Del Da­kar a la ca­lle

ABC - Motor - - MOTOR -

La fa­ma es al­go que se con­si­gue con es­fuer­zo. Y en el ca­so del Da­kar, se ha ga­na­do con el pa­so de los años la de ser una de las com­pe­ti­cio­nes más du­ras del mun­do, en la que los fa­bri­can­tes y pi­lo­tos po­nen to­do su em­pe­ño en fi­na­li­zar y, si es po­si­ble, su­bir­se al po­dio. En la edi­ción

de es­te año 185 vehícu­los han lo­gra­do lle­gar a la me­ta: 85 mo­tos, 32 quads, 49 co­ches, en­tre ellos 6 SxS, y 19 ca­mio­nes. Es de­cir, ape­nas un 55% de los que par­tie­ron des­de Li­ma ha­ce dos se­ma­nas. En ca­be­za, el Peu­geot 3008 Ma­xi de Peu­geot, pi­lo­ta­do por Car­los Sáinz. El pi­lo­to es­pa­ñol ha pues­to el bro­che de oro a la par­ti­ci­pa­ción de la mar­ca ga­la, que ya ha anun­cia­do que no par­ti­ci­pa­rá el año que vie­ne en la exi­gen­te ca­rre­ra.

En reali­dad muy po­co o na­da tie­nen que ver los co­ches que co­rren es­te rally con los vehícu­los «de ca­lle» de los que de­ri­van. Las mo­di­fi­ca­cio­nes en ellos son ex­tre­mas, ya que hay que adap­tar tan­to la me­cá­ni­ca co­mo los pro­pios cha­sis pa­ra que sean ca­pa­ces de cir­cu­lar a al­tas ve­lo­ci­da­des por los ca­mi­nos más in­tran­si­ta­bles. Aun­que el co­che no se pa­rez­ca ni en su as­pec­to ex­terno, el ter­mi­nar y so­bre to­do el lo­grar un po­dio en el Da­kar sig­ni­fi­ca un «plus» de ca­li­dad, du­re­za y fia­bi­li­dad a la ho­ra de ven­der en los con­ce­sio­na­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.