Ur­bano si­gue el eco de la ac­tua­li­dad pa­ra aden­trar­se de lleno en el Ca­so Nóos con su li­bro La pie­za 25: Ope­ra­ción sal­var a la In­fan­ta ( Ed. La Es­fe­ra). Tra­ba­ja­do­ra in­can­sa­ble y rá­pi­da co­mo po­cas, sus en­tre­vis­tas con el juez Cas­tro le die­ron las cla­ves que ne­ce­si­ta­ba pa­ra des­en­tra­ñar una ma­ra­ña de in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les cen­tra­das en la fi­gu­ra de do­ña Cris­ti­na y su ma­ri­do, Iñaki Ur­dan­ga­rin. ¿En qué mo­men­to de­ci­dió es­cri­bir es­te li­bro cuan­do ya to­dos los me­dios ha­bían ha­bla­do has­ta la sa­cie­dad del ca­so Nóos? Yo sen­tía que ha­bía al­go que fal­ta­ba cuan­do leía to­do lo que sa­lía. Me pi­ca­ba de­ma­sia­do la cu­rio­si­dad y la ma­ña­na que vi al juez Cas­tro con los le­ga­jos de la ins­truc­ción pa­ra lle­var­los a la Au­dien­cia, anun­cian­do que su pa­pel ha­bía ter­mi­na­do y que aca­ba- ba de en­tre­gar la ‘ bi­blia’ del Ca­so Nóos, en­ten­dí que ya no es­ta­ba

sub iu­di­ce y po­día con­tac­tar con él. Lla­mé por te­lé­fono y ya su se­cre­ta­ria se sor­pren­dió al de­cir­le mi nombre. No ne­ce­si­té a na­die. Me pa­só al juez y lo pri­me­ro que me sol­tó con su acen­to cor­do­bés era si es­ta­ba ha­blan­do con la pe­rio­dis­ta de pres­ti­gio. Me co­men­tó que él no era fa­mo­so ni lo bus­ca­ba, pe­ro des­de el pri­mer mo­men­to co­nec­ta­mos. Lo úni­co que le ad­ver­tí es que siem­pre le iba a tra­tar de se­ño­ría y so­lo le lla­ma­ría Pe­pe cuan­do aca­ba­ra el li­bro. Mu­chos la con­si­de­ran la bió­gra­fa de la Rei­na So­fía y sin em­bar­go, en es­te li­bro ha­bla de com­plot pa­ra sal­var a la In­fan­ta. ¿Có­mo se con­ci­lian es­tos dos per­fi­les? Fue una edi­to­rial ale­ma­na la que me pi­dió, des­pués de mi li­bro de Jo­sé­ma­ría Es­cri­vá de Ba­la­guer, que es­cri­bie­ra so­bre el per­so­na­je que más in­te­rés po­día despertar en Es­pa­ña. Les di­je que sin du­da la gran des­co­no­ci­da era la Rei­na So­fía y me pu­se a tra­ba­jar. Em­pe­cé con una lla­ma­da a Zar­zue­la, una ci­ta y una ca­sua­li­dad, ya que un día an­tes de mi pe­ti­ción de en­tre­vis­ta, Fer­nan­do Al­man­sa me co­men­tó que la Rei­na ha­bía ex­pre­sa­do su de­seo de que los es­pa­ño­les la co­no­cie­ran. Des­pués es­cri­bí otro li­bro que me en­car­ga­ron so­bre ella y aun­que he te­ni­do mu­chas con­ver­sa­cio­nes con ella, nun­ca he si­do tu­ri­fe­ra­ria y eso se ha com­pro­ba­do en mis dos li­bros pos­te-

Se­gún la Rei­na, las In­fan­tas no al­ter­na­ban con la no­ble­za y sí con la cla­se me­dia

Tras col­gar la ca­mi­se­ta, Ur­dan­ga­rin di­jo que no que­ría ser un ja­rrón

rio­res so­bre la fi­gu­ra de don Juan Carlos, que in­clu­so qui­sie­ron pa­rar su pu­bli­ca­ción. So­lo soy tu­ri­fe­ra­ria de mi ver­dad. Co­mo ex­per­ta en do­ña So­fía, ¿qué pien­sa de su po­si­ble amis­tad con Al­fon­so Diez? De en­tra­da di­go que no exis­te co­mo tal y co­no­cien­do al­go a la Rei­na emé­ri­ta sé que pa­ra ella el ma­tri­mo­nio es un sa­cra­men­to in­di­so­lu­ble y, aun­que des­de ha­ce mu­chos años vi­ven se­pa­ra­da­men­te jun­tos, no hay lu­gar a otra co­sa que no sean bue­nos ami­gos, co­mo pa­só con Fe­de­ri­co Ma­yor Za­ra­go­za o Ros­tro­po­vich, con los que te­nía te­mas cul­tu­ra­les de unión. O co­mo cuan­do iba a to­das las ac­tua­cio­nes de Geor­ge Mous­ta­ki con su her­ma­na Irene. Al­fon­so Diez no es de su ni­vel cul­tu­ral ni so­cial. Nie­go la ma­yor, aun­que sé que es po­si­ble que ha­yan coin­ci­di­do en al­gu­nas reunio­nes. Cla­ro que pue­de ha­ber diá­lo­go en­tre ellos, y más con un hom­bre que ha es­ta­do enamo­ra­do de la con­ver­sa­ción de Ca­ye­ta­na. En su li­bro di­ce que hay una ho­ja de ru­ta pa­ra sal­var a la In­fan­ta y jus­to es­ta se­ma­na ha tras­cen­di­do que los Re­yes emé­ri­tos han via­ja­do a Gi­ne­bra pa­ra ce­le­brar el 50 cum­plea­ños de Ur­dan­ga­rin. No he vis­to la fo­to y no hay na­da ofi­cial, por eso no ten­go cla­ro que sea to­do ver­dad. La au­sen­cia de do­ña Cris­ti­na en el 80 cum­plea­ños de don Juan Carlos pue­de que ha­ya te­ni­do co­mo con­se­cuen­cia ese en­cuen­tro, pe­ro no de­ja de ser una hi­pó­te­sis. ¿Y no cree que la fe­cha en la que Ur­dan­ga­rin pue­da en­trar en pri­sión se acer­ca y de ahí la reunión? En­ton­ces se­ría ir en con­tra de to­da la es­tra­te­gia de es­tos años que ha mar­ca­do la Ca­sa Real. En su li­bro ase­gu­ra que la In­fan­ta es la lla­ve pa­ra que Ur­dan­ga­rin con­si­guie­ra los con­tra­tos. Eso es lo que di­ce el juez que ase­gu­ra que es coope­ra­do­ra in­dis­pen­sa­ble y que sin ella no se ha­bría lo­gra­do na­da. Si Ur­dan­ga­rin no fue­ra el yerno del rey emé­ri­to, no ha­bría po­di­do de­lin­quir. ¿Có­mo es la In­fan­ta pa­ra ha­ber lle­ga­do a es­ta si­tua­ción? Re­cuer­do que do­ña So­fía me di­jo, cuan­do sus hi­jas es­ta­ban sol­te­ras, que sus bo­das eran sus vi­das y que en ese ca­pí­tu­lo el Rey no ha­bía en­tra­do. Me con­tó que las In­fan­tas no al­ter­na­ban con la no­ble­za y sí con la cla­se me­dia de Bar­ce­lo­na o Pa­rís y de ahí que sus bo­das se­gu­ra­men­te se­rían con per­so­nas de ese en­torno. Do­ña So­fía vio que el ma­tri­mo­nio de su hi­ja era de­sigual pe­ro con amor y con eso le bas­ta­ba. Una vez que ha­blé con Felipe VI me ase­gu­ró que, de ha­ber­le ne­ga­do sus pa­dres su bo­da con Le­ti­zia, ha­bría re­nun­cia­do a ella por su de­ber an­te la Co­ro­na, pe­ro ha­bría si­do un hom­bre muy in­fe­liz. Hoy las bo­das son por amor. Lo que pa­só es que Ur­dan­ga­rin tras col­gar la ca­mi­se­ta de de­por­tis­ta di­jo que no que­ría ser un ja­rrón o un Marichalar y que ne­ce­si­ta­ba ga­nar­se la vi­da tra­ba­jan­do. Un dis­cur­so ho­nes­to, de no ser por­que, en cuan­to crea la con­sul­to­ría con Die­go Torres, su car­te­ra de clien­tes son las com­pa­ñías más im­por­tan­tes del Ibex. En el fon­do sí era un ja­rrón pa­ra esas em­pre­sas ya que era con­tra­tar al yerno del Rey. Y mien­tras fue di­ne­ro pri­va­do no hu­bo pro­ble­ma, ya que no es de­li­to. Evi­den­te­men­te la pre­sen­cia de la In­fan­ta era el ga­ran­te de to­do. Ella pro­po­ne ne­go­cios has­ta a Joan Ma­ra­gall, cuan­do es­ta­ba bien en la Ge­ne­ra­li­tat, pa­ra ha­cer de Bar­ce­lo­na la gran ciu­dad olím­pi­ca con la uni­ver­si­dad del de­por­te. Sus pla­nes siem­pre eran a lo gran­de. Al ha­cer ne­go­cios con el di­ne­ro pú­bli­co es cuan­do to­do se com­pli­ca. Eso sí, el ar­gu­men­to de la In­fan­ta, ale­ga­do por su de­fen­sa, es que to­do lo hi­zo por amor. Di­ce que el juez Cas­tro ha te­ni­do mu­chas pre­sio­nes en es­te pro­ce­so. ¿A us­ted al­guien le ha da­do al­gún to­que? En es­te li­bro, no. Te­ne­mos otra Mo­nar­quía di­fe­ren­te y se ha he­cho ci­ru­gía de hie­rro pa­ra sal­var la Co­ro­na de mu­chos es­cán­da­los. ¿Qué cree que le di­ría hoy la Rei­na So­fía si la lla­ma? Pues se­gu­ra­men­te que no es­tá.

“El juez Cas­tro me co­men­tó que no era fa­mo­so ni lo bus­ca­ba, pe­ro des­de el pri­mer mo­men­to co­nec­ta­mos”.

Ur­bano ase­gu­ra ha­ber te­ni­do mu­chas con­ver­sa­cio­nes con la Rei­na. Ba­jo es­tas lí­neas, en uno de sus en­cuen­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.